fbpx
Columnistas

Una final antes de que la burbuja explote

Este miércoles se empiece a escribir la primera final de su historia entre Miami Heat y Los Ángeles Lakers. En el año de la muerte de Kobe.
Cortesía

Jack Nicholson se levantó, justo detrás de Doc Rivers y soltó la frase: “Estamos literalmente muertos”. Rivers dirigía a los Celtics, Nicholson ha estado detrás de la línea viendo a sus Lakers por más de 45 años. Era el 2008 y se jugaba el cuarto juego de la final de la NBA. Sería victoria de Boston en el Staples Center, la serie quedaría 4×2 a favor de Boston.

Tres premios Oscars, 12 nominaciones para Nicholson. Marketing NBA de seguro estaba ligando otra final de la liga entre estos dos,. Mucha historia, mucho pergamino, en el pasado protagonistas históricos como Earvin “Magic” Jhonson y Larry Bird o Kobe Bryant y Paul Pierce, más recientemente. Pero no, se atravesaron los obreros de Miami Heat, para que desde este miércoles se empiece a escribir la primera final de su historia entre estas dos franquicias.

Al menos uno de los pesos pesados estará presente, los Lakers vuelven al último baile de esta fiesta accidentada de lo que ha sido la temporada 2019-2020. Unos Lakers con toda su historia y con el espíritu de Kobe rodeando todo. Para ellos es perfecto porque además tienen a su mejor exponente mediático en cancha: LeBron James.

La presencia de LeBron lo agradece, por supuesto, todo el aparato mediático de la liga. Hablar de él será hablar de Bryant, del Heat, más allá de que será su rival. James pasó por ahí de la mano de Pat Riley y Erik Spoelstra, pero, además, porque obviamente a los estadounidenses les encanta los cuadros comparativos y no va a faltar Michael Jordan en este sentido.

La NBA logra sobrevivir al Covid-19 en medio de polémicas posturas, debido a los problemas sociales en Estados Unidos. Con el racismo enfáticamente; con el mismísimo Donald Trump criticando y amenazando su entorno. Un presidente que se refiere a sus números pobres en televisión con el pretexto de que hay demasiada política o la relación con China; ambas cosas me parecen absurdas. Sin embargo, no todo venía bien. Incluso antes de que la pandemia de coronavirus llegara a los Estados Unidos y la muerte de George Floyd inspirara las protestas en todo el país, la NBA estaba en problemas. La audiencia de televisión nacional había caído 12% en febrero desde el final de la temporada, en comparación con la 2018-19, según un informe de Sports Business Daily.

Pero, es injusto calificar ante estos eventos extraordinarios. Los números de TV no son del todo favorables ante lo que ha sucedido, pero después de todo, ¿que ha sido normal este año?

Me cuesta todavía creer que Kobe no está aquí. La Mamba Negra se pudo haber sentado incluso al lado de Jack Nicholson para ver los juegos. Me cuesta asimilar a los aficionados por plataformas digitales, pero es el nuevo orden imperante.

Creo que la NBA logró salir adelante con este modelo “burbuja”, fue su vacuna contra el virus que nos hará recordar el 2020. Lo cierto es que a Los Ángeles Lakers y Miami Heat no les importa aquello de ratings televisivos. Definitivamente desde ya quiero ver a Jimmy Butler en cancha liderar al Heat. Pues para esto precisamente vino.

Acerca del autor

Miguel Bastidas

Todavía estoy por descubrir quien soy. Si escribo tendré más propiedad. Si no escribo, perderé mi identidad. Ojalá Cortázar se vea con su Maga y yo me vea con el infinito tamaño de tus ojos. Creo que sigo en Argentina. Bailo salsa erótica. Juégate el 55...Chance!.
- Eres venezolano?
- Todo el tiempo
Sali de una universidad como Periodista. Soy imperfecto, ejerciendo la profesión perfecta, en un mundo imperfecto.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.