SALUD

NUTRICIÓN

nutricion

Home > nutricion > Salud > Los secretos del refresco light

Los secretos del refresco light

Publicado en nutricion Salud | 13 julio, 2017 6:20 am

Buffer this pageEmail this to someoneShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Reddit

TD_refrescos-de-dieta_650x350px

 

 

Mariann García.- Mucho se habla de los productos light, especialmente de los refrescos, hay quienes prefieren consumir esto para no salirse de la dieta. En Triángulo Deportivo decidimos consultar con una especialista para salir de dudas y preguntar cómo interfieren en la salud.

 

 

¿Todos los productos light son buenos?  “No. Los productos light deben ser usados con moderación, el exceso de edulcorantes puede causar molestias gastrointestinales .Debemos aprender a leer la etiquetas, algunos productos tienen exceso de sodio o de grasa, incluso de grasas trans para lograr darle mejor sabor”, respondió la nutricionista Magaly Machado, quien amablemente recibió todas nuestras dudas y nos las aclaró.

 

 

Como especialista aseguró que ella como primera opción siempre recomienda ingerir agua, tomar alrededor de tres litros para poder activar el metabolismo y estar bien hidratados. ¿Y para cuándo el refresco light? “Sólo de manera esporádica,  para mí lo mejor es el agua”, aseveró.

 

 

Los refrescos tienen infinidades de productos que pueden afectar al organismo, todo lo contrario a lo que las personas piensan sobre lo “maravilloso” que son.  Machado nos hizo una explicación detallada sobre cómo puede afectar al cuerpo humano.

 

 

Neurotóxico: los refrescos dietéticos pueden utilizar una variedad de edulcorantes artificiales en lugar de azúcar, incluyendo aspartame, que actúa como una neurotoxina.  El Aspartame originalmente recibió la aprobación de la FDA para su uso en bebidas carbonatadas en 1983, y todavía sigue siendo el edulcorante más comúnmente usado en refrescos de dieta. Hecho del L-aspartil-L-fenilalanil-metil-éster, el aspartame es 200 veces más dulce que el azúcar y contiene calorías insignificantes. Una vez en el cuerpo humano, el aspartame se descompone en fenilalanina, ácido aspártico, y metanol. El metanol es un veneno alcohol de madera que, cuando se calienta por encima de 86 grados Fahrenheit (la temperatura del cuerpo humano es 98,6 grados), se convierte en formaldehído. El aspartame es también una excitotoxina que se acumula en el cerebro, y puede excitar a las neuronas del cerebro hasta el punto de la muerte celular.

 

 

Sucralosa: puede causar  dolores de cabeza, debido que la sucralosa es relativamente nueva en el mercado todavía, sus efectos a largo plazo no han sido medidos. Algunas pruebas sugieren que la sucralosa puede causar migrañas, problemas gastrointestinales y daño en la glándula timo. La sucralosa también puede intensificar los antojos de azúcar, aumentar el apetito y disparar liberación de insulina.

 

 

Acidifica: Los ácidos de refresco de dieta desmineralizan los huesos y los dientes, y pueden conducir a fracturas y osteoporosis. El ácido en el cuerpo también puede conducir a una serie de condiciones de salud tales como la inflamación y la corrosión de los tejidos del cuerpo. Cuando tu cuerpo es demasiado ácido, la piel no será tan bella o juvenil.

 

 

Cafeína: está presente en algunos refrescos,  es un  estimulante artificial y una sustancia adictiva, agrava excesivamente el hígado y puede obstaculizar su capacidad para limpiar y filtrar las toxinas del cuerpo.

 

 

Riesgo de obesidad: estudios muestran que aunque la soda de dieta no tiene valor calórico, puede tener un impacto en la insulina similar a la ingestión de azúcar. Al probar el dulce refresco de dieta, el cuerpo lo percibe como azúcar y hace que el páncreas libere insulina tal como lo haría si estuviera consumiendo azúcar real. Estudios demuestran que contribuye al aumento de la obesidad debido a que por ser light los consumidores lo toman en mayor cantidad.

 

 

Riesgo de enfermedad cardíaca: en un estudio de la Universidad de Miami Miller School of Medicine, mostraron que las personas que bebían refrescos de dieta al día, tenían un riesgo 61% mayor de un evento cardiovascular.

 

 

Síndrome metabólico: estudios demuestran que  el consumo de refrescos de dieta aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome metabólico en un 34%, que fue mayor que el aumento del riesgo de consumir otros dos tipos no saludables de alimentos – carne (26% mayor riesgo), y las frituras (25% más de riesgo).

 

 

¿El refresco de dieta vale la pena? “Evitar el refresco puede ser una de las mejores cosas que puedes hacer para su salud y belleza”, expresó Magaly de manera tajante, pues luego de decirnos todo lo que pueden hacer en el cuerpo, la mejor recomendación es ni verlos. Engañar al cuerpo con esto puede ser riesgoso.

 

 

icon-tw

@TRIANGULOD

RESULTADOS