fbpx
Columnistas

Fisioterapia tras la cesárea: beneficios Del MEP

En ocasiones trabajamos con mujeres que han tenido cesáreas para evitar adherencias que puedan ocasionar limitación del tejido conectivo.
Cortesía

Como todo fisioterapeuta en nuestro programas de rehabilitación nos toca atender a pacientes postoperados. En muchas ocasiones trabajamos con mujeres que han tenido cesáreas para evitar adherencias que puedan ocasionar  limitación del tejido conectivo. 

La cesárea es una práctica quirúrgica en la que se realiza una incisión hasta las capas profundas del vientre de la madre para la extracción del bebé.

Estas incisiones van a provocar adherencias en la piel (que pueden ocasionar dolor o no) y en planos profundos del abdomen. Una de las afectaciones que puede tener es la disminución de la movilidad de los órganos, alteraciones de la postura, dolor lumbo-pélvico, alteraciones de la sensibilidad y/o dolor en la zona y engrosamiento de la cicatriz.

Durante la cesárea, las capas más profundas de la piel son cosidas por material reabsorbible que el  cuerpo  asimila con el paso de los días. La piel se cose con diferentes técnicas como grapas, puntos sueltos no reabsorbibles, sutura intradérmica.

Después de la operación, lo más importante durante los primeros días son los cuidados superficiales que requiere la herida. 

¿Qué pasa si no se tiene cuidado tras la cesárea? 

Las cicatrices no tratadas dan problemas a corto, medio y largo plazo. Y no sólo hablamos de problemas estéticos, sino de otros más serios como las adherencias, que repercuten en la salud de la mujer afectando a los órganos internos, problemas de suelo pélvico, dolores de espalda,y cambios mecánicos en toda la zona lumbo pélvica, un mal parto en el futuro.


Lee también:


Además, es recomendable ponerse en manos de un fisioterapeuta especializado para que revise la cicatriz y la trabaje en sus diferentes planos. Estas heridas pueden afectar no sólo al útero, sino también a los músculos abdominales y al tejido conectivo, provocando diferentes síntomas. 

¿Cuáles son los síntomas? 

  • Dolor constante en la zona de la cicatriz y alrededores.
  • Molestias en las relaciones sexuales.
  • Tensión en el abdomen e hipersensibilidad al tacto.
  • Molestia ante prendas ajustadas o ropa interior que roce la cicatriz. 
  • Retracción de cadenas miofasciales desencadenando dolores difuso y cambios posturales 

El proceso de cicatrización puede durar de uno a tres meses, dependiendo del procedimiento quirúrgico que se haya utilizado y de las condiciones de cada persona. 

El tejido cutáneo más superficial suele tardar de 7 a 10 días en cicatrizar, mientras que el útero tarda unos 18 meses en alcanzar una cicatrización completa y adecuada. Por este motivo, no se recomienda un segundo embarazo antes de dos años tras una cesárea.

La labor del fisioterapeuta será llevada a cabo en dos planos:

Un plano superficial: se trata la adherencia  de la cicatriz, el engrosamiento de la misma (queloide), su dureza o retracción.

Un plano profundo: se trabaja movilizando las estructuras y partes del cuerpo que se han visto afectadas por la cicatriz.

¿Cuál es el tratamiento indicado tras la cesárea? 

Terapia manual y técnicas miofasciales para despegar unas capas de otras. De esta manera podrán levantar brazos, moverse y levantar  peso sin molestias ni sensación de atrapamiento en el abdomen. 

Diatermia: es una técnica no invasiva que consiste en la transferencia de corriente de alta frecuencia con las que se eleva la temperatura a partes superficiales y profundas; aumentando así la vascularización de la zona. Esto aporta más nutrientes y oxígeno a la zona para que tenga más flexibilidad, se reduzca el edema y alivie el dolor. 

Trabajo de suelo pélvico con fisioterapeutas especializados  en este campo. En esta fase de tratamiento se realiza  terapia manual en la musculatura de la vagina para elastificar y relajar el músculo.

A partir de los tres meses, podremos empezar a trabajar el abdomen de una forma más activa mediante Gimnasia Abdominal Hipopresiva, realizando una serie de ejercicios que combinan la respiración con un trabajo postural específico a baja presión intra-abdominal. Este tipo de gimnasia favorece la recuperación de la musculatura abdominal y perineal entre otros muchos beneficios.

En esta columna quiero hablarles de los beneficios de MEP (microelectrólisis percutánea) y cómo ayuda a mejorar y evitar cambios mecánicos. 

MEP Microelectrólisis Percutánea 

Cada vez hay más profesionales que manejan el cuidado de las cicatriz (fisioterapeuta). Sin embargo debemos estar informados de las herramientas que existen. Hoy nosotros manejaremos Microelectrólisis Percutánea, aparato cuyo objetivo es el tratamiento para lesiones tendinosas y recuperación de tejido blando. Solo lo pueden aplicar los fisioterapeutas. 

La Microelectrólisis Percutánea es una técnica que emplea una micro corriente perfectamente estabilizada que se aplica en forma percutánea con una pequeña aguja de acupuntura. El fin de este tratamiento es generar una respuesta inflamatoria local controlada que desencadena la reparación de los tejidos por activación de los procesos fisiológicos de autocuración. Esto permite disminuir la formación de queloides en la cicatriz. 

Al efectuarse un tratamiento con MEP se llevan a cabo dos estímulos simultáneos: el estímulo mecánico de la aguja, que origina un complejo proceso de reparación para establecer la integridad de los tejidos y el estímulo eléctrico que desencadena una inflamación aguda localizada y controlada.

Esta inflamación provocará el aumento de producción celular, lo que trae como consecuencia la mejora del aspecto de la piel, tornándose más similar a la piel normal. Esto se debe a una mejora en la coloración y a una disminución en la profundidad de la cicatriz e incluso en las estrías.

Lógicamente el pronóstico dependerá del largo y profundidad de la cicatriz. Además de la edad de la paciente y su tipo de nutrición.

El tratamiento completo se realiza en pocas sesiones semanales, generalmente 7 a 10 aplicaciones son suficientes para obtener los resultados deseados.

Acerca del autor

Kevy Oropeza

Venezolano. Licenciado en Fisioterapia, egresado del Colegio Universitario de Rehabilitación May Hamilton. Tengo 15 años laborando como fisioterapeuta en el FutVe y actualmente soy el fisioterapeuta de la selección absoluta de Venezuela, la Vinotinto.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.