Home > Deportistas > Rubén Limardo: Un venezolano de oro

Rubén Limardo: Un venezolano de oro

Publicado en Deportistas | 3 agosto, 2015 11:28 am

Buffer this pageEmail this to someoneShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Reddit

 TD_ruben_limardo_01_650x350px

 

 

 

Especial Triángulo Deportivo.- Muchos lo conocen por ser el segundo venezolano en conseguir una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, pero más allá de eso hay un muchacho humilde y luchador que siempre tiene los pies en la tierra y ama representar a Venezuela. Soñador como muchos, guerrero como pocos, un fiel creyente de su estado Bolívar al que admira desde el Río Orinoco hasta el último rincón.

 

 

Creció siendo un pescador y a los años se convirtió en un gran ganador, orgullo de todo un país que lloró al verlo alzar el tricolor en Londres 2012. Hablamos del esgrimista Rubén Limardo, quien sin pausa pero sin prisa atendió a Triángulo Deportivo para conocer un poco más de la vida del espadista de oro. ¡Disfrútenlo!

 

 

Triángulo Deportivo: ¿Cómo se describe Rubén Limardo?

 

 

Rubén Limardo: Un joven luchador, humilde, que le gusta ayudar mucho a las personas, en especial a los niños. No soy egoísta y comparto mis ideas con quienes me preguntan.

 

 

Triángulo Deportivo: ¿Cómo inició tu amor por la esgrima? ¿Por qué no jugar béisbol o fútbol?

 

 

Rubén Limardo: Cuando yo inicié esgrima también hice béisbol, y a la vez voleibol. Era un muchachito que se la pasaba patinando en las calles, como cosas de niños. Yo era prácticamente un muchacho que hacía todo tipo de deporte. Practiqué béisbol, pero lamentablemente tuve una fractura patinando, yo era pitcher en las menores, esa lesión me obligó a cambiarme para la izquierda y dejé ese deporte para hacer sólo esgrima. El cariño a ese deporte viene por mi entrenador Ruperto Gascón, mi tío, él fue el que nos inició en todo esto. Después de graduarse en la antigua Unión Soviética regresó a Venezuela, no tenía con quién comenzar un grupo y pues inició con la familia.

 

 

TD: ¿Recuerdas tus primeras competencias? ¿En ese momento cuál era tu mayor motivación?

 

 

RL: Recuerdo que mi primera competencia fue en categorías menores, me acuerdo que fui el primer campeón nacional que tuvo mi tío, eso fue a los siete años. A pesar de que era categoría A, un año menor, gané en la B. A partir de ahí comenzaron los buenos resultados. Mi motivación siempre fue él (Ruperto Gascón), porque nos motivaba tanto como tío y como entrenador, siempre nos enseñó el deseo de ganar. Cuando estábamos niños eran muy divertidos los entrenamientos porque hacíamos juegos y ésos se trataban de ganar, ser el más valioso en cualquier momento.

 

 

 

TD_perfil_ruben_limardo_02_650x350px

 

 

TD:   Tus inicios fueron en florete ¿Por qué te cambiaste a espada?

 

 

RL: La teoría del deporte dice que en la esgrima debes iniciar con florete, es el arma de donde parten todas las demás. Una vez que vas creciendo tú decides por qué arma irte, yo escogí espada porque mi entrenador fue espadista. Mi prima y mis hermanos también se fueron por la esta arma. No fue difícil la adaptación porque es parecido y cuando uno está pequeño se adapta rápido al cambio.

 

 

TD: ¿Cómo quién querías ser al convertirte en un adulto?

 

 

RL: Como mi mamá, para mí fue un gran ejemplo que me enseñó a guerrear y luchar en la vida. En todo lo que hizo en su vida pudo salir adelante, era una persona muy inteligente y como madre era la que llevaba las riendas de la casa. Sé que en un futuro voy a ser así. Ella siempre nos decía que veníamos a la tierra a hacer historia, ella ya hizo la suya: creó a unos grandes hijos, ayudó a muchas personas y yo pienso seguir ese camino.

 

 

 

TD: ¿Qué sentiste al ser el abanderado en los Juegos Bolivarianos de Armenia y Pereira?

 

 

RL: Sentí una gran emoción porque nunca pensé que me fuesen a poner como abanderado en el 2005, a pesar de que ese año tuve buenos resultados, pues fui campeón mundial en juvenil, el único esgrimista en hacerlo para ese momento. Para mí fue una experiencia más en mi vida, lo tomé como algo para agregar a mi curriculum deportivo.

 

 

TD: ¿Por qué decides  irte a Polonia? ¿Qué tan drástico fue dejar tu país?

