fbpx
Columnistas

Los Yankees de Nueva York y su maravillosa década

yankees 1996
/ MLB.com

El solo nombre de los Yankees en el mundo del deporte genera un comentario, el peso de ese uniforme es algo que todo el mundo conoce. Cuando se habla del equipo más popular del mundo las palabras incluso a veces sobran. Los Yankees de Nueva York, el equipo con más títulos ganados y con más fanáticos en el mundo.

Aunque la historia tiene a los Yankees de 1927 como el mejor equipo que ha existido, a finales de los años 90 unos jugadores se atrevieron a desafiar la historia y decir que tal vez ellos podían ser el mejor equipo de los Yankees que ha existido.

Es por eso que debemos dar un repaso a la maravillosa historia de un extraordinario equipo que dominó el final de la década de los años 90 y principios del nuevo siglo.

Todo comenzó en 1995 para los Yankees

En 1995 comenzó esta historia, un equipo que tenía grandes figuras tanto en bateo como en pitcheo como Tony Fernandez, Don Mattingly, Wade Boggs, Bernie Williams, Paul O’Neill, además de Jack Mcdowell, Andy Pettite y David Cone. Lucharon todo el año para al final quedar segundos en la división este de la liga americana detrás de sus eternos rivales los Medias Rojas de Boston.

El avance a la postemporada hacía pensar que este equipo era capaz de grandes cosas y que veríamos a los Yankees llegar lejos. Aunque los grandes favoritos eran los Indios de Cleveland y los Bravos de Atlanta. Que al final fueron los que disputaron la Serie Mundial ganada por Atlanta en seis juegos con los tres lanzadores que hicieron historia en el béisbol como Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz.

El obstáculo para los Yankees fueron los Marineros de Seattle. Liderados por Ken Griffey Jr, Edgar Martínez y Randy Johnson. Para muchos y me incluyo en esa lista en una de las series de división más dramáticas que se hayan visto. Imposible olvidar aquel batazo de Edgar Martínez y Ken Griffey Jr corriendo como nunca lo había hecho para anotar la carrera de la victoria en el quinto juego que le daría a Seattle el pase a la serie de campeonato.

A pesar de la dura derrota para los Yankees, quedaron las bases bien plantadas para lo que venía, lo que se conoce como el mayor dominio de un equipo sobre sus rivales.

1996 vino la gloria

Muchas cosas cambiaron apenas un año después. Llegaron nuevas piezas al equipo, se mantuvieron otras que contaban con un año más de experiencia. La temporada tuvo muchas cosas positivas y la más importante terminar de primeros en la división.

Ya Derek Jeter tomaba la titularidad del campocorto, lo demás es historia y de la buena. Peloteros de la talla de Wade Boogs y Tino Martínez eran parte de una buena ofensiva que catapultó a los Yankees a ser líderes de la división.

Su pitcheo liderado por un Andy Pettite que ganó 21 juegos era su mejor carta. En el relevo contaban con un gran cerrador como John Wetteland con más de 40 salvados y que ya le abría el camino a un muchacho de 26 años llamado Mariano Rivera que dentro de muy poco se convertiría en el mejor cerrador de todos los tiempos.

El título 23 ante los Bravos de Atlanta

Con récord de 92 victorias y 70 derrotas no hubo discusión, la primera meta se cumplía y los Yankees estaban en la postemporada nuevamente. El rival volvía a ser del Oeste, pero esta vez eran los Rangers de Texas.

La serie se da a favor de los Yankees tres victorias a una y el pase a la serie de campeonato por primera vez en 14 años para enfrentar a los Orioles de Baltimore. Otra serie que sería para los de Nueva York cuatro victorias a una, sin muchos contratiempos salvo aquel batazo de Derek Jeter que golpeó en la cabeza del jardinero derecho de los Orioles y se fue a las gradas y que desató una polémica enorme en pleno juego.

La serie mundial estaba servida, los actuales campeones Bravos de Atlanta buscaban repetir ante unos Yankees que habían dominado todo el año, las piezas las tenían ambos y pintaba para una gran serie. El béisbol se conoce como un juego de pitcheo y los Bravos tenían a los tres mejores con Maddux, Glavine y Smoltz. Pero la gran virtud de los Yankees fue su bateo oportuno y no rendirse jamás ante cualquier circunstancia. Al final la serie quedaría cuatro a dos y los Yankees de Nueva York se convertían en los nuevos campeones.

Pasaron 18 años para el título número 23, pero eso era lo que menos importaba, en el pecho llevaban con orgullo el título de campeones de la serie mundial.

Repetir el título era la meta, pero los Indios les negaron ese sueño

Repetir un título siempre es complicado, se tienen que juntar muchísimos factores para que eso ocurra. En los Yankees la meta era clara, después de tanto tiempo, no fue nada fácil, pero el primer paso estaba dado. Lo malo es que había un equipo que estaba haciendo lo que quería con sus rivales y precisamente ellos fueron los rivales en la serie de división.

Los Indios de Cleveland con Omar Vizquel, Manny Ramírez, Tony Fernández, Sandy Alomar Jr, Orel Hershiser y muchos más ganaron más de 100 juegos y por supuesto buscaban algo que para Cleveland ha sido esquivo hace mucho tiempo.

