fbpx
Fútbol

Nicolás Granadino: el nuevo zaguero venezolano del Deportivo Cali

El caraqueño de 16 años fue aceptado tras período de pruebas. / Foto: Alberto Gardeazabal

No todas las cosas en el 2020 han sido negativas. Al menos no para el joven caraqueño Nicolás Granadino, quien recibió una grata noticia recientemente tras ser aceptado en las categorías inferiores del Deportivo Cali de Colombia, luego de estar a prueba unos meses.

El zaguero central de 16 años, perteneció al Deportivo La Guaira mientras estuvo jugando en Venezuela. Además, vistió los colores de la Vinotinto en la categoría sub-15 durante el Sudamericano del 2019 disputado en Paraguay.

Pese a los resultados grupales, su presentación individual resaltó: cuatro partidos completos, iniciando como titular y marcando un gol frente a Brasil. Esto fue clave para dar el siguiente paso en su carrera.

“Gracias a Dios tuve una buena actuación en el Sudamericano sub-15 y me contactó una agencia de representantes en Colombia porque estaban interesados en mí. Mi papá y yo conversamos y al final terminamos firmando con ellos”, contó Granadino.

En diciembre de 2019, luego de terminar el certamen salió una importante oportunidad. “Mi papá me dijo que tenía que ir a Colombia en enero para terminar de sacarme la cédula, porque ya la nacionalidad la tengo. Pero estando allá me dice de sorpresa que había un equipo interesado en mí. Era el Deportivo Cali”.


También te puede interesar:


Inicialmente estaría por tres meses para determinar si quedaba o no. “Estuve desde enero hasta marzo entrenando con ellos y me fue muy bien. Sin saber si había quedado o no, me vine a Venezuela porque tenía un compromiso con la Vinotinto sub-17”, actividad que nunca se pudo cumplir debido a la pandemia.

Tras esto, la incertidumbre se apoderó de Nicolás y su familia. Pero recientemente recibió la llamada que más esperó durante este período. “Después de seis meses, nos llamó mi representante diciéndome que si estaban interesados en mí y que habían empezado el proceso de fichaje. Actualmente ya está listo y soy jugador del Deportivo Cali”, explicó.

Trabajando duro se logran metas

Desde los seis años lleva una pelota en los pies. Además, su padre terminó inculcándole la pasión por el balompié que lo motivó por soñar con trabajar por esta carrera.

“Empecé jugando desde pequeño porque mi papá siempre ha sido un loco por el fútbol. Lo que más admiraba era la Vinotinto. Siempre tenía mi camisa de la selección”, dijo.

La historia de Granadino tiene un hecho curioso. Inició jugando en el Colegio Henry Clay, ubicado en la capital, sin embargo, su primera posición en el campo fue portero. Mucho tenía que ver su estatura, pero luego cuando pasó a jugar al Santo Tomás de Aquino, descubrieron en él características importantes para subir a la zaga.

Granadino
Granadino fue el central titular en el Sudamericano. / Conmebol

“Jugué desde los seis hasta los ocho en el colegio Henry Clay. Luego me fui al Santo Tomás de Aquino y conocí al entrenador Francisco Caredu, quien me enseñó a ser ese defensa agresivo y rocoso. Siempre estaré agradecido con él”, recordó.

Tanto el señor Careu como otras diferentes personalidades han pasado por su corta carrera, aportando granitos de arena. Asimismo, años más tarde también jugó para el colegio Los Arcos y posteriormente llegó al Deportivo La Guaira.

“Llegué a los trece años y empecé jugando en la categoría plata. Con el tiempo pasé de plata a oro, donde conocí al profesor Jhonny De Freitas. Creo que ha sido el que más me ha ayudado en todo esto. Con él quedamos campeones de la sub-14 nacional en 2018”.

Asimismo, Jhonny De Freitas quien fue su entrenador en el cuadro litoralense, recordó el paso del joven jugador. “Sabíamos que era un jugador que desde el punto de vista físico cumplía con ciertas características para ser un jugador proyectable en el tiempo por su estatura, intensidad y rapidez”.

La Guaira
Equipo sub-14 campeón nacional. / Foto: cortesía.

Fue en ese momento cuando el club decidió trabajarlo a futuro. “Hicimos un buen trabajo como institución. Empezamos a hacer hincapié con un trabajo diferenciado para leer el timing del juego aéreo, despejes de cabeza y pie o anticipaciones. También en la parte técnica con la pelota, para que entregara un buen pase y tener buenos controles”, dijo.

Potenciar al jugador lo llevó a la Vinotinto sub-15. “No solo estábamos pensando en el momento del torneo, sino en el futuro del jugador. Teníamos claro que era un jugador con características para ser uno de los centrales de la selección de Venezuela”, contó De Freitas.

Granadino y el Campamento PAN

No solo el 2019 le permitió tener una experiencia internacional. Un año antes, Nicolás Granadino se ganó la oportunidad de viajar a Bogotá (Colombia) junto a otros catorce jóvenes con el reconocido Campamento PAN.

“Esto me ayudó más que todo en lo personal. Fue mi primera experiencia internacional para ver cómo era el fútbol en otros países y sobre todo en Colombia. Fue un aprendizaje propio”, dijo Granadino.

Y aunque en nada tuvo que ver esto con su reciente fichaje al Deportivo Cali, hizo que su adaptación en territorio cafetero fuese más amena. “Gracias a esa experiencia internacional, ya conocía el fútbol de Colombia y se me hizo fácil adaptarme”, aseguró.

El fútbol en Colombia se destaca por la velocidad. Para el estratega Jhonny De Freitas, las características de Granadino podrán ayudarlo en este fútbol. “Es un jugador rápido para los desplazamientos, llega muy rápido a ordenarse a las líneas y poder ayudar. Es agresivo e intenso a la hora de marcar. No se complica”, indicó.

Mientras espera, es tiempo de disfrutar

Actualmente Nicolás Granadino continúa en la capital del país. Sólo espera la orden de apertura del espacio aéreo nacional para viajar a Colombia e incorporarse a su nuevo club. Mientras tanto, retomó el cuarto año de bachillerato en un colegio a distancia.

“He aprovechado estos meses para retomar los estudios, ya que estando en Colombia se me hacía difícil estudiar, prácticamente no podía. Gracias a la cuarentena pude retomar los estudios y voy bien. Además, sigo entrenando desde casa”, indicó.

Granadino
Nicolás Granadino / Alberto Gardeazabal

También disfruta con la familia, aquel pilar importante en su vida. “Gracias a mi familia, sobre todo mi papá y su pasión por el fútbol, he alcanzado las pequeñas cosas que he logrado en el fútbol. Sin el apoyo que me dieron desde pequeño, a lo mejor ni siquiera hubiese jugado fútbol. Mi papá fue mi primer entrenador y que sigo teniendo, es el primero que me exige. Sin ellos no hubiese posible nada de esto”.

Asimismo, aunque ahora estará fuera del territorio venezolano, Granadino aseguró que cuenta con el apoyo de Frank Tamanaco Piedrahita, el seleccionador nacional de la Vinotinto sub-17. “Me he mantenido en contacto con el profesor Tamanaco y lo que me ha dicho es que cuenta conmigo. Está muy orgulloso de que haya podido lograr esta transferencia. Toca esperar y trabajar desde casa”.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.