fbpx
Baloncesto

Un unicornio llamado Anthony Davis

Anthony Davis-NBA-Finales
Anthony Davis ha brillado en las finales de la NBA. Kevin C. Cox/Getty Images/AFP

Fuera de los tabloncillos de la NBA, un unicornio es una criatura mitológica que es utilizaba en todo tipo de fantasías. En una cancha de baloncesto, es un apodo que se entrega a los jugadores con talentos tan particulares, que son casi imposibles de reunir en un solo deportista. Tan complicados como ver a un caballo con patas de antílope y un cuerno en su cabeza. Con eso claro, Anthony Davis es un “unicornio”.

Durante las finales de la NBA, el interno nacido en Chicago hace 28 años brilló con todo su esplendor. Se unió a una selecta lista de leyendas que debutaron en una serie definitoria con 30 puntos, luego en el segundo encuentro dominó a todo rival que tuvo en enfrente y en el cuarto encuentro defendió a Jimmy Butler, quien llegó inspirado tras una jornada de 40 unidades.

“Puede lanzar a canasta desde lejos, pero también penetrar como si fuera un piloto. Todo eso con una estatura de 2.08 metros”, aseguró LeBron James sobre Davis. “Es un buen defensor que tapona muchos lanzamientos, es muy raro que un jugador tenga todas esas virtudes juntas”.

Anthony Davis, un interno que cuenta con el biotipo del típico jugador tosco y carente de agilidad, deja una línea estadística digna de un todoterreno. En la actual postemporada tiene promedio de 28.2 puntos, 9.3 rebotes con un 40% de acierto en triples y 82% en tiro libres. Además, bloqueó 1.3 disparo rival y repartió 3.5 asistencias por juego. Las funciones que un técnico normalmente reparte entre cuatro o cinco jugadores, la “ceja” lo hace solo.

“Es el mejor defensor del año”, elogió LeBron a su compañero. “Lo hemos dicho durante toda la temporada, por su habilidad para defender a jugadores de cualquier posición y asumir los desafíos, tanto en el perímetro como protegiendo la pintura”.

La fragilidad física, su único enemigo

Desde que los Pelicans lo seleccionaron como primero en el Draft de 2012, nadie dudaba del talento de Anthony Davis. Una vez empezó a jugar en la NBA, quedó claro cuál es el único enemigo en su carrera: las lesiones.

En ninguna de sus siete temporadas evitó los problemas físicos. Rodillas, tobillo, muñeca derecha y los hombros obligaron al espigado interno a perderse varios encuentros, dejando en 75 su cantidad máxima de enfrentamientos en una campaña.

Es lo único que puede controlar a un talento superlativo. En su primer año con los Lakers así lo demostró. Los rivales intentaron defenderlo con jugadores más altos, por lo que Anthony Davis les pasó por el lado con su velocidad. Cuando le arrojaron marcas dobles, se las quitó con su altura y al tener un rival más rápido, los posteó con su fortaleza. Además, encestó triples y tiros libres cuando su equipo lo necesitó.

“Es imparable. No hay nadie en la NBA que pueda pararle en el uno contra uno. Si quisiera, en cada partido anotaría 75 puntos”, afirmó Rajon Rondo, quien compartió con Davis en los Pelicans y ahora en los Lakers

Unión entre Lakers y Anthony Davis: una novela extensa

Para que los Lakers de Los Ángeles atraparan a este “unicornio”, tuvieron que batallar. Desde la temporada 2018-2019 empezaron a vincular a Davis con el conjunto angelino, sin embargo, los Pelicans de Nueva Orleans no estaban dispuestos a traspasar a su estrella tan fácil.

LeBron James y Anthony Davis. Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images/AFP

Anthony Davis presionó y solicitó el cambió a la directiva. Sin embargo, la operación no pudo llevarse a cabo durante el mercado de traspasos en plena temporada de la NBA, aunque claramente era inevitable. Los Pelicans se arriesgaban a perder a su principal activo sin recibir nada a cambio, razón por la que aceptaron la oferta de los Lakers en junio de 2019. A cambio de Davis, recibieron a Lonzo Ball, Brandon Ingram y Josh Hurt, además de tres primeras rondas del draft.

De momento, el precio pagado dio dividendos. Los Lakers están a un triunfo de conseguir el decimoséptimo título de su historia, los que les permitirá igualar a los Boston Celtics como los máximos ganadores en la NBA. Juntar a Anthony Davis con LeBron James es el principal motivo de esa posibilidad.

“Los jugadores exteriores lo atacan, pero es difícil anotar ante él. ¿Han visto lo alto que tuvo que tirar el balón Herro (escolta de los Heat)? Entró, pero tuvo que tirarla casi hasta el techo. AD puede hacerlo todo en defensa: defender al balón, el poste, mover los pies junto a los guardias, desafiar tiros, poner el cuerpo contra los grandes. ¿Necesito decir más?”, cerró James.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.