fbpx
Beisbol

Randy Arozarena, ¿la próxima historia por contar de Hollywood?

Randy Arozarena-MLB-Película
Randy Arozarena sorprendió durante la postemporada. Ronald Martinez/Getty Images/AFP

A base de cuadrangulares, el nombre de Randy Arozarena apareció en cada uno de los debates beisbolísticos de los aficionados desde que arrancó la postemporada. El cubano, poseedor del récord de más jonrones para un pelotero durante unos playoffs, es la gran historia de las Grandes Ligas en este momento.

Y una buena. Tanto, que sus representantes empezaron a hacer contactos con productores audiovisuales para llevarla a la gran pantalla, y así todos los aficionados puedan conocer como el bateador más temido del momento estuvo cerca de ser un completo desconocido.

La experiencia de Arozarena es prácticamente idéntica a la de otros beisbolistas cubanos. Tenía condiciones que superaban al promedio, por lo que decidió escapar de la isla y su política comunista para buscar un mejor porvenir. Se subió a un pequeño bote y, sin tener claro los próximos pasos a seguir, se enrumbó mar adentro.

Durante ocho horas estuvo batallando con olas de más de cuatro metros, pero debía llegar contra viento y marea a México, porque los beisbolistas cubanos desertores deben establecer su residencia en un tercer país para que el gobierno estadounidense les permita la entrada y puedan ser contratados por un equipo de Major League Baseball (MLB).

Afortunadamente Arozarena llegó sano a tierras mexicanas, sin embargo, nada estaba resuelto. Sin agente o entrenador, el joven se metía en un camino lleno de incertidumbre en el que no tenía nada garantizado. Lo único que contaba era con unas condiciones especiales para jugar.

En suelo azteca conoció a Guillermo Armenta, quien trabajaba como scout de MLB y tenía un cargo con los Toros de Tijuana. Tras notar el talento de Randy Arozarena, lo preparó para futuras pruebas de los equipos de las Grandes Ligas.

El antillano corría los 54 metros en 6.9 segundos, la velocidad promedio de un jugador del máximo nivel. Tras unos ejercicios, bajó el tiempo a 6.3 segundos. “Corría como un rayo”, dijo Armenta a The New York Times.

Pero ni eso levantaba el interés desde MLB. Por eso, Armenta decidió hacerle una broma a un frustrado Arozarena. Le afirmó que una organización lo iba a contratar si caminaba con las manos desde el home hasta la primera base. Al tomárselo en serio, el pelotero confesó que era gimnasta en Cuba y realizó la misión imposible sin muchos problemas.

“Pensé, ‘Wow, este chico es un súper atleta’”, reveló Armeta.

Randy Arozarena, la historia del nuevo Mr. Octubre

El resto de la historia, tras más pruebas, frustraciones y ayudas, es mejor. Randy Arozarena en definitiva firmó con los Cardenales de San Luis, que le dieron al pelotero un bono de 1.25 millones de dólares.

Desarrolló sus condiciones durante su presencia en las ligas menores y se convirtió en un prospecto interesante. Sin embargo, los Cardenales lo cambiaron a los Rays de Tampa Bay en un traspaso que también involucró a José “Cafecito” Martínez.

Con su nueva organización, apareció un nuevo traspié. Se contagió de Covid-19, razón por la que se perdió gran parte de la temporada regular y perdió terreno respecto a otros peloteros. Una vez recibió la oportunidad, todo ese esfuerzo que hizo en México, dio frutos.

Con el vuelacerca que conectó en el sexto juego de la Serie Mundial, Randy Arozarena amplió a 10 su propio récord de cuadrangulares en una postemporada. Además, aumentó a 28 su marca de hits en una postemporada.

Arozarena ya había quebrado la marca de Derek Jeter (23, Yankees, 1996) de imparables para un novato en unos playoffs. Por su parte, con su décimo bambinazo y el otro sencillo en el encuentro, amplió a 64 su propio récord de total de bases alcanzadas en una postemporada.

Arozarena rompió todo tipo de récords en postemporada Tom Pennington/Getty Images/AFP

En la franquicia de los Rays, Arozarena ya es el líder de hits por vida en postemporada, rompiendo la marca anterior de B.J. Upton. A diferencia de otros nombres, el cubano consiguió todas esas marcas en su primera experiencia en las Grandes Ligas.

“Vino aquí sin nada de lo que tiene ahora”, afirmó Armenta, quien ve en Arozarena unas condiciones que otros ignoraban. “Pero mírenlo ahora. Ese es Randy”.

De momento, se desconoce si alguna productora le compró la idea al agente de hacer una película sobre Randy Arozarena. Sin embargo, con cada batazo el guion se hace más atractivo.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.