fbpx
Beisbol Espectáculos TD

José Félix Ceballos, el ex Salserín que juega béisbol en Serbia

José Félix Ceballos
José Félix, ex Salserín, es una de las estrellas del béisbol en Serbia / José Ceballos

A los nueve años, José Félix Ceballos comenzó a salir de gira por toda Venezuela con una banda llena de niños que desataba pasiones. Su nombre era Salserín y junto a él cantaban par de jóvenes hermanos cuya fama iba en ascenso como un batazo de Antonio Armas. Sus nombres eran Servando y Florentino.

Con una gran voz, José Félix también disfrutaba jugar pelota en las calles de La Isabelica, en Valencia. Allí también formaba parte de los Pumas, equipo adscrito a la organización Criollitos. Practicaba entre semana, pero casi nunca estaba los sábados y domingo al menos con ese equipo. Esos días eran para su otro team, donde cantaba y bailaba al ritmo de salsa.

“No pude desarrollar mucho el béisbol en esos años porque prácticamente todos los shows eran fuera de Valencia”, recordó José Félix. Un chamo que alcanzó la fama en toda Latinoamérica con Salserín dejando de lado la pelota. Esa con la que volvería al dejar la banda y con la que ahora convive pero en la lejana y exótica Serbia.

Sí, leyó bien, Serbia. José Félix Ceballos tiene 10 años jugando béisbol en la liga de Serbia con el equipo Beograd 96. El más grande de ese país balcánico que ha ganado nueve títulos consecutivos desde que el salsero se les unió como segunda base y con el número 14 en la espalda.

José Félix Ceballos luce el 14 en el Beograd 96 en la liga serbia / José Ceballos

Pero ¿cómo es que se juega béisbol en Serbia? Pues no solo en la ex Yugoslavia, también se escucha la voz de play ball en Islandia, Alemania, República Checa, Islandia y demás. Allí está aquel chamo que cuando cantaba en Salserín era solo un poco mayor que el bebé salsero.

En sus años en la banda siempre estuvo ligado al béisbol. Conoció a su ídolo, Omar Vizquel, en una fiesta organizada por los Leones del Caracas. Fue amigo muy cercano de Ugueth Urbina y Bob Abreu. Todo esto siendo magallanero confeso, pero pelota es pelota y los peloteros casi todos son salseros, por eso se acercó a muchos de ellos.

Con 14 años se unión a la academia de los Astros de Houston aunque, igual que en los Pumas, sus fines de semana estaban copados. Con 18 años intentó probar en el béisbol organizado para ver si podía cumplir su sueño de jugar en Grandes Ligas.

“Yo quería probar en un nivel competitivo para ver si recibía una oportunidad de jugar profesional. Igual sabía que de no tenerla podía continuar con la música. Mi meta era esa, lastimosamente la música no dejó que yo pudiera jugar. Me ocupaba el tiempo”.

José Félix Ceballos

No recibió el chance en Venezuela ni Estados Unidos, pero sí en Serbia. En ese país encontró un lugar en el mundo y se hizo ciudadano. Apenas al llegar entró a Google a buscar si había béisbol allí y encontró al Belgrado 96; les escribió y pidió una oportunidad para mostrarse. Solo necesitó una práctica para convencer al manager que ese latino recién llegado, y totalmente desconocido en ese país, sería de gran ayuda.

Música y béisbol comenzaron en paralelo

“Yo canto música venezolana desde los cinco años, a los nueve ya había comenzado con la salsa. A la vez era de los niños fiebrúos que jugaba pelota de goma, teipe y chapita en la calle. Siempre mostré interés por el béisbol. Pero vengo de una familia de bajos recursos y mis papás no tenían para comprarme los implementos”.

Aquel niño también se defendía con un micrófono en la mano. Tenía buena voz para la salsa y en Caracas se gestaba un grupo de niños que a la postre sería famoso en más de 20 países. Así comenzaría su andar por el mundo con Salserín.

