fbpx
Beisbol

Julio Urías: Un lanzador que al fin lo dejaron ser una joya

Julio Urías dejó su legado en la Serie Mundial con su magistral presentación
Julio Urías dejó su legado en la Serie Mundial con su magistral presentación / Foto @Dodgers

Ya terminó la Serie Mundial. Los Dodgers de Los Ángeles quedaron campeones. Sin embargo, las historias no terminan allí, pues ahora queda desglosar lo más importante de cada protagonista. En este caso, Julio Urías fue tan importante para los conquistadores como lo fue Corey Seager, Clayton Kershaw o Walker Buehler, pero el mexicano tuvo en su “brazo bueno” la bola del último out.

Para millones en el área de Los Ángeles, nuevamente tienen un héroe de pitcheo de postemporada que se parece a ellos y habla su idioma (por la cantidad de mexicanos residentes en el sur de California).

Han pasado 35 años desde que Fernando Valenzuela, ampliamente considerado como el mejor lanzador nacido en México en la historia de las Grandes Ligas, ha impactado a los Dodgers en la postemporada.

Ahora, en 2020, una de las figuras más importantes de los Dodgers fue el joven sinaloense en la postemporada.

No pasa desapercibido para el joven de 24 años que lo que hizo para ayudar a los Dodgers a conseguir el ansiado título de la Serie Mundial llenó de orgullo a sus compatriotas en el área de Los Ángeles y en México.

“Desde mi debut, desde el momento en que firmé, todos sabemos qué este equipo es el más popular entre los latinos, entre los mexicanos. Y todo por lo que Fernando pudo hacer”, dijo Urías días antes de su apertura en el Juego 4 de la Serie Mundial. “Y estoy muy bendecido de ser parte de la organización y de ser parte de la Serie Mundial con esta organización”.

Urías impactó cada serie previa a la Serie Mundial:

  • Tres entradas sin anotaciones en el Juego de comodines 1 contra Milwaukee.
  • No hubo carreras limpias en cinco entradas contra San Diego en el Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Nacional.
  • Una carrera limpia en ocho entradas más de dos juegos contra Atlanta en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.
  • Superó a Valenzuela como el mexicano con más victorias en postemporada con 6 y con únicamente dos derrotas.

Cuando debutó en las mayores, en mayo de 2016, sabía que la tarea no era fácil por subir al “Big Show” con apenas 19 años de edad. También estaba bajo la sombra de Fernando Valenzuela, que representa todo lo que un mexicano haga en las Grandes Ligas será comparado a lo realizado por “El Toro”.

“Fernando Valenzuela es el mejor pitcher que ha sacado México y a mí no me queda más que seguir entrenando porque aún no he logrado mi sueño de lanzar en Grandes Ligas”, fue lo que dijo Urías antes de debutar en la Gran Carpa.

Ahora, cuatro años más tarde de su debut, fue clave para que los Dodgers avanzaran a la Serie de Campeonato y a la Serie Mundial, misma en la que volvió a brillar al sacar los últimos siete outs del encuentro. A sus 24 años, Julio César Urías Acosta se perfila para convertirse en el pelotero mexicano más grande de todos los tiempos.


Tal vez te interese:


Una enfermedad que no le impidió ganar la Serie Mundial

El camino de Julio Urías en el béisbol ha sido complicado, sobre todo en su infancia, pues se tuvo que someter a varias operaciones en su ojo izquierdo, donde desde muy temprana edad se le detectó un tumor benigno que no le permitía ver al cien por ciento.

“Es un tumor de nacimiento que, ni hablar, así quiso Dios que naciéramos y ni modo, es la que nos tocó. Hasta ahorita no me ha tocado algo grande que me haya afectado, sino que de chiquito sí las operaciones que tuve y pues la llevada a los Seguros de Guadalajara y Obregón, y pues durar un mes allá a veces con la operación, nos quedábamos a veces con un tío, en hoteles pagando y eso, pero yo pienso que desde chiquito fue la única complicación”, relató Julio Urías en entrevista para ESPN en el 2015, cuando apenas era un prospecto de las Grandes Ligas.

Julio Urías nunca permitió que su situación le afectara. “Dios me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo bueno”, señaló el propio serpentinero que ahora puede presumir de ser campeón de la Serie Mundial.

Mucho cuidado hasta dejarlo crecer

Aunque lo Dodgers siempre mantuvieron con extremo cuidado a su promesa del montículo, ya que lo subían, bajaban, lo dejaban abrir algunos juegos y otros de relevo, nunca tenía su puesto fijo en el equipo grande. Ahora, con lo mostrado en la postemporada, es claro, que no tiene nada de qué preocuparse.

El manager Dave Roberts dijo que los Dodgers se han quitado los “guantes de niño” en su manejo de Urías, quien a veces se irrita por las estrictas cargas de trabajo del equipo, pero rara vez se queja.

“Creo que se puede debatir si fuimos demasiado cuidadosos con él o no lo presionamos lo suficiente, pero aprecio, como estratega, que Julio tendrá una gran carrera”, dijo Roberts. “Y creo que la base de cuidarlo en sus primeros años es parte de ello. Eso no es fácil para una organización”.

“Aprecio que comprenda que todo lo que hicimos fue lo mejor para él y su carrera”, finalizó el piloto.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.