La serie fue muy pareja y al final la combinación de pitcheo y bateo de los Indios pudo más que unos Yankees que se quedaron con las ganas de continuar con la hegemonía.

 Con el duro golpe de eliminación, llegarían años de dicha y mucha alegría

Llegamos a 1998 y luego de una durísima eliminación que impidió que los Yankees repitieran el título, la tarea no podía ser otra que el campeonato. Un total de 114 victorias hacían pensar que este equipo era indetenible.

La rotación estaba conformada por Andy Pettite, David Cone, David Wells, Hideki Irabu y Orlando Hernández. Entre ellos consiguieron 79 de las 114 victorias de la ronda regular.

La postemporada iniciaba con una serie ante los Rangers de Texas y sin pestañear mucho los barrieron tres victorias a cero. En la serie de campeonato había un aire a revancha, nuevamente se cruzaban en el camino los Indios de Cleveland y por supuesto los de Nueva York no podían desaprovechar la oportunidad. La serie la terminarían ganando 4-2 y nuevamente los Yankees de Nueva York estaban en la serie mundial.

El rival eran los Padres de San Diego, equipo que aunque no llegó a las 114 victorias de los Yankees también tuvo una ronda regular memorable, donde el catcher titular era el venezolano Carlos Hernandez. También una leyenda e ídolo de muchos como Tony Gwynn. En pitcheo estaban Kevin Brown comandando una rotación muy estable y el mejor cerrador hasta que llegó Mariano Rivera, el gran Trevor Hoffman.

Pero el poderío Yankee fue demasiado y lo que nadie esperaba sucedió, una barrida y los Yankees nuevamente son los campeones del béisbol, el título 24 llegó a las vitrinas y se completó el primer título de tres que se completarían en los siguientes años.

1999 y 2000 dos títulos más para el mejor equipo de los Yankees que se ha visto

Comenzar una temporada siendo el campeón defensor te da un aire diferente, la perspectiva es otra, la meta es clara, repetir y ser nuevamente el campeón.

La diferencia al año anterior era la adición de un lanzador estrella como Roger Clemens. El resto era el mismo equipo que hace un año fue campeón. Por lo tanto, con esa calidad y experiencia no podía fallar un equipo de la magnitud de los Yankees.

No sé alcanzaron más de 100 victorias, pero la clasificación se dio. Los Rangers en la serie de división y los Medias Rojas de Boston en la serie de campeonato no verían luz y los Yankees con mucha facilidad alcanzarían nuevamente la serie mundial.}

Tenían que enfrentar como tres años atrás a los Bravos de Atlanta y parecía que la paridad de la serie apostaba a los siete juegos, pero el poderío Yankee fue mucho más y la serie mundial se terminó en cuatro juegos, una barrida memorable con un Mariano Rivera como jugador más valioso.

Por supuesto no se quedaría en un título más, el dominio Yankee había llegado para quedarse. El año 2000 significaba el inicio de un nuevo siglo. Los Yankees tenían que iniciar como finalizaron el siglo XX, como campeones. No defraudaron, pero lo mejor de todo es que la ciudad que nunca duerme viviría una fiesta sin igual.

Vs los Mets

Los Yankees y los Mets le permitieron a la ciudad disfrutar de una rivalidad sin igual. A pesar de que los Yankees ganaron la serie cuatro a una y lograron su título 26 de la historia, los juegos, cada episodio y cada momento fue inigualable y de mucha paridad.

Los dos primeros juegos quedarían a favor de los Yankees cuatro a tres en 12 innings y seis a cinco el segundo. Los Mets lograrían ganar el tercer juego apenas cuatro carreras a dos, lo que le daría a la serie un toque distinto, pero sin importar mucho más los Yankees ganarían los siguientes dos juegos para llevarse el título, siendo pieza importante el venezolano Luis Sojo con aquel recordado hit por el medio del campo en el juego cinco de la serie que ayudó a finiquitar el título 26 para los Yankees.

Seguirían los buenos años, pero no llegaron los títulos

Los Yankees seguirían clasificando, lograrían alcanzar las Series Mundiales de 2001 y 2003 pero caerían derrotados ante los Cascabeles de Arizona y los Marlins de Florida respectivamente.

Eso sí, jamás se borrará de la memoria que incluso hasta el año 2004 los Yankees tuvieron nueve años de dominio absoluto en el beisbol, consagrados en tres títulos seguidos que hundieron a sus rivales en la humillación absoluta.

¿Son los Yankees de finales de los años 90 mejor que los del 27? Puede ser que si, pero sea cual sea la opinión hay que reconocer que fue uno de los mejores equipos que jamás volveremos a ver en la historia del béisbol. Larga vida a esos Yankees de Nueva York y el béisbol que nos regalaron en los años 90.

Acerca del autor

Alejandro Sardi

Soy narrador y analista deportivo, trabajé para Directv Sports y también en Fm Center. Siempre he tenido la espinita de convertirme en escritor, de llevar una opinión diferente a la que generalmente leemos. Soy un enamorado del béisbol y apasionado del deporte en general, irreverente por naturaleza.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.