Cantaba, bailaba y hasta actuaba. Muchas de sus fanáticas, ahora adultas contemporáneas, lo recuerdan en “De sol a sol” y Entre tú y yo”. También montado en una tarima frente a miles de personas en cualquier ciudad con Sábado Sensacional. En todos lados se le veía, hasta en un campo de béisbol.

“Cuando comencé a trabajar me fui comprando los implementos de béisbol. Ese era mi pasatiempo, cuando tenía tiempo libre con la banda me dedicaba a jugar. Recuerdo que una vez estábamos de gira por Colombia se nos acercó un señor que tenía una liga allá. Los muchachos me llamaron para que hablara con él y terminamos jugando una caimanera”.

A los 14 años consiguió unirse a la academia de los Astros de Houston en Caracas. Allí tuvo que usar su chapa de famoso para aligerar ciertos requerimientos. Contó haber estado el día en que los técnicos movieron al grandeliga Dioner Navarro de shortstop a receptor.

“Allí estuve dos años. La fama y la popularidad me abrieron muchas puertas, porque yo les dije que quería jugar pero no tenía mucho tiempo de ir a los juegos los fines de semana. Iba cuando podía y siempre aceptaban”.


También te interesaría leer:


El fin de Salserín le dio tiempo al guante

Cuando la etapa feliz dentro de Salserín se terminó, José Félix Ceballos tuvo tiempo para mirar al costado. Allí le esperaba una pelota y un guante, al fin podría dedicarse de lleno. Lo intentó en par de temporadas con los Yoguis, en la liga Gran Mariscal de Ayacucho de La Dolorita.

“Jugué ascenso y doble AA. El primer año fuimos subcampeones y mis números individuales fueron buenos, quedé campeón en bases robadas. En la temporada siguiente también quedamos segundos”.

Según cuenta el salsero, los coaches lo comparaban con los buenos campocortos venezolanos. Es pequeño sin poder, pero con contacto. “Por eso es que admiro tanto a Omar Vizquel”.

Así lucía José Félix Ceballos en sus tiempos de Salserín / Captura Youtube

Pero nuevamente la música lo seduciría. “Recibí una propuesta de trabajo para cantar en China y me fui. Duré tres años por allá pero nunca dejé de jugar béisbol. Estuve en una liga independiente donde habían equipos de Corea, Japón y China; yo estaba en el equipo internacional con estadounidenses, dominicanos, puertorriqueños, el único venezolano era yo”.

La experiencia en Beijing se terminó, pero allí conoció a una mujer serbia. Con ella tendría sus dos hijos, Marko y Filip.

José Félix volvió a su punto de origen. Regresó a Venezuela para grabar un disco y allí volvería a hacer maletas para marcharse a Serbia. Un país donde la salsa y el béisbol no son tan conocidos, precisamente los motores en la vida del ex Salserín.

José Félix se fue a Serbia y allí buscó al béisbol

Al llegar José Félix a la fría Belgrado, una de las primeras cosas que hizo fue abrir Google. Meter en el buscador “asociación serbia de béisbol” y qué sorpresa, había una. De hecho, en la ciudad que sería su nuevo hogar estaba el Beograd 96, el equipo más ganador de ese país.

“Cuando me vine a Belgrado no tenía muchas aspiraciones con el béisbol ni con la música. Pero me encontré con este equipo y su liga. No es profesional porque no cuenta con un aporte importante del estado que dé como para pagar sueldos, pero igual contacté al equipo y me dijeron que fuera al campo para hacerme una prueba”.

José Félix Ceballos

Sin saber que el venezolano que llegó al campo fue un niño famoso en Latinoamérica, los técnicos lo recibieron. “Llegué muy alegre para hacer mi prueba y lo primero que me llamó la atención es que los peloteros eran bastante jóvenes, de entre 14 y 16 años. Lo mejor fue que al verme jugar de una vez me pidieron quedarme”.

José Félix afirmó no ser bateador de poder, pero sí de contacto / José Ceballos

Los primeros meses tuvo la suerte de hablar inglés y así podía manejarse con los compañeros. Después de tres años ya habla serbio a la perfección. “Tengo más experiencia que ellos, así que he podido dar clínicas de béisbol y mi experiencia ha sido muy importante para el equipo”.

