fbpx
Columnistas

Ganar siempre es bueno

Venezuela pasó de ser claro dominador de uno de los eventos del ciclo olímpico a sólo competidor. Y, sin duda, ganar siempre es bueno.
El softbol venezolano se puso el oro en los Bolivarianos de 2017 / Cortesía

Venezuela pasó de ganar, de ser claro dominador de uno de los eventos del ciclo olímpico, a sólo competidor.

El 30 de noviembre del año 2013, se realizó la ceremonia de clausura de los Juegos Bolivarianos de Trujillo, en Perú, y con ellos terminó la hegemonía de Venezuela de 12 juegos ganados de manera consecutiva desde su edición en 1951.

En 62 años la delegación nacional nunca había perdido los juegos regionales que representan la primera parada de su ciclo olímpico, conformado por cinco eventos. Ese día, se marcó el principio de lo que hoy conocemos como superioridad absoluta del vecino. 

Judoca Anriquelis Barrios, oro en los Bolivarianos 2017

Colombia, que ya en 2012 daba el salto de calidad sobre Venezuela en los Juegos Olímpicos de Londres, pasó a ser de eterno segundo a claro dominador. Desde entonces, el vecino no ha parado de ganar en cuanto evento del ciclo olímpico se presenta en la escena. Incluso en esta misma versión de los Juegos Bolivarianos de Santa Marta en 2017, la ventaja fue de 119 medallas de oro entre el primer y el segundo lugar. Cabe destacar que Venezuela no llegó a 100 doradas en esa edición.

La imagen y dominio en el deporte representa muchas veces el nivel de desarrollo que presentan los países. Sin duda, establecer dominios regionales es importante. A ello hay que sumarle la posibilidad de organizar eventos en casa, lo cual siempre permite de manera intrínseca ventajas en los resultados finales. 

En 2019, en plena realización de los Juegos Panamericanos de Lima, Venezuela recibió otra derrota, pero esta vez en la mesa. A la utópica propuesta de hacer los Juegos Bolivarianos en “Los Valles del Tuy 2021”, le fue arrebatada la sede por razones obvias. En un país donde ingresan menos vuelos internacionales que Haití (no es una comparación peyorativa), me refiero al hecho de ser una nación azotada entre otras cosas por terremotos y enfermedades; era imposible que se le permitiera ser nuevamente “Bolivariana”.

Lilibeth Chacón en los Juegos Bolivarianos 2013

Lejos de volver a ser dominante

Venezuela y sus sistema deportivo hoy está lejos de volver a ser dominante frente a Colombia en ningún evento de estos. Sí, la comparación debe existir, porque más allá de querer ser como los hermanos bolivarianos, es saber ¿qué dejó de hacer el país para que al mejor estilo de la Vinotinto y el 3 a 0 en Barranquilla, Colombia nos pasara por encima?


También te puede interesar:


¿Qué hicimos tan mal para hoy rasguñar nueve medallas de oro en los Juegos Panamericanos? ¿Sabemos qué se sigue haciendo muy mal para tener una delegación de apenas 20 atletas para Tokio? ¿Qué hicimos para dejar de ganar?

Desestimar los eventos para llamarlos “resultadistas” pertenece, sin duda, a una mentalidad retrógrada. También se basan en burdas teorías de esas que aseguran que “las medallas no hacen a los campeones”. Todo esto es falso. Las medallas sí hacen a los campeones, sí dan voto y crédito a quienes las ganan y sí es importante subirse a lo más alto de un podio a escuchar tu Himno Nacional. Quien piense distinto entonces no conoce el deporte de alta competencia, donde el objetivo primario no es otra cosa que ganar. 

Equipo de lucha venezolano que dominó a Colombia en los Bolivarianos 2017

Hoy, los esfuerzos de quienes manejan los recursos del deporte en Venezuela están enfocados en un registro que busca controlar todavía más a las organizaciones del deporte federado. El que ha sido atacado, vilipendiado y oprimido al punto de hacerles sumisión a un sistema que claramente caducó. 

En los últimos cinco años, la forma en cómo se rige el deporte en Venezuela permitió más de 50 forfeits internacionales de selecciones adultas y acabó con los Juegos Nacionales. Y, luego de haber rechazado históricamente los principios olímpicos, hoy quiere formar parte de él.

¿Cargos internacionales para mantenerse en la actividad? Eso lo hablamos en otra columna. La diferencia entre la Venezuela que ganaba eventos a la de hoy que es segunda, sencillamente es abismal, porque además no hay relevo. ¿Quién quedará una vez se retire Antonio Díaz? ¿Quien viene detrás de Robeilys Peinado? ¿Quién pasa a ser el sustituto hoy de Hersony Canelón?

¿Ven que ganar sí es bueno?

Acerca del autor

Juan José Sayago

Periodista deportivo especializado en eventos del Ciclo Olímpico. He cubierto cuatro Juegos Panamericanos y tres Juegos Olímpicos. Soy comentarista de diferentes disciplinas y asesor de comunicaciones de atletas de alto rendimiento.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.