fbpx
Columnistas

El complicado reto financiero del Borussia Dortmund

/ AFP

En su centenario de existencia celebrado en 2009, Borussia Dortmund (BVB) era el único club de fútbol alemán que aparecía en las listas de la bolsa. Tres días antes de la reunión de accionistas el 24 de noviembre del mismo año, los directores del club, repasaron por última vez la contabilidad de aquel año.

Aunque la situación había mejorado desde 2005 -cuando el club estaba al borde de la insolvencia- el ingreso neto todavía era negativo. Después de nueve años en la bolsa, el BVB debía reportar su quinto año consecutivo de pérdidas, esta vez de 5,9 millones de euros, que se sumó a la pérdida acumulativa de más de 145 millones. Después del cambio de siglo, muchos accionistas estaban preocupados por el futuro.

 ¿Cuál era el propósito de la organización?

 ¿Qué era más importante? ¿Conseguir beneficios y satisfacer las expectativas de los accionistas, o jugar por el honor del club y los fans? ¿Qué podían ofrecer los directivos del club a los accionistas, que habían visto caer el valor de sus acciones de 11€ en la OPV a menos de 1€ en noviembre de 2009?

Borussia Dortmund en resumen En 2009, Ballspielverein Borussia 09 e.V. Dortmund, o BVB para abreviar, era uno de los clubes de fútbol más antiguos y exitosos. Además de seis Campeonatos Alemanes y dos Copas DFB, el BVB había ganado la Copa de Europa en 1966, siendo el primer equipo alemán en ganar un trofeo europeo de cualquier tipo.

En 1997, el BVB ganó la Champions League y, el mismo año, triunfó en la Copa Intercontinental. Las raíces del club se encuentran en los barrios obreros de Dortmund, situados en torno a una plaza llamada Borsingplatz. Fue aquí donde el BVB se fundó en 1909. El fútbol era parte de la vida diaria en esa zona de la ciudad: la gente se identificaba con el club y ayudaba a formar su identidad.

Apoyados en la afición de Dormund

El BVB se convirtió en uno de los grandes nombres del fútbol alemán. Además de sus éxitos en el campo del deporte, BVB también atraía a las mayores multitudes. La atmósfera de los juegos locales era legendaria. Alzando sus voces al unísono, los fans de Borussia vestidos de negro y amarillo convertían el estadio en una cacofonía de sonido. En la cumbre del éxito durante los años noventa, a los directivos se les ocurrió la idea de hacer que el BVB fuese el primer equipo de fútbol en cotizar en bolsa.

A finales de 1999 la asamblea general aprobó la emisión de acciones y Borussia Dorthmund GmbH & Co. KGaA se fundó como entidad legal para operar en la esfera del fútbol profesional. Una característica especial del fútbol profesional alemán tenía parte en todo esto: según el estatuto del “50+1” de la Asociación Alemana de Ligas de Fútbol, las acciones de los clubes no podían cotizar en bolsa. Pero a diferencia de otros países como el Reino Unido, los inversores no podían adoptar una posición dominante. BVB se adhirió a esta regla estableciendo la forma legal el GmbH & Co. KGaA.

Con esta construcción el club tenía completo control sobre la dirección, independiente de los accionistas (en 2009 el club poseía solamente el 7,2 % de las acciones en bolsa). La transformación del club en negocio. La emisión de acciones transformó al BVB, de club de fútbol a compañía comercial. Esto continúo con la tendencia general del fútbol profesional.

Ascenso vertiginoso

En los noventa en particular, hubo una fase de rápida comercialización del juego, debido principalmente al dinero generado por los derechos de retransmisión televisiva y el marketing internacional del deporte. Los clubes crearon enormes departamentos de merchandising y montaron subsidiarias en multitud de servicios, desde agencias de viajes o seguros hasta sus propios canales de televisión. Sin embargo, los gastos se disparaban y los salarios de los jugadores en particular colaboraron a agotar los frutos de estos nuevos beneficios.

Las largas cantidades de dinero generadas en el fútbol profesional durante los noventa atrajo a los inversores. En 1991, por ejemplo, el club inglés Manchester United salió a bolsa. En una década, se había convertido en un negocio que producía grandes beneficios. Para el año 2000, las acciones del club valían diez veces su valor original. Sin embargo, el fútbol profesional requería una inversión arriesgada, pues las acciones no subían siempre.

Las grandes inversiones en buenos jugadores debían triunfar, especialmente en campeonatos internacionales. Pero el fútbol seguía siendo un juego después de todo, e incluso los clubes ricos y comercialmente exitosos a veces se atascaban en malas rachas deportivas – algo que ponía nerviosos a los fans-.

Con la cooperación de todos los acreedores, podía salvar el club. El reto de los directores ejecutivos A principios del año 2005 los nuevos directores ejecutivos redactaron un paquete de rescate. Borussia Dortmund empezó a reducir los costes de su carísimo equipo de jugadores, en parte usando a jugadores de su división joven o de otros clubs.

Cifras positivas

Además, el club empezó a recomprar partes de su estadio, asegurando un trato de patrocinio con compañías de seguros, en cuyas cláusulas se incluía cambiar el nombre del estadio. En junio del año 2006, firmaron un préstamo con el banco de inversiones. Borussia Dortmund usó dos tercios de su préstamo de 79,2 millones de euros para recomprar las partes del estadio que habían vendido anteriormente a la inmobiliaria, incluyendo el pago de gastos asociados. El mismo año, la compañía realizó dos incrementos de capital para reducir -en combinación con el préstamo de deudas pasadas-, y terminar con el compromiso de derechos de imagen, así como aumentar la liquidez del club por diez millones de euros. Dos años después, la organización consiguió pagar el préstamo.

Por primera vez en muchas temporadas, volvían a tener un presupuesto para pagar los costes de un equipo- alrededor de 36 millones de euros. Este incremento en el presupuesto era crucial para pagar salarios competitivos y mantener a los mejores jugadores en plantilla.

Los recortes en 2005 habían causado que las últimas estrellas abandonasen el BVB. Aunque Borussia aún estaba en la primera división alemana, el club no se pudo calificar para ningún evento deportivo internacional entre 2004 y 2009. Los ingresos especulativos de campeonatos internacionales, sin embargo, no tenían rol alguno en el plan del nuevo equipo de directores.

Aunque lo peor parecía haber pasado para Borussia Dortmund en noviembre de 2009, el grupo aún registró un BAAI negativo en el último año fiscal. El precio de sus acciones cayó de 1,60 € a 90 céntimos debido en gran parte a la venta de acciones de grandes inversores. ¿Qué prospectos podían ofrecer los directores ejecutivos de Borussia Dortmund para el siguiente siglo? ¿Qué objetivos debían marcarse para que Borussia Dorthmund GmbH & Co. KGaA pudiese avanzar? ¿Era posible mantener un negocio con beneficios en la industria del fútbol? ¿Cual era el propósito del BVB?  

Acerca del autor

José Antonio Quintero

Sports Management. Postgrado en Negocios y Administración del Fútbol. Mundialista sub-17 y sub-20 (Subcampeón del mundo sub-20) con la Vinotinto como Coordinador General.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.