fbpx
Beisbol

La mente maestra detrás de la Serie Mundial

Serie Mundial-Andrew Friedman
Andrew Friedman es el presidente de operaciones de beisbol en los Dodgers. Jayne Kamin-Oncea/Getty Images/AFP

Si existe una mente que conoce a la perfección a los Dodgers de los Ángeles es Andrew Friedman. Es uno de los arquitectos de un equipo que llegó a su tercera Serie Mundial en los últimos cuatro años, en parte, a sus decisiones para hacer cambios que otros directivos no se atreven en la actualidad.

Pero Friedman también sabe las entrañas de los Rays. En su momento fungió como vicepresidente ejecutivo en Tampa Bay, por lo que ayudó a ensamblar a ese conjunto que llegó a la final de las Grandes Ligas en 2008, pero que promovió la adquisición de jugadores como Kevin Kiermaier, Blake Snell y Diego Castillo, quienes siguen en el equipo en la actualidad.

En pocas palabras, Andrew Friedman es una de las mentes maestra de la Serie Mundial. Es uno de los pocos directivos en el deporte mundial que puede presumir de ser pieza importante en los dos finalistas el mismo año.

“Me di cuenta hoy cuando me desperté y revisé todos esos correos electrónicos y las preguntas sobre ello”, dijo Friedman a MLB.  “Es definitivamente irreal. Algunos de mis mejores amigos están ahí y bromeamos cuando yo me fui diciendo que nos íbamos a encontrar en la Serie Mundial algún día. Que eso suceda de verdad es irreal”.

Con los Dodgers, sus decisiones empiezan a dejarse notar. Concretó los canjes que trajeron a Mookie Betts y Brusdar Graterol. Además, seleccionó a Walker Buehler en el draft y firmó a peloteros como A.J. Pollock, Max Muncy y Blake Treinen, figuras que ayudaron a Los Ángeles a volver a una Serie Mundial.

Dave Roberts, David Price, Mookie Betts y Andrew Friedman posan durante la presentación de los peloteros Jayne Kamin-Oncea/Getty Images/AFP

Pero el directivo se ganó el respeto de las Grandes Ligas debido a sus movimientos con Tampa Bay. Fue contratado en 2004 para que tuviera el control de las operaciones de beisbol de un equipo con pocos recursos, pero con la intención de ganar.

Fue paciente, alimentando las categorías inferiores de los Rays con talento. Tras desarrollar a jugadores como Ben Zobrist o Evan Longoria, en 2004 Tampa Bay clasificó a la primera Serie Mundial de su historia con una nómina de 51 millones de dólares que, de acuerdo a MLB, fue la 28va en una campaña en la que los Yanquis de Nueva York encabezaron los gastos con 222,5 millones de dólares.

“La planilla salarial no decide el orden de las posiciones y creo que eso se confirma todos los años”, afirmó Friedman. “El poder tener un roster profundo y talentoso sin importar lo que gastes en nómina es la clave para ganar juegos, y eso es algo que ellos tienen. Ha sido por medio de muchas adquisiciones atinadas, algunas mediante el draft, otras con canjes y todo tipo de recursos creativos para identifica buenos peloteros”.

Una filosofía para llegar a la Serie Mundial

Una vez Andrew Friedman salió de la organización en 2014, las cosas en Tampa Bay no cambiaron. La filosofía en los Rays actualmente es la misma que dejó el ahora gerente de los Dodgers, por lo que está comprobaba que lleva a los equipos a la Serie Mundial.

Friedman siempre busca peloteros versátiles, como Yandy Díaz o Max Muncy, que pueden jugar en varias posiciones. La ofensiva la intenta armar con toleteros pacientes, que puedan llegar a las bases en repetidas ocasiones y aumenten las posibilidades de anotar muchas carreras. En sus cuerpos de lanzadores deben haber brazos flexibles, que no tengan problemas en abrir y ser relevistas al mismo tiempo, como Julio Urías o Charlie Morton.

Friedman trabajó con los Rays hasta 2014 J. Meric/Getty Images/AFP

Sin embargo, en la actualidad lleva a las riendas de una franquicia con un poder adquisitivo importante. Por eso no le tembló el pulso para adquirir a David Price y renovar a Betts, sin embargo, siempre siendo fiel a su forma de armar un equipo.

“Hay muchas similitudes en los dos rosters, así que será muy interesante jugar contra ellos. Los he visto jugar en muchas oportunidades y el realmente divertido. A pesar de que Kevin Cash llegó a la organización después de mi partida, es interesante verlo dirigir en la forma que lo hace”, continuó el directivo sobre su exequipo.

“Simplemente crecí en el juego trabajando con los Rays. Todos comenzamos juntos y fuimos a las bodas de los demás y estuvimos allí cuando nacieron nuestros hijos. Fue un capítulo asombroso de mi vida, y el éxito que pudimos tener, especialmente en la división en la que jugamos, fue increíblemente gratificante. Y siempre recordaré esos tiempos con los mejores recuerdos”, cerró Friedman.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.