fbpx
Tenis

Nadia Podoroska: cómo le cambió la vida a la joya del tenis argentino

Nadia Podoroska
Nadia recibió casi 500.000 dólares por llegar a semifinales en Roland Garros / AFP

Nadia Podoroska pasó de ser una desconocida a la figura que apareció en todos los medios de comunicación. La argentina sorprendió al mundo tras llegar a semifinales del Roland Garros. La tenista pasó del puesto 131 del ranking a estar muy cerca del Top 40. Aunque ella asegura que no cambiará, su destacada actuación le abre las puertas a otra vida. 

La joven de 23 años nació en un hogar de clase media en Fisherton, Santa Fe. La Rusita, como le dicen en su comunidad, comenzó a jugar a los cinco años. En su camino sufrió lesiones en una mano, espalda y cadera, de las que pudo reponerse. Hace un par de años emprendió su viaje a España, específicamente a Alicante para entrenar y aumentar su nivel. Y miren si lo logró. 

Su apellido lo heredó de su abuelo ucraniano. Su madre es farmacéutica y tiene una farmacia junto a su esposo. Nadia comenzó a jugar en el Club Fisherton, donde también jugaba hockey la reconocida Luciana Aymar. Sus hermanos fueron a colegios de doble escolaridad, pero ella decidió pedirle a sus padres que la cambiaran para poder entrenar. 

Esos sacrificios hicieron que Podoroska poco a poco fuese compitiendo en torneos internacionales. Al ver hacia atrás, puede recordar los 14 títulos ITF que obtuvo en su vida desde que participó en Santiago de Chile en 2013. En aquella ocasión se repartía 10.000 dólares entre todas las tenistas. 

Hace menos de un mes, Nadia Podoroska alcanzaba su tercer título del año en un torneo de menor rango en Francia. Ese evento reparte 60.000 euros entre todas las participantes. Ese monto fue lo que dio el Roland Garros a cada deportista eliminada en la primera ronda del Grand Slam. 

Después de su participación en el Abierto de Francia, la argentina acumuló 425.250 euros (unos 500.000 dólares). Este premio le permitió superar los 301.547 dólares que sumaba en toda su trayectoria, según la WTA. 

Podoroska: un salto en el ranking y otras puertas que se abren 

Nadia Podoroska cayó en semifinales del Roland Garros ante la polaca Iga Swiatek, quien se coronó como campeona. Al salir del partido aseguró que no se pudo plantar desde el principio y no su mejor actuación. En esa rueda de prensa también aseguró que si vida no cambiaría y ella seguiría siendo la misma.

“Lo que más cambia en este momento es el aspecto económico y me da alivio. Haber conseguido estos resultados me posiciona totalmente distinto. Puedo seguir pagando el sueldo de mis entrenadores y equipo y continuar viajando por el circuito. Hasta hace poco no tenía ese respaldo, esa seguridad”, destacó Nadia. 

Para nadie es un secreto que si el atleta logra un buen estatus económico tiene más posibilidades de rendir en la cancha. Su nuevo ranking le permitirá tener facilidades para los cuadros principales de los Premier Mandatory y los siguientes Grand Slam.

Hasta el Roland Garros de 2020, Nadia solo había participado en un cuadro principal de Grand Slam; perdió en su debut del US Open 2016 contra Anett Kontaveit. Cuatro años después logró llegar a una semifinal. 

“En ese momento me sorprendió estar dentro de un cuadro de Grand Slam y hoy lo tomé como algo más normal, incluso, me siento más con los pies en la tierra. La diferencia que noto con aquel torneo es que hoy estoy mucho más madura”, expresó a Infobae. 

La argentina eliminó, entre otras, a la número cinco del mundo Elina Svitolina. Además, se unió a la lista de tenistas de su país que jugaron la semifinal de un Grand Slam. 

La pandemia, una raqueta nueva y su entrenador mental 

Nadia Podoroska en los primeros meses de la pandemia había quedado encerrada en Argentina. Sin embargo, nunca dejó de mantenerse en contacto con sus entrenadores en España. De hecho, fue de las primeras atletas que obtuvo el permiso para viajar a Europa. 

“Hasta marzo había ganado dos torneos, hice semifinal de un WTA y después pasé por la experiencia del ascenso con el equipo de Fed Cup. La verdad es que empecé el año muy bien. Durante la cuarentena no paré. Como no podía ir a una cancha a jugar tenis, seguí entrenando la parte física, la parte mental y ver videos”, comentó en Infobae. 

En 2020 cambiaron muchas cosas para la tenista argentina, entre esas su raqueta. Para ella, han sido muchos factores lo que le ha permitido evolucionar. No cree que sea una casualidad, sino mucho trabajo. 

“El juego no cambió, la raqueta nueva me ayudó a mover mucho más fácil la pelota con un balance diferente, con más profundidad. Y a partir de eso, posicionarme diferente en la cancha. No es sólo la raqueta. Es un proceso de seguridad y confianza. De seguridad. Son varias cosas”, afirmó en una entrevista en TyC Sport. 

Su concentración dentro de la cancha salta como una cualidad. El enfoque durante los partidos es vital y por eso sumó a su equipo un entrenador mental. Las sesiones son a distancia y se basan en el budismo Zen. 

“Esto me permite despegarme del contexto, algo que realizo dentro y fuera de la cancha. Cuando lo necesito, y estoy en medio de un partido, busco concentrarme y focalizarme para revertir y hacer que los pensamientos dejen de ser negativos, salir de la queja y transformarlos en positivo. Parece medio loco, pero no”, reveló a Infobae desde su lugar de residencia en Alicante. 

El futuro de Nadia Podoroska

Antes del Roland Garros, Nadia pensaba participar en torneos ITF, que son de menor trascendencia. Luego de su semana de ensueño en París las cosas cambiaron. Por lo que debe buscar otras competencias. Aún no sabe qué hará, ya que la WTA canceló los torneos que estaban previstos jugarse en Asia. El único que, por ahora, se realizará es el 19 de octubre en República Checa y ella no se inscribió. 

“La realidad es que el calendario es una incertidumbre. No tengo muchas opciones para competir. Sinceramente me gustaría seguir compitiendo por cómo vengo jugando, pero ya me sentaré con mi equipo para ver qué es lo mejor. También se está hablando de ir temprano a Australia”, soltó en declaraciones a la prensa. 

Su sueño es ser la número uno del mundo. No se considera la Cenicienta del Roland Garros 2020, cree que tiene mucho potencial para evolucionar. Los datos históricos los deja para la prensa o cuando se retire. Ahora vive el momento y desea que su actuación ayude a que se difunda más el tenis femenino en la Argentina.

Acerca del autor

Mariann García

Soy comunicadora social. Nací entre el mar y las montañas de Venezuela, pero hace más de tres años emigré a Argentina. Tengo diez años cubriendo la fuente deportiva. Me apasiona contar sus historias y descubrir el lado B de sus protagonistas.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.