fbpx
Beisbol

El secreto detrás de la legendaria defensa de Nolan Arenado

Nolan Arenado-Defensa-Oro
Nolan Arenado se convirtió en uno de los mejores antesalistas. Foto AFP

“Hay muchas preocupaciones por su defensa en la tercera base. Tiene mucho trabajo por hacer para mejorar ese aspecto de su juego”. Así definía el reporte en 2012 de un joven pelotero que empezaba a destacar en las categorías inferiores por su ofensiva, pero que no sorprendía por lo que podía hacer con el guante. Ese joven era Nolan Arenado.

Casi una década después, ¿ese reporte qué tan acertado fue? Tras el anuncio del pasado martes, Nolan Arenado ganó su octavo Guante de Oro, reconocimiento destinado a los mejores jugadores defensivos de las Grandes Ligas y que el pelotero, aquel cuestionado, se alzó en cada temporada que disputó.

¿Cómo un pelotero que durante el inicio de su carrera no destacaba por su guante, se convirtió en un defensor legendario? La respuesta la desveló el propio Arenado, quien aseguró que, en los primeros años como profesional, no acondicionó su cuerpo de forma correcta.

Cuando todavía era un proyecto en desarrollo, Nolan Arenado no fortalecía sus piernas con las mismas ganas que al resto de su cuerpo eso. Eso provocó que sus movimientos fueran lentos, por lo que le costaba atrapar roletazos alejados. Además, carecía de la agilidad que debería tener un jugador élite en defensa.

“Es más un “atleta de béisbol” que un “verdadero atleta”. Un corredor por debajo del promedio con buenas manos y un brazo fuerte, pero piernas gruesas y pies un poco lentos”, decía el reconocido analista de promesas del beisbol, Keith Law en 2011 sobre Arenado. “Para permanecer en la tercera base, tendrá que hacer todo bien con la parte superior de su cuerpo para compensar lo que su mitad inferior le impide conseguir”.

El jugador no negó que la parte baja de su cuerpo era un problema durante parte de su carrera. Sin embargo, una vez comprendió la importancia de la preparación física, trabajó lo necesario para mejorar en una parte fundamental del beisbol.

“Estaba fuera de forma”, admitió Arenado durante una entrevista. “No me movía realmente bien”.

Dieta y entrenamiento, la clave para la transformación de Nolan Arenado

Años después, Nolan Arenado recibe reportes completamente diferentes a los de su época como prospecto. Ahora es comparado con los mejores terceras bases de todos los tiempos, porque su defensa está al mismo nivel de las leyendas, algo que consiguió a dos decisiones: dieta y entrenamientos.

Los Rockies, viendo lo que tenían en sus granjas, contrataron un nutricionista para ayudar al joven. Le preparó una dieta especial para que la parte baja de su cuerpo estuviera en forma para todo tipo de movimientos en la tercera base. Además, un programa de ejercicios para fortalecer sus piernas.

Solucionado el aspecto físico, el coordinador de infielders en Colorado se encargó del resto. Enseñó, preparó y corrigió las fallas de Arenado al momento de buscar los roletazos, transformando un defensor dubitativo en una fortaleza capaz de salvar anotaciones para su equipo.

“Practicamos cómo ir a la pelota, diferentes movimientos, estábamos tratando de crear un mejor hábito”, recordó el pelotero de esas sesiones. “Fue difícil. Fue difícil al principio, porque no era muy bueno en eso”.

También buscó una postura en la que sintiera más cómodo. Aunque muchos le recomendaban que se agachara lo más posible, Nolan Arenado descubrió que mantenerse relajado le hacía más rápido al momento de atacar la pelota. “Nunca me sentí bien, sentí que no podía llegar a la pelota, no me sentía muy atlético. Me sentí con los pies planos”, dijo sobre quedarse bajo. “Me gusta empezar alto, moverme constantemente. Para mí, comenzando alto, siento que puedo reaccionar en cualquier dirección”.

Con una nueva mecánica, cuerpo más trabajado y sesiones de trabajo, Nolan Arenado cambió su destino. Pasó de ser un mal defensor a uno de los mejores que se vio en las Grandes Ligas, capaz de ganar Guante de Oro todos los años, sin discusión alguna.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.