fbpx
Fútbol

La Vinotinto sin espacio-tiempo

A Peseiro y a la Vinotinto no les queda ni espacio ni tiempo. Un error puede ser capital, y eso que la ruta a Qatar 2022 aún comienza.
La Vinotinto tiene un gran reto / Cortesía @SeleVinotinto

Albert Einstein revolucionó la física hace ya casi cien años. Su teoría de la relatividad, en parte, explica cómo el tiempo puede ser percibido de forma diferente por las personas e incluso transcurrir de forma diferente, de acuerdo al marco de referencia desde el que se le mire.

Para muchos, el ciclo de José Peseiro en la selección venezolana aún comienza. Pero lo cierto es que tanto a él, cómo a la Vinotinto, no les queda ni espacio ni tiempo. Un error puede ser capital, y eso que la ruta a Qatar 2022 aún se inicia.

La segunda doble fecha de las eliminatorias suramericanas le plantea a Peseiro y a sus jugadores varios retos en condiciones (nuevamente) desfavorables; que intentarán poder salvar.

En su discurso, antes de iniciar las clasificatorias suramericanas al Mundial de Qatar 2022, Peseiro dejó una clara idea de sus intenciones. “Quiero un equipo ambicioso, que sepa jugar con la pelota, que vaya a buscar al rival”, expuso.

Sin embargo, el partido contra Colombia en Barranquilla, estrelló al DT portugués contra la dura realidad de que disputa el torneo más difícil del mundo; y contra su marco de referencia. Sin tiempo para inculcar su idea ofensiva, no había más que volver al pasado reciente; cosa que intentó, sin éxito, contra Paraguay.

Cortesía @SeleVinotinto

Los rivales

La Vinotinto tiene enfrente la peor fecha posible para el rebote, después de no sumar en la primera doble jornada.

Intentar sacar puntos en São Paulo contra Brasil, suena a utopía. Y para colmo de sus desgracias, el cuarto partido del torneo eliminatorio al Mundial de 2022 lo pondrá enfrente contra su bestia negra en casa: Chile. 

Desde la llegada de Tité a Brasil, la canarinha volvió al sendero del juego vistoso y bien practicado, que se había extraviado desde hacia un buen rato. A pesar de que no estará Neymar, tampoco Coutinho y también se cayó Casemiro (Covid-19) de la actual convocatoria; la profundidad de “Ou Scratch” es extraordinaria, y su capacidad de hacer daño desde todas zonas de la cancha.

Tienen volantes de primera línea que pisan el área, Roberto Firmino y Gabriel Jesus que juegan a abrir espacios y a encontrar huecos para que sus compañeros hagan daño, o la sempiterna marca de fábrica brasileña con sus laterales y extremos, que buscan en fondo y hacen daño en los costados. 

Puntuar en suelo paulista, suena a tarea titánica

Y luego, con la panza vacía y el hambre a cuestas, se asoma Chile. Que si bien todavía busca la forma de forzar la llegada de sus principales figuras desde Italia (Vidal, Alexis Sánchez y Pulgar se quedaron atrapados por el repunte de la pandemia); no se puede olvidar que cada vez que Venezuela llegó al duelo como local contra los australes necesitando ganar, siempre salió con las tablas en la cabeza. 


Lee también:


Paso en 2004 en San Cristobal (derrota por 1-0 gol sobre el final del partido de Mauricio Pinilla); en 2008 en Puerto La Cruz (caída 3-2, con doblete del “Chupete” Humberto Suazo); también en 2012 en el mismo escenario (Victoria por 1-0 con gol de Matías Fernández y un extraordinario partido de Arturo Vidal).

Las buenas nuevas en la Vinotinto

Sin embargo, y aunque el contexto es desfavorable, la concentración que se inició el domingo en São Paulo, muestra una mejor cara que la de la fecha anterior. Por lo pronto, una menos accidentada.

Los jugadores convocados se han reportado a tiempo y con buena disposición. Venezuela recupera para esta doble fecha a Salomón Rondón (fundamental en el ataque, no solo por sus goles, sino por su trabajo de arrastrar marcas y abrir espacios), a Yordan Osorio (pilar fundamental para ordenar la defensa) y a Junior Moreno (Bueno para estabilizar la mitad de la cancha). Sin contar que Yeferson Soteldo llegó a tiempo, y Jefferson Savarino y Rómulo Otero también están desde temprano.

Cortesía @SeleVinotinto

Peseiro podrá contar con todas estas figuras Vinotinto y tendrá, además, cuatro sesiones de trabajo antes de duelo con Brasil, para seguir en ese trabajo contra el reloj.

“El problema que tenemos ahora, es que no hay tiempo para trabajar una idea de juego más ofensiva. Hay que intentar defenderse bien, y luego aprovechar lo que nos quede para atacar”, expuso Peseiro el viernes pasado, antes de emprender el viaje a Brasil.

Tiempo, no le sobra. Margen, tampoco. El espacio se le achica, porque la necesidad apremia, y porque la eliminatoria puede hipotecarse temprano, cómo ocurrió en el ciclo pasado en la ruta a Rusia 2018. 

La relatividad del espacio-tiempo en el fútbol está regida por una variable indisoluble: Los resultados. Peseiro y Venezuela están a ley de un resultado positivo para ganar confianza y hacer que su marco referencial, le permita ganar más tiempo. 

Pero ni Einstein, el propio creador de la teoría de la relatividad, pudiera rebatir que en el deporte si no hay puntos positivos para contar, los procesos y sus tiempos, caducan, sin importar el marco de referencia desde el que se los mire. 

Acerca del autor

Pablo García Escorihuela

Periodista deportivo venezolano (UCV) con 15 años de experiencia cubriendo distintas disciplinas deportivas para medios escritos (impresos y web) y radio (comentarista). Soy especialista en fútbol, con gusto por el béisbol, el baloncesto y el fútbol americano; trabajé en Líder, Meridiano, El Nacional, AM y FM Center; vivo desde hace tres años y medio en Estados Unidos, desde donde aporto mi visión del deporte.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.