José Félix afirmó que en Serbia se conoce el béisbol venezolano. Los peloteros balcánicos siguen a Miguel Cabrera y José Altuve; además aseguró que se meten en la página web de la liga para informarse.

“Una vez fui a Venezuela de vacaciones y me llevé al secretario de la liga serbia y al manager de mi equipo. Ellos quisieron ir para conocer el país y la LVBP. Se llevaron una buena experiencia viendo de primera mano cómo se maneja el béisbol venezolano y la calidad. Fue de mucha ayuda porque se dieron cuenta de cosas que le faltaban a ellos”.

Beograd 96, el equipo a vencer

El béisbol no es popular en Serbia, allí el que manda es el fútbol. Pero la liga es larga, comienza en abril y termina en octubre. No importa si hay temperaturas bajas, igual entran al campo a buscar al campeón, incluso participan en Euro Interleague Baseball.

“Jugamos cuando hay entre ocho y diez grados, pero vale más la fiebre. El béisbol no es popular, ese es uno de los problemas que tiene la liga. Hay poca asistencia de público porque dicen que es un deporte muy complicado, no se saben las reglas. Pero las personas que van a los estadios son muy alegres, tipo barras”.

Desde que José Félix integra el equipo, el Beograd 96 ha ganado nueve ligas, además de sumar un par de subcampeonatos en la Euro Interleague Baseball.

Desde que el venezolano llegó al equipo, el Beograd 96 ha ganado nueve títulos de liga / José Ceballos

“Este equipo tiene 19 años de creado y ha sido campeón 17 veces. Tenemos nueve años seguidos ganando y ese es nuestro mayor logro. Hemos ido a la Euro cinco veces y en 2013 fuimos campeones. Casi gano el título de bateo con .533 en cinco juegos, solo que un jugador de Islandia bateó más que yo”.

Precisamente en esos torneos lo reconocen por su etapa en Salserín. Hay muchos venezolanos jugando en ligas exóticas de Europa que al verlo, saben quién es. “Una vez me conseguí uno de nombre Ernesto Pereira, jugó con Cardenales de Lara. Me reconoció y hablamos mucho de béisbol venezolano. Él jugó en Croacia”.

Ni piensa en el retiro, ni olvida al béisbol venezolano

Con 37 años, José Félix Ceballos se siente muy a gusto con el béisbol. Dijo llevar una vida sana, buena alimentación y ejercicio, por lo que su vigencia en la pelota serbia se extendería unos años más.

“Aquí no hay límite de edad por lo que pienso seguir jugando. Trato de involucrarme en lo que puedo con el desarrollo del béisbol, sobre todo de niños. Hace poco necesitaban un umpire en la liga pony, lo que sería compota para nosotros, y me eligieron. También les doy prácticas a los niños de la academia de mi equipo”.

Estando en Serbia sigue muy de cerca al béisbol venezolano, al punto de dormir menos. “Hasta hace dos años había una aplicación paga para ver los juegos, yo la tuve. Me trasnochaba viendo todos los que podía, así no fuesen de Magallanes”.

La música sigue formando parte de su vida. “Aquí he trabajado en la parte de producción de salsa, baladas, pop urbano; pero nunca dejo el béisbol. De hecho, hasta este año estuve trabajando con una aplicación de datos de peloteros, estadísticas tanto de Grandes Ligas como ligas menores, béisbol japonés y coreano”.

Michelle, su nueva esposa, celebra sus triunfos en Serbia / José Ceballos

José Félix ahora vive su vida lejos de los reflectores que de niño lo alumbraron. Ya no canta para grandes multitudes ni viaja por todo el mundo haciendo bailes estridentes de salsa. Es un ciudadano serbiovenezolano que juega béisbol los fines de semana en los Balcanes.

“Sigo mucho a los venezolanos, a José Altuve porque me gusta su forma de jugar. También apoyo a Cleveland, Boston y a donde vaya Miguel Cabrera. Son cosas de Venezuela que extraño al igual que a casi toda la familia que sigue allá. Me hace falta irme a una playa y comer la comida de mi gente. Tengo cuatro años que no voy”.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.