fbpx
Beisbol

Alex Delgado: el talismán de Roy Halladay en Venezuela

El derecho estadounidense deslumbró en Venezuela con Cardenales de Lara antes de comenzar una carrera que lo llevaría al Salón de la Fama / El Impulso

El 7 de noviembre del 2017 un pequeño avión cayó en el Golfo de México, su único tripulante murió. La aeronave era piloteada por el extraordinario exlanzador de Grandes Ligas Roy Halladay, ese que llegó a lanzar dos juegos sin hits en una misma temporada y que, como prospecto, vino a Venezuela donde se reencontró con su talismán; el receptor Alex Delgado.

Era la temporada 97-98 de la pelota criolla. Otros tiempos. A la liga venezolana llegaban los prospectos más importantes de las organizaciones de Grandes Ligas. Cardenales y Azulejos de Toronto forjaron una relación tan sólida, que como les pasa a algunos matrimonios, no se sostuvo en el tiempo. Pero tuvo años felices.

Entre ese 1997 y 1998 hubo de todo. Demolieron el Retén de Catia, hubo un terremoto en Cariaco y hasta Bill Clinton dijo en una soleada mañana caraqueña: “todo está chévere en Caracas, todo está chévere en Venezuela”.

En los diamantes se disputaría una de las mejores finales del béisbol venezolano entre Cardenales y Leones. En la cueva larense, un gringo de casi dos metros sobresalía del resto. El prospecto número uno de Toronto, Roy Halladay. En el mismo dugout, destacaba un cátcher de altos quilates, Alex Delgado.

Y no es difícil pensar que así debía ser. Un gran lanzador necesita tener un gran receptor y esa vez se cumplió. Quien con los años se convertiría en Salón de la Fama y el llamado “Señor de los Anillos” (por sus 11 títulos), tendrían otra historia que contar.

Con la nostalgia como compañera, Alex Delgado no olvida aquel amigo, sería imposible hacerlo.

Roy Halladay ya pintaba ser una súper estrella

“A Roy ya lo conocía porque jugamos juntos en la AAA de Toronto el año que vino. Yo sabía desde agosto que él vendría porque Humberto Oropeza (gerente de Cardenales) estuvo en Siracuse para cuadrar todo. Yo también se lo recomendé”, contó Delgado.

No era de extrañar que Cardenales se empecinara en tener a disposición aquel espigado rubio de poco hablar. Toronto quería que se puliera en el Caribe y solamente confiaban en sus amigos de Cardenales para enviar a su joya.

“Roy me llamó para pedirme opinión sobre el país. En aquellos años venían muchos peloteros de Toronto y le contaron que los fanáticos eran muy ruidosos, que los estadios se llenaban. También le advirtieron que había inseguridad y que si iba a manejar en Venezuela debía tener corneta porque tendría que tocarla a cada rato”.

Alex Delgado ganó 11 anillos de campeón en la liga venezolana / El Emergente

Ya Halladay tenía seguro que vendría a Venezuela, pero las referencias de su amigo lo tranquilizaron. Delgado era su cátcher de confianza en AAA y era de los pocos peloteros que podían entablar conversación con aquel joven retraído.

“Él tuvo un poco de miedo, era un muchacho muy familiar. Era primera vez que iba a salir de Estados Unidos e iba a un país extraño. Pero se adaptó muy bien y siempre decía que lanzar en Venezuela lo ayudó mucho en su carrera”.

Pilas que el tipo tiene con qué

Roy Halladay lanzó cinco juegos en la ronda regular, dejando efectividad de 1.64 con un juego ganado y otro perdido. Pero el día en que se estrenó con Cardenales puso en preaviso a sus rivales y hasta a sus propios compañeros.

“Recuerdo que el primer juego que lanzó yo estaba lesionado y jugó Juan Querecuto. Le dije a Querecuto, ve que tira duro”, contó Delgado en perfecto español maracucho. “La primera recta que le tiró le chaflaneó la careta a Juan. Se volteó a mirarme en el dugout y le hice señas de que se lo había dicho”, aseguró entre risas.

Ya Roy Halladay era un lanzador que iba largo. Pitchó el segundo juego de la final ante Leones con el Caracas arriba 1-0. “Lanzó como ocho innings con el Universitario lleno. Le gustó tanto Venezuela que se quedó y lanzó el primero de la Serie del Caribe en Puerto La Cruz”.

Y es que a un pitcher de su clase le tocó jugar una final electrizante. “Es la final más dura que me tocó jugar. Hubo de todo, estadios llenos, extrainnings, tánganas. Todo lo que podía existir en ese béisbol pasó”.

Ese segundo juego de la final fue otra de las joyas que Alex Delgado le tocó dirigir a su amigo Roy. “En Siracuse le recibí ante Buffalo (Sucursal de Cleveland) y pitchó ocho entradas, ponchó a 15. De verdad que era un fenómeno”.

Y sí que lo fue. En 16 años en Grandes Ligas ganó 203 juegos y dejó una efectividad de 3.38. De esas victorias, nada más y nada menos que 67 fueron en juegos completos.

En 2010 lanzó un juego perfecto ante Florida en mayo y un no hit no run contra los Rojos. Además, fue uno de los seis pitchers que ha ganado un Cy Young en la Liga Americana y Liga Nacional.

Alex Delgado también vistió la camiseta de las Águilas del Zulia / www.aguilas.com

Al final, Roy Halladay se fue de Venezuela con un título. “Me dijo que disfrutó mucho haber venido, que todo lo malo que le dijeron del país era mentira”.

En el Spring Training de ese año 98, Alex Delgado volvió a ver a su amigo Roy. El destino quiso que fuese la última vez. “Yo cambié de equipo y él subió a Grandes Ligas. Me hubiese gustado verlo de nuevo”.

Una leyenda del béisbol venezolano como Alex Delgado tenía que vivir una final como aquella de la 97-98. También se mereció ser un cátcher de confianza para otra leyenda como Halladay.

“Cuando estuve en Boston le recibí a Roger Clemens, pero sin duda que Halladay ha sido el pitcher más determinante con el que pude trabajar. Era un buen tipo, que lástima la forma en que murió”.

Alex Delgado trabaja ahora como coordinador de la Academia de Wilfredo Polidor. Al cátcher le queda demasiada sabiduría en el béisbol. Algo vio en él Roy Halladay al que, no solo le recibió, sino al que también pudo llamarle amigo.

“En AAA yo era su cátcher de confianza. Él decía que yo le leía su mente, que estábamos en la misma página”.

Halladay terminó su carrera con los Filis de Filadelfia / AFP

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

2 Comentarios

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.