fbpx
Beisbol

Ahora es que queda Miguel Cabrera en el béisbol

Miguel Cabrera aseguró que espera seguir su carrera hasta cuando finalice su contrato con Detroit
Miguel Cabrera aseguró que espera seguir su carrera hasta cuando finalice su contrato con Detroit / Foto AFP

Es cierto que Miguel Cabrera ya no es la figura venezolana del momento; eso se preveía en algún futuro. Ronald Acuña Jr. y Gleyber Torres son los nuevos pilares del bateo criollo en las mayores, pero ellos no tienen algo que el “Tigre Mayor” si, y es ser una leyenda activa con boleto asegurado a Cooperstown. Aunque las lesiones hayan obligado al declive del maracayero, el 2020 lo terminó muy bien y demostró que aún queda pólvora en los cartuchos.

Cabrera culminó la recortada temporada mejor de lo que se esperaba. Pegó 51 incogibles en 204 turnos oficiales, en los que soltó 10 cuadrangulares, anotó 28 rayitas y empujó 35. Con 37 años de edad, logró unos cuantos hitos que en su carrera le hicieron muy bien. Robó su primera base desde el 2015. Superó a Bob Abreu en anotadas con 1457 en total. Todo eso en una campaña que casi no se jugaba.

Lo principal del curso es que las lesiones se alejaron y le permitió presenciar 57 compromisos, pero lejos de cubrir defensivamente las almohadillas, algo que el mismo Cabrera extraña mucho.

“Extraño jugar primera base”, exclamó Cabrera al final de temporada por medio del departamento de prensa de los Tigres de Detroit. “Espero que la próxima temporada vea algún tiempo de juego en el campo. Estoy aprendiendo a ser bateador designado; es difícil para mí salir a batear y luego al banco otra vez. Ahora solo debo pensar en cómo debo cambiar en el próximo turno al bate; en el pasado era más fácil porque no era solo batear, sino también pensar en la defensa”.

Ahora bien, en la entrevista, el maracayero destacó que es un honor alcanzar los hitos, que el 2020 le permitió realizar. Pero su objetivo y pensamiento siempre ha ido de la mano con el éxito colectivo.

“Es algo asombroso”, aseguró el slugger de los bengalíes. “Siempre debo darle gracias a Dios por darme la oportunidad de hacer lo que amo, que es jugar béisbol. Yo nunca juego para alcanzar una meta o pensar en que debo llegar a los 3000 hits. Mi única meta es salir al terreno y jugar el 100 por ciento”.

Sin ánimos del retiro

No es fácil llevar una carrera de 150 o más hits despachados por cada temporada disputada. De hecho, el 2016 fue el último tramo que alcanzó más de esa cifra de inatrapables (188). Sin embargo, el swing sigue acoplándose para mejorar y retomar el nivel perdido. Con cada juego presenciado este 2020, Cabrera demostró que está para jugar muchas más campañas.

“Tengo tres años más en mi contrato”, afirmó Cabrera. “Mi plan es jugar ese tiempo, aunque no sé qué vaya a pasar después de que termine el contrato”.

Con respecto a sus rodillas, el otrora primera base relató que aún juega con molestias, pero afirma que será una condición que mantendrá por lo que resta de su carrera en las Mayores.

“Siempre. Eso es algo con lo que voy a lidiar el resto de mi carrera, pero siempre trato de bloquear eso para dar el cien por ciento en el terreno”, confesó.

Detroit seguirá siendo la casa de Cabrera

Cabrera no solo luce confiado en que terminará de buena manera su contrato con los Tigres, sino que apuesta a que este equipo, dentro de poco estará peleando nuevamente por un pase a los playoffs.

“Estamos listos para dar el siguiente paso. Ya no podemos hablar de una reconstrucción; ahora debemos hablar de ganar y pienso que tenemos el talento suficiente para eso. Solo debemos unir varias piezas y tratar de ganar más juegos el año que viene”.

Números redondos a la vuelta de la esquina

Con la zafra concluida para los Tigres de Detroit y al venezolano, solo queda sumar lo que hace falta para redondear su grandeza.

El venezolano culminó a 134 hits de los 3.000 imparables. Le faltan 19 dobles para alcanzar los 600. Solo 13 cuadrangulares separan al último triplecoronado del béisbol a los 500 bombazos. Todo eso con el ritmo que mostró este curso, posiblemente el 2021 sea un año de muchas emociones y reverencias a la eminencia de Maracay.

Cuando esos números se capitalicen, Cabrera estará sentado junto a nada más y nada menos, Hank Aaron y Albert Pujols, como los únicos toleteros que acumulan esas cifras en la MLB.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.