 

 

RL: Fue idea de mi tío, él se regresó a Venezuela, tuvo muchos inconvenientes antes del 2000 porque no lo apoyaban y dijo que no iba a estar así, sufriendo siendo un profesional. Mi tío se viene a Polonia con la idea de traernos a nosotros, una vez que estuvo aquí y consiguió trabajo, nos mandó a llamar y dijimos que sí. El cambio fue drástico, primero porque era un muchacho de 14 años, era muy pequeño, ya no dependía de papá y mamá, todo lo debía hacer solo. Poco a poco aprendí en la vida, era otra cultura y por eso me costó un poco al principio.

 

 

 

TD_ruben_limardo_02_650x350px

 

 

TD: ¿Qué significó para ti la medalla de oro en los Panamericanos de Rio de Janeiro 2007?

 

 

RL: Fue muy emocionante porque ningún venezolano había logrado un campeonato panamericano, y derrotar a mi compañero Silvio Fernández que era uno de los más fuertes en el circuito para ese momento, me hizo sentir contentísimo porque fue un logro que llegó. Siempre pensé ser un campeón panamericano antes que olímpico. Uno va a escalando posiciones poco a poco, cuando lo logré me dije: “voy por buen camino, esta es una meta más y me da fuerza para seguir luchando”. Disfruté al máximo porque era una competencia importante y no me daban como favorito, siempre estaba detrás de los demás. En ese momento me di cuenta que estaba para grandes retos.

 

 

TD: ¿Cómo viviste tus primeros juegos olímpicos en el 2008? ¿Al culminar sentías la espinita de lograr algo mejor en Londres 2012?

 

 

RL: Fue lo mejor que me pudo pasar en ese momento, sobre todo cuando entré a la inauguración y vi ese escenario tan bonito. Cuando fui a participar era obvio que era un muchacho novato en Juegos Olímpicos, no pude lograr mi sueño en ese momento porque yo creo que debía pasar por una primera experiencia. Me entretuve  mucho con la pista, la pantalla, todo parecía muy galáctico. A pesar de que le pude guerrear al ucraniano, a quien en otras oportunidades le había ganado, en esa ocasión me derrotó. Él era mayor y a mí me pegó la novatada. Al momento que perdí sentí desilusión, pero siempre dije que algún día iba a ser campeón olímpico y eso llegó cuatro años después.

 

 

 

 

 

 

TD: ¿Qué viene a tu mente cuando recuerdas el primero de agosto de 2012? ¿Aún sientes la emoción como si hubiese sido ayer ese gran día?

 

 

RL: Siempre lo recuerdo,  nunca olvidaré ese momento, de verdad que fue lo más emocionante para mí. Yo siempre he dicho que si vuelvo a ganar las olimpiadas, que voy por eso otra vez, no va a ser lo mismo que obtuve el 1ero de agosto de 2012. Cada vez que veo los videos o fotos de ese día me emociono mucho y siento como si estuviese pasando. Eso me permitió demostrarme que soy capaz de lograr lo que me propongo y que soy un muchacho que desde pequeño lo soñó. Hay que seguir luchando para los próximos juegos, quiero hacer un récord, ser el único espadista en ganar dos Juegos Olímpicos seguidos.

 

 

TD: En una competición tan fuerte y ya logrando estar a nada de la medalla de oro ¿Cómo hiciste para controlar las emociones? ¿En qué pensabas en esos instantes?

 

 

RL: La concentración la controlamos mi entrenador y yo, él siempre estuvo conmigo y me mantenía concentrado en el área de competencia. Cada vez que terminaba un combate me iba a los cuartos de llamado y el siempre hablaba conmigo, yo trataba de acostarme y pensar en lo que hacía. En el momento de la final cuando estaba por hacer el último toque, me fui un momento, es un error, pero me fui a más allá de la medalla cuando no había terminado el combate. Gracias a Dios tenía a mi entrenador atrás que me dio indicaciones, me pedía que me concentrara, que aún no había ganado. Siempre me mantuve enfocado en toda la competencia, nunca me había mantenido tan concentrado como ese día. Después de analizar los videos hay cosas que no recuerdo, mi tío me decía cosas y no las recuerdo, eso es por el nivel que estábamos de concentración.

 

 

TD: ¿Qué sentiste cuando terminó el combate y eras tú el ganador? ¿Cómo viviste ese Gloria al Bravo Pueblo?

