fbpx
Beisbol

Padres y Marlins en la campaña del fin de la pesadilla

Marlins
Marlins y Padres, las grandes sorpresas de la MLB / Marlins

El 25 de octubre del 2003 Josh Beckett completó las nueve entradas para ganar el juego por blanqueo. Los Marlins vencieron 2-0 a los Yankees en Nueva York para ganar, en seis juegos, su segunda Serie Mundial. Su segunda en siete temporadas.

Pasaron 17 años para que el equipo del sur de la Florida volviera a la postemporada. En medio de la reestructuración que lleva adelante Derek Jeter, los Marlins al fin volvieron a ganarse un puesto en los playoffs, en una campaña particular llena de anécdotas. Recortada por la pandemia, con sillas vacías y con más equipos clasificados.

La última vez que los Marlins fueron a la temporada ganaron la Serie Mundial, ahora vuelven a soñar / Marlins

Pero el equipo de Miami no es el único que volverá a los playoffs después de una prolongada espera. Los Padres de San Diego también dieron la nota curiosa de la temporada al ubicarse segundos en la división Oeste de la Liga Nacional, detrás de los Dodgers. Hace 14 años los de California no sabían lo que era superar la temporada regular.

Es así como tres de las rachas más largas sin clasificar a postemporada, vigentes, terminaron. A Marlins y Padres se les une los Medias Blancas de Chicago, equipo que, a pesar de ser campeones de la Serie Mundial del 2005 de la mano de Oswaldo Guillén, no superaban la temporada regular desde 2008.

Marlins, un equipo muy perdedor que comienza a levantar

Hay un dato contundente que explica lo que pasaba en Miami. Los Marlins no tenían una temporada con récord positivo desde 2009 y el año pasado ganaron 57 juegos y perdieron 105. Demasiadas derrotas, pero desde la llegada de Jeter y su grupo, los dirigidos por Don Mattingly tienen un plan que ya va dando frutos.

“Nadie eligió este club para poder hacer algo esta temporada, pero creímos en nosotros mismos. Es fácil estar orgulloso de estos muchachos, de la forma en que se han ocupado de todo”.

Don Mattingly

La temporada 2020 parecía una nueva pesadilla para los peces miameros. Nada más iniciando la recortada campaña los afectó un brote de 20 contagiados de COVID-19. Comenzaron a correr las especulaciones sobre la cancelación de la temporada, pero MLB siguió surfeando la ola, suspendió juegos pero se siguió jugando.

El equipo salió sin presión y con la responsabilidad de seguir adelante luego de la partida en años anteriores de jugadores de la talla de Giancarlo Stanton, Christian Yelich, JT Realmuto y Marcell Ozuna.

Pero así como un día se fueron, otros llegaron. Corey Dickerson y Jesús Aguilar sumaron experiencia a un grupo joven. Precisamente el maracayero sobresalió en el plano ofensivo, dando no solo un bate de oportuno y con poder sino una primera base de calidad.

283 de promedio, 8 cuadrangulares y 34 carreras remolcadas, hacen de Aguilar el principal motor ofensivo. Detrás tuvo el respaldo del antesalista Brian Anderson quien sacó 10 pelotas del campo y empujó 37 carreras.

Para destacar el valor de Miguel Rojas. El venezolano es uno de los jugadores más importantes de la franquicia y una de las piezas claves en la reconstrucción.

“Desde el primer día se reunieron conmigo y me dijeron “tenemos un plan, vamos a construir de abajo hacia arriba. Me explicaron lo que iban a hacer. Me di cuenta que la dirección iba a ser la correcta, quería estar aquí porque todo lo que iban a hacer tenía un propósito. Un plan”.

Miguel Rojas

El pitcheo del equipo de Miami tuvo una efectividad de 4.82 y tuvo en el venezolano Pablo López a su abridor más confiable. El criollo fue el más ganador con 6 decisiones a favor y un promedio de carreras limpias de 3.61.

Sixto Sánchez también se sumó a la tropa de lanzadores emergentes. Sus 3 victorias en 7 juegos cayeron muy bien en la rotación de Mattingly quien también contó con el aporte de Brandon Kintzler quien salvó 12 juegos con una efectividad de 2.22.

San Diego, juventud y poder que impresiona

Los Padres de San Diego fueron de los peores equipos en las Grandes Ligas en la temporada pasada. Quedaron a 36 juegos de los punteros Dodgers en la división Oeste de la Nacional con solo 70 victorias y 92 derrotas.

En la presente campaña los chicos de California cambiaron el panorama. Aunque quedarán por detrás de sus vecinos una vez más, las 35 victorias le permiten tener un registro positivo por primera vez desde el 2010 cuando ganaron 90 juegos y se quedaron a dos de los Gigantes en la cima.

El poder es la principal estadística que muestran los de San Diego y es que suman 91 cuadrangulares. Pero entre Fernando Tatis Jr., Manny Machado, Trent Grisham y Wil Myers tiene 56 jonrones.

Fernando tatis Jr ha sido el líder de la ofensiva en San Diego / AFP

Esa columna vertebral de los Padres luce temible. Pero el cuerpo de lanzadores también ha lucido efectivos, principalmente su figura, Zach Davies, quien con sus siete victorias está entre los mejores de la gran carpa con apenas 2.85 de efectividad.

Detrás de Davies está Dinelson Lamet, líder del equipo con 2.09 de efectividad en 69 entradas de labor. Solamente necesita más ayuda de la ofensiva de sus compañeros para ganar más juegos.

Cuando ya la postemporada se vislumbra cerca, solo resta por saber cuáles serán los emparejamientos. Por lo pronto, Padres y Marlins cortaron las rachas negativas que los llevaban a seguir los pasos de Washington, 30 años sin postemporada, Piratas con 20, Reales con 28 y Azulejos con 21.  

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.