fbpx
Beisbol

Rays de Tampa Bay y su estilo único de cambiar el juego

Rays consiguió su primer título desde hace diez años y el tercero de su franquicia
Rays consiguió su primer título desde hace diez años y el tercero de su franquicia / Foto @RaysBaseball

La noche del miércoles, los Rays de Tampa Bay despacharon a los Mets de Nueva York, pero no fue una simple victoria, pues se convirtieron por tercera vez en campeones divisionales de la Liga Americana.

Los Rays lograron el título de división y la ventaja de local en la Serie Wild Card al hacer las mismas cosas que los han impulsado a lo más alto de la clasificación de la Liga Americana. La última vez que se alzaron con el título de la División fue en el 2010. Ahora las cartas incrementan su valor en las manos de Tampa Bay.

Manteniendo una ventaja de dos juegos con solo tres compromisos restantes en la temporada regular, los Rays están en una buena posición para ganar el primer puesto en la Liga Americana. Como primer clasificado, los Rays probablemente enfrentarían al octavo clasificado proyectado, en este momento los Azulejos de Toronto, en una serie al mejor de tres.

Los rivales de la división se enfrentaron diez veces durante la temporada regular acortada, y los Rays ganaron la serie de la temporada, 6-4.

Celebración muy cuidadosa, pero con doble sentido

Después de que se registró el último out, los Rays se aseguraron de pasar un buen rato sin dejar de cumplir con los protocolos necesarios. Los Rays no podían hacer estallar champán, como lo harían en un año normal, pero pudieron aprovecharlo al máximo haciendo estallar confeti, cuerdas tontas y disfrutando de tabacos socialmente distantes en el banquillo de visitantes.

“Creo que querían hacer estallar algo, en cierto sentido, y eso eran los cañones de confeti y la cuerda tonta”, dijo el jardinero central de los Rays Kevin Kiermaier. “Nos presentamos al campo todos los días y somos niños pequeños atrapados en cuerpos de hombres adultos, y la cuerda tonta es una manera perfecta de hacer precisamente eso. Creo que tendremos que darle crédito al mandamás del Club House local Ryan Denlinger por eso”.

Además de esos momentos evidenciados, también se notó unas franelas algo intrigantes.

El equipo se aseguró el Este de la Liga Americana el miércoles por la e inmediatamente se colocaron las camisetas y gorras que hacían referencia al grito de guerra digno de suspensión de Kevin Cash desde principios de septiembre.

Aroldis Chapman lanzó una recta en dirección a Michael Brosseau, que probablemente tuvo intención, pero sin pruebas definitivas. El mánager Kevin Cash, en el post-juego, dijo que tenía “un establo de tipos que arrojan 98 MPH”, amenazando directamente con violencia contra los Yankees al día siguiente. Solo fue suspendido un juego, ¡y ahora esa amenaza se ha convertido en camisetas y gorras.

Un juego al estilo de los Rays

A pesar de ocupar el puesto 20 en el promedio de bateo del equipo, los Rays se ubican dentro del top 10 en carreras anotadas esta temporada. El segunda base Brandon Lowe lidera al equipo en casi todas las estadísticas de bateo, incluidos hits, jonrones, carreras impulsadas y promedio de bateo.

Aparte de Lowe, los Rays cuentan con un verdadero esfuerzo en equipo. El grupo de 14 jugadores diferentes tienen carreras impulsadas de dos dígitos esta temporada.

En términos de pitcheo, los Rays han sido tremendos en el morrito este año. Tampa Bay se ubica entre los 5 primeros en efectividad tanto en equipo como en bullpen.

Los lanzadores abridores, Tyler Glasnow y Blake Snell se combinan para un récord de 9-3 y más de 150 ponches en solo 107.1 entradas lanzadas. Agregue de nuevo a la rotación a Charlie Morton, lesionado recientemente, y los equipos probablemente tendrán dificultades para enfrentar la profundidad de los Rays en octubre.

El bullpen de los Rays también merece crédito por el éxito del equipo en el montículo. Liderados por el cerrador Nick Anderson, los Rays lideran la liga con 21 salvamentos. Anderson cuenta con seis de esos salvamentos y tiene una asombrosa efectividad de 0.59 para ir con un WHIP de 0.46.

La Serie Mundial cerca del hogar

A pesar de caras conocidas de postemporada como los Yankees y los Indios, los Rays pueden tener una ventaja inusual este año dadas las circunstancias sin fanáticos.

El equipo ha sabido imponerse ante los rivales directos. La manera de llevar el juego es distinto al de otros conjuntos. a celebración ciertamente se ganó después de pasar una extenuante temporada de 60 juegos.

Tampa Bay comenzó 5-7 y perdió cinco lanzadores clave por lesiones que terminaron la temporada. En un momento, los Rays tenían 10 serpentineros en la lista de lesionados, la mayor cantidad de cualquier equipo en las Mayores. También lidiaron con las lesiones de Yandy Díaz, Ji-Man Choi y Austin Meadows, quienes son piezas integrales de la ofensiva.

Combine eso con todos los protocolos establecidos, especialmente en la carretera, y algunos jugadores de la liga han argumentado que ganar esta temporada podría ser la tarea más difícil en la historia de las Grandes Ligas. Independientemente de las circunstancias, los Rays encontraron la manera de llegar a la cima.

“Esta temporada los acerca”, dijo Cash. “No se puede pedir un grupo que se apoye más entre sí. Los muchachos insisten en ser buenos compañeros de equipo: tenemos 28 excelentes compañeros de equipo y muchos más que no pueden estar aquí para la celebración debido a lesiones y cosas así. Solo un grupo de personas de calidad “.

Las cosas se veían muy diferentes para la organización la última vez que colgó una pancarta del Este de la Liga Americana. El único jugador actual que estuvo en la organización en 2010 fue Kiermaier, quien fue seleccionado en la 31ª ronda del Draft a principios de esa temporada. Glasnow dijo que era un estudiante de tercer año “tonto” en la escuela secundaria en ese momento. Diego Castillo no había firmado y todavía estaba trabajando en la finca en República Dominicana. Solo tres jugadores en la lista de 40 hombres tenían más de 21 años.

El miércoles, todos estaban en el mismo campo, celebrando un título de división. Ahora pelearán por llegar a su primera Serie Mundial.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.