 

 

RL: Sentí una gran emoción porque logré lo que quería, pero a la vez tristeza porque no estaba mi mamá en ese momento y ella fue la que luchó con nosotros, ella había fallecido dos años antes y fue triste para mí. Yo puedo decir que gracias a ella pude cumplir mi sueño porque siempre estuvo en mis momentos difíciles, me animaba mucho y me enseñó el camino para buscar el éxito. Fue súper emocionante escuchar el himno, yo siempre me preguntaba cuando estaba pequeño por qué los campeones olímpicos lloraban, ahora los entiendo, eso hay que sentirlo. Es mucha la dedicación para lograr ese sueño y no todos llegan a ser campeón olímpico. Fue especial ver a mi familia y a todos los que estaban apoyando en la tribuna con la bandera. Yo ese día antes de comenzar la competencia veía a esgrimistas asustados y pálidos por los nervios, yo en cambio decidí disfrutar mi día y salió todo como yo quería.

 

 

TD: ¿Cómo cambió la vida de Rubén después de esa medalla olímpica?

 

 

RL: De pasar de ser un muchacho desapercibido, a alguien conocido, todos me toman en cuenta y tengo una vida un poco ajetreada porque me invitan a eventos, programas y me llaman para entrevistas. Mi vida dio un cambio para bien y de verdad yo trato de que eso no me absorba mucho porque se han visto casos de atletas que bajan el rendimiento por eso. Yo sigo enfocado en lo mío y siempre mantengo las palabras de mi madre: “No dejes que nada te intervenga en tu trabajo ni te perturbe”. Aprovecho todo al máximo y mientras siga en la cima voy apoyar a quienes de verdad me necesitan, mi familia, mis hermanos, los niños. Ahora soy otra persona, veo las cosas diferentes y espero seguir trabajando por el deporte.

 

 

TD: ¿Qué sientes cada vez que representas a Venezuela y consigues estar en un pódium?

 

 

RL: Una gran alegría porque cada vez que logro un triunfo es para mi familia, Venezuela y mi estado Bolívar. Cuando estoy montado en un pódium no sólo dicen Rubén Limardo sino Venezuela, me siento orgulloso de levantar a mi país y que suene el himno en las competencias que estoy, no sólo soy yo sino Silvio Fernández, Francisco Limardo, María Gabriela y todo el equipo que está trabajando para los próximos juegos. Pero estar en ese lugar es una emoción grande y yo ya le agarré el gustó, quiero estar siempre entre los grandes y voy a trabajar para eso.

 

 

 

TD_ruben_limardo_03_650x350px

 

 

 

 

 

 

Rubén sin espada

 

 

 

TD_perfil_ruben_limardo_01_650x350px

 

 

TD: ¿Qué significa Ciudad Bolívar para ti?

 

 

RL: Para mí significa el estado que me dio la vida, donde nací, crecí, me formé y donde está mi familia. Desde pequeño pesqué en el Río Orinoco, me encanta la pesca y estuve muchas veces trabajando en el Paseo Orinoco cuando mi mamá era buhonera y la ayudaba. Me encanta cada vez que voy a Venezuela, no me gusta salir de Ciudad Bolívar, me encantan sus ríos, sus campos y todo de ella. Para mí es el estado más bonito de Venezuela y no pienso cambiar para otro, me lo han propuesto muchas veces, pero no, soy de allá y ahí me quedo representando.

 

 

TD: ¿Cuál es tu comida favorita? ¿La canción que siempre escuchas?

 

 

RL: Me gusta la criolla, como sano y me gusta el pabellón. Escucho todo tipo de música, me gusta el tecno porque desde pequeño me atrajo.

 

 

TD: ¿Cómo es la vida de Rubén en un día cualquiera? ¿Qué te gusta hacer para despejar la mente?

 

 

RL: Cada vez que voy a Venezuela busco salir un fin de semana al campo, voy a pescar con mis primos y hermanos. Siempre busco compartir.

 

 

TD: ¿Cuál ha sido tu momento más difícil y que te ayudó a superarlo?

 

 

RL: El momento más difícil fue cuando mi mamá falleció, no quería regresar a Polonia ni quería seguir haciendo lo que yo me propuse. Bastó un momento para sentarme, reflexionar y decirme que eso no era lo que quería mi mamá.

 

 

 

TD_ruben_limardo_08_650x350px

 

 

TD: ¿Fanático de qué deportes y de cuáles equipo?

 

 

RL: Me gusta ver el fútbol, el baloncesto y algunos otros deportes. No me llama mucho la atención el béisbol porque donde estoy no lo siguen. Mis equipos favoritos son el Barcelona, Mineros de Guayana, Gigantes de Guayana, Huracanes de Bolívar y Miami Heat.

 

 

TD:   ¿Con qué sueñas y a qué aspiras?

 

 

RL: Sueño con ser campeón olímpico nuevamente y a futuro me veo como un empresario ayudando a mi fundación y trabajando por los niños de Venezuela para que también puedan lograr sus sueños.

icon-tw

@TRIANGULOD

RESULTADOS