fbpx
Fútbol

Cinco puntos claves en la derrota Vinotinto ante Colombia

La selección nacional debutó ante Colombia. / Prensa Vinotinto

La Vinotinto cayó derrotada por 3-0 ante Colombia en el inicio de las Eliminatorias Sudamericanas del Mundial de Qatar 2022. El pasado viernes 9 de octubre, José Peseiro debutó en el banquillo criollo, sin embargo su compatriota Carlos Queiroz le arruinó el estreno.

Duván Zapata (minuto 16) y Luis Muriel en dos oportunidades (minutos 26 y 45 +3), fueron los autores de las correspondientes dianas, que sentenciaron la victoria cafetera en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla. De esta forma, Venezuela cortó una racha de cuatro partidos sin perder en premundial.

A continuación, presentamos algunos puntos claves que afectaron este partido en la derrota venezolana:

José Peseiro Vinotinto
José Peseiro debutó como DT en Venezuela / Prensa Vinotinto

1. Partido accidentado para La Vinotinto

El combinado criollo ya llegaba golpeado psicológicamente al debut, luego de una compleja semana donde la incertidumbre protagonizó las principales noticias. Aunque gran parte de los jugadores llegaron sin novedades a la concentración, otros sufrieron mucho estrés hasta último momento.

Junto a las bajas de Salomón Rondón y Júnior Moreno, por permisos de trabajo, a inicios de semana se sumó también la del zaguero Yordan Osorio, quien fichó a último momento con el Parma de Italia. Además, Mikel Villanueva, quien iba a ser titular, se lesionó en uno de los entrenamientos.

El ariete Fernando Aristeguieta tuvo inconvenientes para poder entrar a territorio colombiano debido a que su prueba PCR contaba con un plazo mayor a las 96 horas de realización. El Colorado retornó a México para hacer los respectivos exámenes y volvió, días más tarde a Barranquilla.

Vinotinto
Capitanes. / Foto: Vinotinto

Luego, los enormes esfuerzos por conseguir el permiso de José “Brujo” Martínez, quien se incorporó a la Vinotinto sobre la hora. Aun así, quedó por fuera de la lista final de 23 criollos para enfrentar a los cafeteros.

Asimismo, hay que acotar las travesías de Arquímedes Figuera y Yeferson Soteldo para poder sumarse a la selección nacional. Ambos fueron los últimos que llegaron al hotel de concentración, debido a problemas logísticos para poder conseguir pasajes y una ruta idónea que los hiciera estar disponibles a tiempo.

Por si fuera poco, ya en pleno partido, las cosas tampoco iniciaron del todo bien y la Vinotinto no se pudo recuperar anímicamente. Al minuto 8, tras una desafortunada jugada, el colombiano Santiago Arias sufrió una fractura en su tobillo y Darwin Machís, sin motivo alguno, recibió una tarjeta roja.

La misma fue corregida en el VAR, pero ya la desestabilización se había generado. Apenas cinco minutos más tarde de esto, llegó el gol de Duván Zapata. Al 26, golpeó Luis Muriel con el 2-0 y en el mejor momento de Venezuela, él mismo puso el 3-0.

2. La defensa: un punto débil

Para nadie es un secreto que los sectores con mayores alternativas de juego e incluso de argumentos individuales, son las zonas de volantes y delanteros. Pero en el debut de José Peseiro, los zagueros a nivel general, dejaron muy mala imagen.

Más allá de un lento retroceso que caracterizó a la Vinotinto durante todo el compromiso, el punto más débil de Venezuela fueron las bandas y esto lo supo aprovechar Colombia. Sus marcadores fueron Ronald Hernández (derecha) y Roberto Rosales (izquierda), quien nuevamente estuvo sacrificado y jugó a perfil cambiado.

Los tres goles llegaron por estas vías. El primero, mientras el lateral del CD Leganés atacaba junto a Darwin Machís y Jefferson Savarino en las cercanías del área rival. El volante que utilizó el dorsal ‘10’ perdió la pelota producto de una mala entrega en un taco y se generó el contragolpe, donde nadie logró parar a Juan Guillermo Cuadrado.

Minutos más tarde, el lateral Hernández perdió el duelo uno contra uno ante el también zaguero Johan Mojica, cayéndose incluso al suelo. Este al ingresar a zona de peligro, envió un centro rastrero que recibió Luis Muriel completamente sólo y al otro costado del área.

Esta fue otra situación donde la defensa se mostró frágil, teniendo problemas incluso de entendimiento, generados a su vez por el tiempo, de casi un año, sin poder jugar juntos debido a la pandemia.

