fbpx
Columnistas

Bob Gibson, desde cerca, pero de lejitos

Bob Gibson
/ AFP

San Luis, octubre de 2006. Un viejo tallado en ébano y punzante mirar se enseñorea por los pasillos del Busch Stadium durante la Serie Mundial entre los anfitriones Cardenales y los Tigres de Detroit. Un séquito lo rodea, como a una nave capitana. Se le nota importante. Es tan oscura su tez que se camufla con la noche de Missouri. Hasta que ríe y la dentadura delata su imponente presencia. Mas no vayan a creer que sonríe demasiado.  

Poco a poco sus facciones, desfiguradas por los estragos del tiempo, van identificando al orondo personaje. Es Bob Gibson y por su presencia intimidante cualquieras diría que aún a sus 70 años de edad sería capaz de subir a la lomita y dejar efectividad de 1.12 en una temporada de Grandes Ligas, como lo hizo casi cuatro décadas antes para marcar un hito en la enciclopedia del pitcheo.

Gibson lleva casi tres decenios jubilado y todavía atemoriza. Conserva la pupila amenazante y la faz endurecida. A diferencia de su excompañero Lou Brock, parlanchín y ávido de atención con su traje rojo chillón, Gibson marca distancia desde su sobria personalidad. No quiere extraños cerca. Y periodistas, menos. Pero no se puede ser reportero si se está frente a Bob Gibson y no se intenta entrevistarlo. Su no es definitivo, rotundo, cortante como la recta que aterrorizó a las mayores durante 17 campeonatos.

Como quien no quiere la cosa, se le pregunta qué opina sobre Carlos Guillén, el venezolano que defiende a los Tigres en el Clásico de Octubre. Responde una sola palabra: “awesome” (increíble). Es lo único que se digna a contestar antes de que se lo trague el ascensor. No hubo chance de preguntarle sobre su paso por el Oriente en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional; o sobre Víctor Davalillo, su antiguo camarada en los Cardenales; o sobre cómo fue posible que un ser humano redujera su efectividad hasta este inverosímil 1.12 de 1968.    

Nos quedaremos con la curiosidad, pues Bob Gibson, el Atila del montículo, el tornado de Omaha, dejó de soplar este sábado a los 84 años de edad a causa de un cáncer pancreático.

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.