fbpx
Psicología

Internacional holandés vs. la depresión: una pelea injusta

Gregory van der Wiel
Gregory van der Wiel aseguró que sufre de depresión. Jeroen PUTMANS / ANP / AFP

Gregory van der Wiel no pareciera tener motivos para preocuparse. Jugó en clubes importantes de Europa, por mucho tiempo se convirtió en pilar fundamental en la selección de Holanda, almacenó una importante cantidad de dinero por su talento como futbolista y es conocido por los aficionados del fútbol cuando lo ven en la calle. Luce como una vida perfecta.

Pero no lo es. El jugador de 32 años de edad confesó que sufre de depresión, un problema que pareciera ser ajeno para los deportistas, sin embargo, es una tortura diaria para el holandés diariamente.

El lateral publicó una carta en la que habló sobre sus problemas. Cómo el declive y ver cómo sus clubes perdían la esperanza en él empezaron a afectarlo psicológicamente, razones por la que temió lo peor durante varios momentos.

“He estado lidiando con ataques de pánico y ansiedad”, dijo van der Wiel entre sus revelaciones. Sentimientos como “frustración, ira, decepción y tristeza”, son parte de la montaña rusa de emociones que siente el futbolista durante el día, una pesadilla que no le permite disfrutar su carrera plenamente.

Antes de esa cárcel que represente su mente, Gregory van der Wiel alcanzó su punto más alto. Disputó el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Eurocopa en 2012, en ambas ocasiones siendo parte fundamental de la selección holandesa. Tan buenas fueron sus actuaciones, que para la temporada 2012-2013 lo contrató el PSG, su gran oportunidad a nivel de clubes.

Sin embargo, tras tres temporadas en Francia, inició el declive de van der Wiel. Se marchó al Fenerbahce, luego al Cagliari y finalmente a la MLS, pero ni siquiera tenía el nivel para destacar en los Estados Unidos. “El mayor golpe emocional llegó cuando me vi obligado a dejar el Toronto FC”, confesó el defensor, quien se ofreció para jugar gratis en los equipos de Los Ángeles, donde tenía una propiedad.

“Amaba al equipo, amaba la gente y la ciudad. Me imaginé jugando y viviendo en Toronto durante al menos otros 5-6 años”, confesó el holandés. “Luego, de la nada, tuve que irme por una conversación profesional y sana con el entrenador, una persona que me gustó mucho. Esto dolió mucho y todavía me duele”.

Punto bajo de Gregory van der Wiel: “Mis días eran la muerte”

Tras otro fracaso deportivo, Gregory van der Wiel tocó fondo. Intentó jugar en Atlanta, pero ni siquiera por ofrecer sus servicios gratuitamente lo aceptaron. Mientras tanto, la ansiedad ganó terreno en la mente del jugador, hasta el punto de adueñarse de sus pensamientos.

“Mi carrera terminó lentamente allí. En ese momento seguí adelante y no me di cuenta de lo que me hacía emocionalmente”, siguió. “Además de eso, está la sensación de no saber “qué sigue” para mí en mi vida. Despertar todos los días y no saber qué hacer era morir. Pasé de una vida rutinaria de entrenar todos los días y jugar partidos todas las semanas a no tener metas ni rutina en absoluto. Seis meses después comenzaron mis ataques de pánico”.

Gregory van der Wiel ahora juega en Holanda. Foto AFP

Cuando parecía perdido, llegó la llamada salvadora. RKC Waalwijk le ofreció no solo a van der Wiel un espacio para entrenar, sino ayudarlo con sus problemas psicológicos. Le permitirían volver a la cancha y recuperar la felicidad en ella.

“Todavía no he llegado, pero trabajo duro todos los días para hacer mi regreso. No estoy seguro de que esto suceda, pero el tiempo lo dirá. No importa el resultado, estoy muy agradecido por la increíble ayuda que recibo de todos en RKC”, comentó en su carta.

Porque la historia de los problemas de Gregory van der Wiel todavía no tiene un final feliz. Sigue batallando con sus fantasmas, pero al menos dio el primer paso: comunicarlo. Y también lo hizo para que otros deportistas se sientan identificados, se abran y luchen para superarlo.

“Quería compartir esto porque esto es parte de la vida. No importa quién sea usted, todos somos seres humanos y esto le puede pasar a cualquiera. También quería informarles sobre lo que he estado pasando y por qué la situación es como es hoy. No ha sido un año fácil para mí, pero ahora lo estoy haciendo mucho mejor y estoy muy emocionado por lo que tengo por delante”, cerró.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.