fbpx
Otros deportes

De sufrir bulliying a ser el más temido del octágono: la historia de Israel Adesanya

Israel Adesanya-UFC-bulliying
Israel Adesanya es la sensación de la UFC. AFP

La actualidad de Israel Adesanya es diametralmente lo opuesto a su infancia. En ese momento, tenía unos abusadores que convirtieron su vida en un tormento, mientras que en la actualidad, es el luchador más temido en la Ultimate Fighting Championship (UFC). Son pocos los que se atreverían a molestar al nigeriano.

Eso aprendió el brasileño Paulo Costa, quien cayó apenas en el segundo asalto sin poderse incorporar a la lucha. Sin embargo, ese sentimiento de dominio sobre los rivales lo desarrolló con 31 años de edad, porque en la adolescencia batalló con el bulliying.

En su infancia, el pequeño Adesanya se tuvo que mudar junto con su familia a Nueva Zelanda. Sus padres pensaron que la isla oceánica sería un mejor lugar para la educación y el desarrollo de sus cinco hijos que Nigeria. Buena intención, aunque con resultados completamente opuesto.

A Israel Adesanya le costó adaptarse a su nuevo hogar. Su color de piel fue la excusa para que estudiantes de Rotorua Boys High School lo convirtieran en el objeto de cualquier tipo de burla y abuso. Pánico, ansiedad y depresión, se apoderaron de la personalidad de un niño de solamente 10 años.

“No puedes ser autocrítico cuando todos los demás están tratando de lastimarte”, afirmó Adesanya a The New Zealand Herald: “Tienes que poder hablarte a ti mismo de la manera correcta”.

Esa fue la receta para aumentar su autoestima. También fue el primer paso para convertirse en ese peleador popular que actualmente muchos niños añoran imitar. “Creo que estaba llorando en el espejo un día después de que me molestaran. Estaba molesto y simplemente hablé conmigo mismo y luego, finalmente, comencé a hacerlo… Lo he estado haciendo durante años”.

Transformación de Israel Adesanya

Con su mente más fuerte, decidió trabajar el físico. Quizás no tan apabullado como en su infancia, a los 18 años de edad Israel Adesanya decidió anotarse en clases de kickboxing, descubriendo que, tras muchos años como víctima, tenía condiciones para inmovilizar a los oponentes. También fuerza suficiente para soltar un golpe que los mande a la lona.

Eso lo notaron circuitos profesionales. Debutó en 2012 en las artes marciales mixtas, con un triunfo por nocaut técnico ante James Griffiths, lo que inició una cadena de 11 victorias por nocaut que lo llevaron a la UFC.

En menos de 10 combates, Adesanya se adueñó del título de campeón en la categoría de peso medio. Además, escaló al puesto número 1 del ranking libra por libra dentro de UFC, razón por la que muchos lo consideran el mejor luchador de la empresa. Ese niño que hacía silencio cuando se burlaban del color de su piel en el colegio, ahora es una máquina de golpear.

“Tengo a algunos de ellos en mi Facebook, para que puedan ver cómo estoy brillando. En mi cabeza, miro a mis matones. Aún los veo más grandes que yo, pero cuando vuelvo a Rotorua, pienso, ‘¿Yo te tenía miedo?’”.

Es por eso que se sintió tan cómodo al enfrentarse a Paulo Costa. El brasileño lanzó mensajes en redes sociales burlándose de Adesanya, lo que le motivó para terminarlo por la vía rápida. “Paulo es un bully, pero para mí, eso no es novedad. Sufrí con eso toda mi vida. Tengo la habilidad de vencer a esas personas y eso es lo que hago. Dedico esta pelea a todos los que sufren bullying, sea en la escuela o en el trabajo. Ustedes tienen que responder y pelear”, dijo el nigeriano tras la pelea.

La estrella que más brilla

 Los peleadores de las artes marciales mixtas quizás no tengan ingresos económicos como Lionel Messi o LeBron James, sin embargo, sí son objetivos mediáticos. Debido a su historia y talento, Israel Adesanya es la cara de la UFC.

Sus ganancias ya han superado el millón y medio de dólares, dinero que ha comenzado a disfrutar. En 2019 se compró un McLaren 720s Spider naranja, valuado en USD 637 mil. En sus redes sociales también mostró su Lamborghini, otro de los lujos de un abusado que se convirtió en amenaza.

“Ahora los niños pasan por ese acoso en las redes sociales. Y (Costa) estaba tratando de hacerme eso. Es como si estuviera tratando de apuntar a mi yo más joven. Pero haces eso y ahora tienes al perro grande en el patio”, cerró.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.