fbpx
Hipismo

“Ciriaquito” selló su historia en el hipismo zuliano

Ciriaquito selló su historia en el hipismo zuliano
Manuel Ortega Chacón, "Ciriaquito" y Héctor Alonzo Rivas / @ManolinOrtega

Jesús Ángel García, el popular “Ciriaquito”, falleció este jueves 15 de octubre a los 95 años de edad en su tierra natal Maracaibo, Estado Zulia. Reconocido como uno de los grandes agentes de jinetes y a su vez, un pronosticador de calibre que enalteció y fortaleció, en su momento, al hipismo zuliano.

Un verdadero personaje dicharachero que desde que se inició en el hipismo en 1936 en el Hipódromo de Santa María, fue dejando sus pisadas y su característico humor que lo catalogaron como un ser humano inolvidable para sus amigos, familiares y los hípicos que a través de la radio escucharon sus líneas imperdibles para el juego del 5y6.

El periodista Manuel Ortega Chacón escribió la biografía de “Ciriaquito”. Y en ese texto dejó plasmado parte de la vida de este respetado personaje en la historia de la hípica zuliana. El orgullo de El Pozón, antiguo Saladillo, en Maracaibo.

“Comenzó en el hipismo en el año 1936 en el Hipódromo de Santa María. Lo llevaba su tío Luís García apodado “Cacharro” quien tenía varios caballos criollos traídos de la Guajira. Ciriaquito iba mucho al hipódromo como espectador y le gustaba el ambiente. Se metió en la caballeriza de su tío como ayudante y comenzó a ir todos los días, hasta que se hizo caballerizo”, contó Manuel Ortega Chacón.

Anécdotas que rodearon su gran pasión, las carreras de caballos

Jesús Ángel García fue un exitoso agente de jinetes en el Zulia. Triunfó con Alfredo Russo, Damián Quintero, Rafael Torrealba, Juan Vicente Tovar, José Padrón, Douglas Valiente, entre otros.

Y como pronosticador era muy efectivo en los programas radiales. “Cuando existían las transmisiones hípicas, era comentarista de Monitor Hípico Santa Rita: Paúl Bodington en los comentarios, Héctor Alonzo Rivas y este servidor en la narración. Se creó la sección el Ciriacazo de cierre. En una ocasión, llegó a acertar por 22 semanas seguidas la información de la sección, que era en la última del programa de carreras”, señaló Manuel Ortega.

“El equipo de Monitor Hípico realizó por 7 años los concursos de líneas en cada hipódromo. Ciriaquito se adueñó de 4 placas pertenecientes al renglón La Rinconada, 2 correspondientes al de Valencia, 1 en Santa Rita y obtuvo premiación en 4 oportunidades por acertar el mayor número de líneas en la etapa general, es decir, en todos los hipódromos venezolanos”, recordó el periodista.

Ciriaquito dejó una huella en el hipismo venezolano
Dos personajes zulianos: “Ciriaquito” y Euclides Villalobos (+) / Manuel Ortega

“Nunca podré olvidar una anécdota con Jesús Ángel y que selló definitivamente nuestra amistad. Trabajamos juntos. Hubo un problema en la radio y a mí me despidieron. Estábamos transmitiendo en un centro hípico. Ese día me voy y él se viene detrás de mí. Yo le digo ‘eyyy qué hacéis, devuélvete’. Y me respondió: ‘Si te vais, yo también me voy. No me gustó lo que te hicieron. Llévame para la casa’. Y lo tuve que llevar. Se solidarizó conmigo”, describió Ortega.

Entre otros de los cuentos en las diversas transmisiones y programas radiales, no podía faltar su amigo Levi Martínez. “Una vez Levi lo dejó en su casa. A “Ciriaquito” siempre le quedaban grandes los trajes. Cuando se bajó, cerró la puerta, pero parte del traje quedó atrapado. Leví se percató y arrancó suavemente el carro. Ciriaquito comenzó a gritar. ‘eyyy mijooo eyyy’. Duramos un mes echándole broma por ese momento jocoso. Lo quisimos mucho. Era un muchacho más del grupo. Pero, nunca le faltamos el respeto”, refirió.

 Damián Quintero: “Ciriaquito dejó una huella en nuestra hípica venezolana”

El jinete multicampeón Damián Quintero Machín, hoy residenciado en la Isla de El Hierro, en España; manifestó desde ese país su tristeza por la pérdida de una de sus mejores agentes en el hipismo zuliano.

“Tuve grandes agentes. Todos fueron muy buenos. Pero, tengo una mención especial para “Ciriaquito”. Fue un caballero, buen agente y amigo. Lo admiraba como un padre. Fue un amigo incondicional para lo que sea. Era educado, respetuoso y trabajador”, declaró Quintero.

“Para “Ciriaquito” lo que tengo son palabras de elogios. Me siento triste y dolorido por la pérdida. Es la vida. Tenía 95 años. Ya era hora que se fuera a descansar. Que vuele muy alto. Dejó una huella en nuestra hípica venezolana. Sea zuliana, caraqueña. Lo conocieron en toda Venezuela como una buena persona”, manifestó el destacado fusta.

Acerca del autor

Antonio José Medina

Soy Licenciado en Comunicación Social graduado en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Colegio Nacional de Periodistas (CNP) N. 14.578. Igualmente, Locutor profesional graduado Universidad Central de Venezuela (UCV). Certificado N. 37.671. Entrenador profesional de caballos de carreras. Matrícula INH N° 054. Igualmente, Comunity Mánager con 15 años de experiencia.

2 Comentarios

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.