fbpx
Columnistas

Estamos perdiendo la memoria

Johny Paredes Béisbol
/ El Emergente

Cuando iba al Universitario a ver a Leones del Caracas versus Tiburones de La Guaira, era ese ser lleno de inocencia, lleno de magia en la cabeza, lleno de ilusiones. Tenía alrededor de seis años, cuando desde ese entonces frecuentaba el recinto de béisbol de Caracas, para ver en especial, este choque, porque mi padre era fiel fanático de los felinos y mi madre siempre fiel a los escualos.

Siempre he amado este deporte, este juego. Y precisamente por ese amor, estudié periodismo, porque quería estar cerca del béisbol. El cáncer se llevó a un pelotero venezolano, que vi muy poco siendo niño, que en paz descanse Johnny Paredes.

El punto de esta columna es el respeto que se debería sentir por el jugador y por el fanático. No sabía que se podían tirar memorias a la basura en un santiamén y eso pasa cuando un equipo deportivo no tiene una idea al respecto de lo que influye socialmente, es tan importante lo que ocurre fuera como dentro de la raya de cal, ¿están obligados hacer algo al respecto? No, pero que bueno, hermoso, poético cuando lo hacen.

El mercadeo deberia ayudar

Hoy el mercadeo lo he tomado como una forma más que para vender entradas, una manera de acercar al equipo al fanático. Cuando me tocó ejercer sobre esta área en el equipo de baloncesto Guaros de Lara, de la Liga Profesional de Venezuela, se implementaron estrategias geniales que juntaron el hambre con las ganas de comer y el resultado está a la vista. Estrategias donde un equipo profesional deportivo, siempre esté cerca de sus principales activos, jugador y fanático, la principal de ellas, darle memoria a Guaros. Que hoy no usen su archivo, para rememorar sus gestas deportivas, a sus protagonistas, es otra cosa.

¿Por qué no pasa algo similar con nuestros equipos de béisbol en Venezuela? ¿Por qué se va devaluando la relación jugador – franquicia – fanático? Hoy los equipos son más expuestos a la opinión pública y el caso de Paredes deja al descubierto lo que poco importa en este sentido, tenemos equipos sin memoria en Venezuela.

Deberíamos saber más de Johnny, de su legado dentro de Las Águilas del Zulia. En estos días Luis Sojo entrevistó a Raúl Pérez Tovar en su Instagram Live Show. Pérez Tovar, que yo recuerde, fue uno de los más importantes peloteros en Tiburones de La Guaira, ni siquiera su número ha sido retirado, hoy el fan joven de la Guaira a duras penas debe saber de él, en Estados Unidos, un niño de 10 años ya sabe quién fue Babe Ruth.

Todos los equipos hayan ganado un campeonato o no, tienen historias, esos mensajes tienen poder, tanto poder como ellos quieren que tenga. Paredes fue tragado por la historia en un proceso natural, o que se vuelve natural solo si la organización así lo quiere.

El pasado del béisbol

En lo particular, me gustan mucho los trabajos de comunicación donde se hace retrospectiva. No es malo saber de dónde viene el equipo al que sigo, como era su uniforme, quienes jugaban y quienes juegan hoy, esa mezcla de pasado y presente, si se hace bien, es sumamente genial para la memoria de cada fanático y para la memoria incluso, de los que siguen a otro equipo, porque estoy seguro que van a valorar eso.

Memoria, memoria corporativa, un equipo es su historia, su legado con sus fans y sus protagonistas, el deporte y sus momentos, instantes que enriquecen el alma de cada uno, que animan a que contemos de todo, porque los equipos son parte de nosotros, pero, sobre todo, nosotros somos parte de ellos.

En una conversa con el colega Augusto Cárdenas, coincidíamos en esto. Esa necesidad de prolongar los momentos en la memoria. Esa linda batalla comunicacional contra el tiempo donde el mensaje puede salir vencedor. Johnny Paredes fue tragado por el agujero negro del tiempo, hablamos de un tipo al que Carlos Quintana le dio voz de mando en medio de una generación de jugadores de béisbol que enalteció a todo un estado y que hoy deberíamos estar comentando tras el fallecimiento de Paredes.

Acerca del autor

Miguel Bastidas

Todavía estoy por descubrir quien soy. Si escribo tendré más propiedad. Si no escribo, perderé mi identidad. Ojalá Cortázar se vea con su Maga y yo me vea con el infinito tamaño de tus ojos. Creo que sigo en Argentina. Bailo salsa erótica. Juégate el 55...Chance!.
- Eres venezolano?
- Todo el tiempo
Sali de una universidad como Periodista. Soy imperfecto, ejerciendo la profesión perfecta, en un mundo imperfecto.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.