fbpx
Beisbol

Astros empiezan a sentirse cómodos como los villanos

Astros-villanos-beisbol
Los Astros arrancaron las Series Divisionales con victoria. Harry How/Getty Images/AFP

Absolutamente nadie en las Grandes Ligas quiere que los Astros de Houston tengan éxito en 2020. El escándalo del robo de señas usando tecnología en 2017, año en el que el equipo consiguió el campeonato, le colocó al conjunto la etiqueta de villano, un rol que meses después, empezaron a recaer en los peloteros.

Quizás no era lo que deseaban, sin embargo, fue el que les impusieron. A través de pitos, insultos en redes sociales y críticas, los Astros entendieron que no serán bien recibidos a ningún lugar que vayan, razón por la que están obligados a jugar en condiciones especiales.

El problema, para los detractores de los Astros, es que en postemporada subieron su nivel. Barrieron a los Mellizos de Minnesota y ganaron el primer encuentro de las Series Divisionales ante los Atléticos de Oakland, quedando en buena posición para meterse a su cuarta Serie de Campeonato de la Liga Americana consecutiva.

“Rara vez se hablaba de ello. Nos dieron el papel de villanos”, dijo Baker a Texas Sports Nation. “No fue algo que asumimos porque lo queríamos. Aunque algo de eso probablemente fue merecido. Oye, he sido un villano la mayor parte de mi vida. Bien podría unirme al grupo”.

Astros tienen libertad para hablar

En las declaraciones de algunos peloteros, también empiezan a demostrar que están cómodos con el rol que le asignaron. Carlos Correa, el mejor bateador de los Astros durante la postemporada, no se escondió cuando le preguntaron por las victorias del equipo contra Minnesota.

“Sé que mucha gente está enojada. Sé que mucha gente no quiere vernos aquí. Pero, ¿qué van a decir ahora? Somos un equipo sólido, jugamos un gran béisbol, ganamos una serie, como visitantes, en Minnesota. Entonces, ¿qué van a decir ahora?”, comentó el campocorto.

Josh Reddick, jardinero derecho de los Astros, es otro de los peloteros que está cómodo con la situación. Incluso, se autodenominó como un provocador, porque quedó decepcionado cuando su equipo llegó a Los Ángeles y no había tantos aficionados de los Dodgers insultando a su alrededor.

“Pensé que habría más. Me decepcionó un poco que no hubiera suficiente por ahí”, afirmó el patrullero. “Sé que estoy revolviendo esa olla, pero cuando llegué allí, esperaba tener mi teléfono listo para grabar y ver qué estaba pasando, pero estaba un poco decepcionado con el número que estaba ahí”.

Son ese tipo de declaraciones que muchos dirigentes quisieran evitar. Ante un problema que provocó que una organización perdiera dinero, un mánager, un gerente general y el respeto de otros equipos, quizás están de más. Pero Dusty Baker no es uno de ellos.

“No les digo a mis jugadores qué decir”, señaló Baker. “Oye, son hombres adultos. Esto es Estados Unidos y puedes decir lo que quieras decir. A veces los insto a que estén vigilados. Pero si lo dices, entonces debes hacerte cargo, y debes estar a la altura y ser un hombre. Como dije, este es un país libre, y puedes decir lo que quieras decir”.

“Houston, no tenemos problemas”

Lo que en un principio se pensó que sería una temporada pesadilla, los Astros han logrado sumar éxitos. A pesar de la lesión de Justin Verlander y el bajo rendimiento de José Altuve, Houston necesita dos victorias más para pelear por otro banderín.

Los Astros buscan su cuarta Serie de Campeonato segida. Kevork Djansezian/Getty Images/AFP

Para algunos, se trató de suerte. Mientras que Baker piensa que es la capacidad de sus jugadores para manejar el contexto en el que están jugando.

“Es difícil decir cómo lo manejaste porque no había fans en las gradas, a menos que mires Facebook, Twitter o Instagram todos los días, lo que algunos de estos muchachos podrían hacer. Yo nunca lo hago”, siguió.

“El verdadero problema fue el tiempo que estuvimos sin jugar o entrenar por la pandemia. Muchos de estos jugadores necesitaban más tiempo y ahora están listos para rendir al nivel que están acostumbrados”, cerró Baker.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.