Mientras que en el 3-0, el perjudicado fue Jhon Chancellor ante un mano a mano con Muriel. El colombiano terminó ganándole en velocidad al defensor del Brescia y remató al palo que protegía en dicho momento Wuilker Faríñez para ampliar el marcador.

3. ‘San Wuilker Fariñez’ no apareció

Con anterioridad, apelábamos al gran momento de Wuilker Faríñez para mantener no sólo la paridad en los compromisos, sino también el arco en cero en más de una ocasión. Pero en esta oportunidad no fue así. El guardameta del Lens de Francia no se encuentra en un buen ritmo.

En la Ligue 1 todavía no ha podido debutar, teniendo acción en el equipo filial en la cuarta división. Sin embargo, solamente suma 90 minutos, siendo esa única ocasión a finales del pasado mes de agosto. En este tipo de puestos, la regularidad en el juego resulta imprescindible.

Y aunque los goles llegaron por errores generales, desde la falta de presión en mitad de cancha hasta la solidez defensiva a la hora de marcar, tuvo complicidad en dos de tres goles.

En la acción de Duván, el portero mundialista sub-20 se quedó parado en la línea de gol, aunque el pase de Cuadrado fue al área chica. En el 3-0, el remate terminó siendo a su propio poste.

Hasta en el saque se reflejó lo anteriormente expuesto. En tres oportunidades entregó de forma errónea un balonazo con los pies, enviando la esférica hasta la zona fuera de la cancha y dificultando salidas limpias. Aun así, también intervino en par de veces para impedir más goles.

4. Ausencia de un conductor

La Vinotinto de José Peseiro salió inicialmente con un 4-2-3-1, con la pareja de volantes entre Yangel Herrera y Tomás Rincón. Pero un buen estudio colombiano anuló totalmente la posibilidad de que ambos tuviesen salida limpia con la pelota y generó hasta cinco pérdidas entre ambos.

En el planteamiento, la figura de Jefferson Savarino sería en forma de enganche o aquel jugador que buscara conectar con los extremos y el delantero. Sin embargo, durante el primer tiempo no fue así y más bien, en pasajes del partido, chocaba con Darwin Machís y Jhon Murillo.

Yangel Herrera. / Foto: Vinotinto

Pese a esto, cuando se juntaban los habilidosos con triangulaciones cortas por la banda, hacían mucho daño que al final no podía ser capitalizado, debido a un mal centro o poca presencia venezolana en el área rival.

Al no haber un jugador que pudiese tener ese hilo conductor en las transiciones defensa – ataque de la Vinotinto, no le quedaba de otra a los centrales (Chancellor y Ángel), que apelar a los pelotazos para buscar la espalda de los zagueros rivales.

Entre ambos criollos anteriormente mencionados, sumaron cinco pérdidas provocadas por el envío de balonazos. Ronald Hernández y Sergio Córdova también cedieron mucho el balón.

Pero cuando Savarino había agarrado el ritmo de lo que el partido en un principio le pedía, salió sustituido por Rómulo Otero. Un ‘10’ con características de este estilo y que entró enchufado, generando hasta cuatro faltas en campo de Colombia en los últimos veinte minutos.

Rómulo Otero. / Foto: Vinotinto

En todo el partido, Venezuela contó con tres tiros al arco. Irónicamente, dos de ellos fueron provocados en jugadas individuales por los laterales Roberto Rosales y Ronald Hernández, quienes patearon, exigiendo al cancerbero Camilo Vargas.

5. La pelota parada ya no es un argumento Vinotinto

A inicios de la década, Venezuela tenía un sólido argumento en ataque: las jugadas a pelota detenida y buenos cabeceadores. Era el caso de Gabriel Cichero, Oswaldo Vizcarrondo, Grenddy Perozo o Salomón Rondón, además de grandes ejecutores como Juan Arango.

Pero de unos años para acá, esta opción se ha ido reduciendo, bajando en gran medida las alternativas para llegar al gol. Todavía la Vinotinto sigue contando con buenos protagonistas: los zagueros Jhon Chancellor o Wilker Ángel, Yangel Herrera, junto al mismo ‘Gladiador’.

El hecho es que, incluso, aunque se generaron las oportunidades de ataque por intermedio de este tipo de jugadas, su ejecución no es la mejor. En el partido del viernes, Darwin Machís fue el encargado tanto de los tiros de esquina como de las faltas ofensivas y no logró generar peligro alguno.

Incluso, de los cuatro centros al área que lanzó el lateral Ronald Hernández, ninguno tuvo un receptor fijo, siendo este uno de los principales motivos de pérdida de la pelota. Acto que tendrá que corregir José Peseiro para enfrentar a Paraguay el martes 13 de octubre en Mérida.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.