fbpx
Columnistas

Anriquelis Barrios y el sueño de Navidad

En el Grand Slam de Budapest, Anriquelis Barrios obtuvo una plata histórica para el judo venezolano. Sin embargo, antes supero otro combate.

En el Grand Slam de Budapest, Anriquelis Barrios obtuvo una medalla de plata histórica para el judo venezolano. Antes de la competencia enfrentó a varios rivales a los que derrotó por Ippon.

Cuando la pandemia del Coronavirus se apoderó del mundo, Anriquelis estaba en Japón preparándose para vivir sus primeros Juegos Olímpicos. La judoca oriunda del estado Bolívar quien entrena en la Universidad de Tokai se prestaba para afinar los detalles de una inminente clasificación, luego de pasar más de año y medio ajustada a las normas de convivencia y entrenamientos que exige la tierra del sol naciente. 

Sin embargo, como a todo el mundo, el coronavirus arruinó los planes de Barrios, quien inició una etapa distinta dentro del espacio que ocupa en las residencias estudiantiles, junto a la también atleta venezolana Milca León de gimnasia. Desde ahí los entrenamientos cambiaron por pesas en el cuarto, movimientos reducidos y una paciencia como la de un pescador, para aguantar el encierro y el posterior regreso a los entrenamientos.

En Japón entrenar es duro, los horarios son duros y las exigencias también. Para una atleta de 26 años que está en la flor de la vida, fue todo un reto desde el inicio cambiar por completo, de comida, de ambiente y de familia. 


Lee también:


El sacrificio que representa vivir en este país va más allá de simplemente no tener el clima o la comida que te gusta. Es asumir que este compromiso es consigo mismo, con el país y con el desarrollo de quien quiere de verdad ser mejor dentro de los mejores, en un deporte que no solo exige hacer llaves o proyecciones. Es tener un estilo de vida.

Los rivales de Anriquelis no sólo en el judo

Para viajar hasta Budapest, la travesía parecía marcar un camino tortuoso. Todo empezó en Tokai, para llegar hasta Tokio, ahí el primer rival fueron las maletas. Al llevar equipaje para dos meses fuera de japón y no permitirle un bolso más, tuvo que pagar exceso de equipaje. Un golpe fuerte para quien va con el presupuesto un escalón por debajo para sobrevivir fuera. 

Superado ese tema, las pruebas PCR estaban a la orden del día. Fueron en total cinco antes de llegar al hotel de concentración en la capital de Hungría, donde Anriquelis Barrios vio por ejemplo cómo se retiraba toda la delegación de Italia por salir contagiados en Covid-19.

Después había que ganarle al peso. Las horas de vuelo y paradas en Qatar y Hungría generan siempre un descontrol. Afortunadamente la contextura de la espigada judoka le permitió estar en los 63 kilos, justo para iniciar el Grand Slam, primera competencia en más de siete meses de inactividad.

Un sueño de Navidad que se convirtió en objetivo

Antes de ir a Budapest, Anriquelis dudaba de su participación en el Grand Slam. El salir de la universidad le quitaría la posibilidad de generar un ingreso muy pequeño, que unido a muchos esfuerzos le permitirían soñar con a ver a su familia con la que no comparte desde diciembre pasado. 

Sin embargo, el no haber abandonado ni un minuto sus entrenamientos, desde la aparición del coronavirus, le permitió tener una forma física envidiable, esa que le hizo ganar tres combates en golden score (tiempo indefinido en el judo, hasta que se marca un punto), que fueron aproximadamente 10 combates más.

El premio en metálico, producto de su esfuerzo personal, que recibió en lo alto del podio en Budapest, era lo que le faltaba para reunir lo suficiente y así obtener el boleto que la lleve hasta Chicago, Illinois, a reencontrarse con los suyos.

Anriquelis Barrios dice que no le escribe una carta a Santa Claus desde que tiene 14 años. Hoy, en medio de la euforia que significa ganar una medalla mundial, vuelve a soñar como una niña y piensa que su obsequio de navidad de este complicado 2020 está muy cerca de concretarse, incluso antes del mismo 24 de diciembre. Este mágico regalo es simplemente un abrazo de sus padres y hermano.  

Acerca del autor

Juan José Sayago

Periodista deportivo especializado en eventos del Ciclo Olímpico. He cubierto cuatro Juegos Panamericanos y tres Juegos Olímpicos. Soy comentarista de diferentes disciplinas y asesor de comunicaciones de atletas de alto rendimiento.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.