fbpx
Curiosidades

El año de la pandemia le trajo a Miami felicidad deportiva

Miami encontró la alegría en los deportes tras un año de pandemia

Hialeah es un vecindario muy particular. Es uno de los más extensos de Miami, y tiene, precisamente por su tamaño, de todo lo imaginable. 

Desde zonas llenas de casas nuevas, con desarrollos urbanísticos con complejos residenciales muy modernos, hasta los más humildes apartamentos de “Plan 8” (viviendas proporcionadas por el gobierno para gente del bajos recursos); donde se asentaron las familias de refugiados cubanos que llegaron en enormes oleadas entre los 80 y los 90.

Hialeah es tan particular, que tiene una numeración diferente a la del resto de la ciudad para sus calles. Y en una de sus más largas avenidas, la calle 49 del Oeste (que para los registros del condado, vendría a ser la calle 103 del noroeste), cada vez qué hay un triunfo de alguno de los equipos deportivos de Miami; se genera una caravana con cacerolazo incluido, para celebrar la victoria. Las ollas tenían tiempo sin soñar en Hialeah, hasta este 2020.

Al calor de Miami

Miami Heat provocó en la burbuja de Orlando que retumbaran las ollas el domingo por la noche, en el popular asentamiento cubano de la ciudad del sol. 

“Vamono’ pa’ la 49… pero con mascarillas”, decía un slogan de Only In Dade, una popular página en Instagram que relata las peculiares historias del condado Miami Dade.

Era curioso ver en las historias de la página, a la gente en la 49 del West, con sus ollas y mascarillas alegóricas al Heat, celebrando la primera final del equipo deportivo consentido de la ciudad en 6 años, desde 2014, año en el que ganó su último título, de la mano precisamente de quien será su rival, LeBron James, hoy insignia de los Lakers de Los Ángeles.

El Heat se impuso con autoridad sobre los Celtics de Boston, en una serie en la que nunca parecieron perder el control del careo, basados en su férrea defensa en zona, la capacidad de producir puntos desde la larga distancia con Tyler Herro (novato) y Duncan Robinson, y el liderazgo de Jimmy “Jaimie Fox” Butler y Bam Adebayo en la pintura.

Es la radiografía de un equipo compacto, comandado por la sapiencia de su coach Erick Spolestra, quien se colocó en el sexto lugar de la lista de todos los tiempos entre los entrenadores con más apariciones en finales, al llegar a su quinta serie decisiva.

Al principio del año, nadie se veía en Hialeah. El Heat venía haciendo un gran trabajo en casa, pero le costaba un montón ganar en la carretera. 

Fueron los ajustes de Spolestra en la burbuja de Orlando, sobre todo al iniciar la postemporada, los que generaron la sorpresiva celebración, que esperan repetir al final de la serie decisiva, en la que, y cómo en las dos ultimas de la Conferencia del Este; tampoco parten como favoritos. 

View this post on Instagram

#HEATNation this you? #WINNING

A post shared by Miami HEAT (@miamiheat) on

Como pez en el agua

Pero es que la 49 del West no solo celebra con el baloncesto. El béisbol, siendo tan popular en Cuba, tiene un espacio particularmente especial en el corazón de Hialeah. El viernes pasado, les tocó festejar algo que si era realmente impensado, hasta para el más optimista de los seguidores de los Marlins.

Si había un equipo de Miami del que no se esperaba un éxito en el extraño 2020, era precisamente de los peces. Metidos en una permanente reconstrucción, los dirigidos por Don Mattingly aprovecharon muy bien las circunstancias de una temporada corta, en la que además; una serie de tempraneros contagios de Covid-19 forzaron a la institución a acelerar la llegada a las Grandes Ligas de algunos de sus mejores prospectos.

View this post on Instagram

This team doesn’t quit. #JuntosMiami

A post shared by Miami Marlins (@marlins) on

Sixto Sánchez, Jazz Chisolm, el asentamiento de Monte Harrison, más la llegada de varias piezas de experiencia como Jesús Aguilar; blindaron al sempiterno sotanero de la División Este de la Liga Nacional, con el talento suficiente para hacerle frente a una campaña recortada de Grandes Ligas, que terminó con un inusitado cacerolazo el viernes por la noche en Hialeah.

Es la primera aparición en postemporada de los Marlins en 17 años. La última vez que lo hicieron, le ganaron a los Yankees en seis partidos en la Serie Mundial. Si bien este equipo no tiene para tanto todavía, el 2020, ese que trajo todos los males posibles al mundo, con encierro, pandemia, sufrimiento y dolor; le proporcionó a Miami motivos para salir a celebrar en caravana, y cacerola en mano. 

Puede que en ese contexto raro, los Marlins y su rotación con Sánchez, Sandy Alcántara, Pablo López y Elieser Hernández; puedan ir más allá de lo que parece lógico. Es que en 2020, lo que no tiene sentido (como hacer una caravana con cacerolas para celebrar una victoria en medio de una pandemia), cobra mucha razón de ser. 

View this post on Instagram

Orgullo latino. #JuntosMiami // #SomosMLB

A post shared by Miami Marlins (@marlins) on

Acerca del autor

Pablo García Escorihuela

Periodista deportivo venezolano (UCV) con 15 años de experiencia cubriendo distintas disciplinas deportivas para medios escritos (impresos y web) y radio (comentarista). Soy especialista en fútbol, con gusto por el béisbol, el baloncesto y el fútbol americano; trabajé en Líder, Meridiano, El Nacional, AM y FM Center; vivo desde hace tres años y medio en Estados Unidos, desde donde aporto mi visión del deporte.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.