fbpx
Beisbol

Justin Turner: el lunar de la fiesta de los Dodgers

Justin Turner-Dodgers-Celebracion
Justin Turner jugó siete entradas tras conocer que era positivo. Tom Pennington/Getty Images/AFP

Durante una temporada atípica, se debía tener un final extraño. Mientras los Dodgers de Los Ángeles destapaban botellas de espumosas para celebrar el título, Justin Turner seguía en los interiores del clubhouse del equipo. ¿El motivo? Conoció durante el sexto juego de la Serie Mundial que había dado positivo en una prueba para detectar el Covid-19.

Ese fue el motivo por el que Turner salió del encuentro más importante de los Dodgers en el séptimo episodio. El antesalista, que se había ponchado en dos ocasiones, vio el resto del encuentro apartado de sus compañeros.

Pero ese aislamiento duró poco. Una vez la celebración del campeonato provocó abrazos entre peloteros, familiares y cuerpo técnico, el jugador se incluyó en la fiesta. A veces con tapabocas y en otros momentos sin nada, lo que empañó un festejo ansiado por la organización.

“Es una noche agridulce para nosotros”, dijo Rob Manfred, comisionado de Major League Baseball, durante una entrevista posterior al juego en FOX. “Estamos contentos de haber terminado. Creo que es un gran logro para nuestros jugadores completar esta temporada. Pero, obviamente, nos preocupa que alguno de nuestros jugadores dé positivo. Aprendimos durante el juego que Justin era positivo”.

Caso Justin Turner: ¿Imprudencia o riesgo necesario?

La noticia se conoció una vez finalizó el encuentro, sin embargo, todo inició antes del grito de play ball del sexto juego de la Serie Mundial. Según informó Ken Rosenthal, Justin Turner salió positivo en dos chequeos que se le practicaron, conociendo el primero durante el segundo episodio del encuentro.

Tras conocer el resultado, MLB comunicó a los Dodgers y solicitaron que Turner fuera removido del encuentro inmediatamente. Los Ángeles, quizás por lo que estaba en juego o con dudas del chequeo, se negó.  

Tras comprobar que el positivo se confirmó en una segunda prueba, finalmente el antesalista salió del compromiso. Edwin Díaz tomó su lugar, por lo que finalizó el encuentro sin tener mayor incidencia en el marcador final.

Sin embargo, todo continuó. Rosenthal aseguró en su artículo para The Athletic, que “emisarios de MLB y algunos trabajadores de los Dodgers le solicitaron a Turner que se mantuviera aislado durante la celebración”. Después de todo, sus otros compañeros no estaban contagiados y, con familiares y otro personal en el campo, su presencia en el campo traería un riesgo.

Justin Turner, sin embargo, hizo caso omiso. Quería participar en la celebración y, de acuerdo a una fuente de Rosenthal, recibió apoyo de funcionarios dentro de los Dodgers que le dieron acceso al campo. La foto, con el resto de sus compañeros, se la tomó sin tapabocas.

“Vamos a conseguirle una foto y luego sacarlo (del campo)”, dijo un funcionario de los Dodgers al reportero. “No podemos negarle eso. El chico es el corazón y el alma de la organización”.

Emociones irracionales

La emoción del momento fue innegable para Justin Turner, quien estuvo en los momentos más bajos de los Dodgers durante los últimos años. Al ser el jugador de posición más antiguo del equipo, estuvo en el campo durante las seis postemporadas seguidas sin ganar un título.

Sin embargo, en medio de una pandemia, un positivo puede desencadenar en varios contagiados. Con niños, esposas, madres y personas de la tercera edad abrazándose por el calor del momento, el pelotero de 35 años de edad convirtió un momento bonito en una potencial pesadilla contagiosa.

Justin Turner junto a su esposa Kortney” Ronald Martinez/Getty Images/AFP

Justin Turner, inundado de emoción, no practicó el distanciamiento social cuando abrazó y estrechó la mano de sus compañeros de equipo. Tampoco cuando permaneció en el campo junto a su esposa, Kourtney, quien también había sido parte de la burbuja de los Dodgers. Llevó mascarilla en algún momento, pero se la quitó para las fotos con su pareja y también para una foto con el mánager Dave Roberts, quien batalló con el cáncer en 2010.

“Si hay personas a su alrededor sin máscaras, eso no es una buena óptica en absoluto”, comentó el presidente de operaciones de los Dodgers, Andrew Friedman. “Pero creo que, desde nuestro punto de vista, las personas que estaban a su alrededor eran las personas que estarían en la red de rastreo de contactos de todos modos, que es lo cerca que hemos estado muchos de nosotros. Ahora creo que las pruebas posteriores que vamos a realizar son realmente importantes para descubrir qué hacemos y para asegurarnos de que cualquiera de los que somos potencialmente positivos no lo contagie a otras personas”.

Ahora será la imagen final de una temporada que ameritó un esfuerzo enorme. MLB no tenía un positivo durante 58 días, pero todo desencadenó con un Justin Turner contagiado, abrazando compañeros y familiares, tras enterarse de que el Covid-19 estaba en su organismo.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.