fbpx
Curiosidades

Fútbol, balonmano y el extraño caso de Hilmar Leon Jakobsen

Hilmar Jakobsen ha jugado para su selección en balonmano y fútbol / Roysni.fo

El 2020 ha sido un año particular. Cuando aún le falta para terminar ya ha tenido una pandemia mundial, miles de muertos, millones de contagiados. Una elección en Estados Unidos que no termina, huracanes, golpes de Estado, inundaciones. Pero Hilmar Leon Jakobsen tiene una sonrisa en su rostro, está feliz en el mejor año de su vida.

¿Pero quién puede ser feliz ante tanta calamidad? Pues él. Hilmar Leon Jakobsen no es un tipo famoso, pero su historia sí debería serlo. No importa si el resto de la humanidad está acontecida, Hilmar puede contarles a sus hijos y nietos en el futuro que en aquel tristemente célebre 2020 pudo jugar con la selección absoluta de Islas Feroe en balonmano y fútbol.

Antes de adentrarse a la historia de Hilmar, hay que conocer qué son las Islas Feroes. Es un archipiélago que forma un país independiente dentro de Dinamarca, pero que no pertenece a la Unión Europea. Tiene aproximadamente 50 mil habitantes, de esos 20 mil viven en su capital, Tórshavn; el resto convive entre islas de origen volcánico.

Jakobsen acaba de jugar con su selección ante Lituania / A. Gabilondo

Precisamente de su capital proviene Hilmar Leon Jakobsen, un deportista nato que desde pequeño amó tanto el fútbol que se dedicó a practicarlo. Pero un percance de salud lo obligaría a mirar un costado, tenía que buscar otra disciplina y escogió el balonmano.

Al poco tiempo de practicar balonmano llegó a la selección nacional, también, por otra carambola, regresó al fútbol y también fue llamado a la selección. En pleno 2020 ha jugado en ambos combinados y ante el mismo rival, Lituania.

Cuando Hilmar debió decirle adiós al fútbol

En cualquier país el ser seleccionado absoluto en dos disciplinas a la vez, y más si es fútbol, sería un suceso. Pero no tanto en la pequeña Islas Feroe, uno de los “patitos feos” del mundo de la UEFA. Año tras año se enfrenta a los más grandes del continente y el mundo, pero generalmente sale goleada.

Islas Feroe es la selección 107 en el mundo según el ranking FIFA. Según una nota del máximo ente del fútbol mundial, allí llueve 300 días al año y la temperatura rara vez supera los 15 grados. En esas islas hay más de 80 mil ovejas negras, un número superior a la población.

“Siempre quise ser futbolista. Los médicos me aconsejaron que dejara de jugar a los 17 años porque tuve que someterme a una operación en la cadera”, le dijo Jakobsen a BBC. Los mismos galenos le recomendaron que jugara balonmano puesto que sería más beneficioso para su salud. Con sus reservas, Hilmar se cambió de disciplina.

Hilmar defendiendo los colores de su selección / BBC Mundo

Atrás quedó su destacada participación en las divisiones menores del HB Torshavn, con el que debutó en primera división con 16 años. El hincha del Liverpool, y de Steven Gerrard, tuvo un desarrollo tan meteórico en el balonmano que terminó fichando por el H71, el club más laureado de la liga local.

“Gané tres títulos de campeonato y dos copas nacionales con el H71. Estaba totalmente concentrado en el balonmano y no me atrevía a pensar en el fútbol de nuevo”, contó a BBC, Jakobsen.

Cuando fue llamado por la selección nacional de balonmano, Hilmar Leon Jakobsen se puso la camiseta absoluta de su país y participó en las Eliminatorias al Mundial. En primera fase, Islas Feroe venció a Luxemburgo pero cayó ante Eslovaquia y Lituania. En segunda ronda fueron últimos de grupo al caer ante Dinamarca, Montenegro y Ucrania.

Pero la pandemia se esparció y obligó al balonmano a parar actividades

Y el fútbol retomó su lugar

Sin muchas opciones para entrenarse, Hilmar se unió al equipo de fútbol HB para mantener la forma física. En su debut anotó un par de goles y dejó buenas sensaciones. “El entrenador Jens Berthel Askou, ex defensa del Norwich City, me dijo que me uniera al primer equipo y le dije que no, no me parecía buena idea. Pero después fui cambiando de opinión”.

Tal vez en Islas Feroe no abunden los futbolistas, pero esa fue su gran oportunidad. Fue incluido en la nómina regular del HB en la liga y en sus primeros tres choques marcó un tanto en cada juego. Cuando ya iban 17 partidos disputados, contaba con 12 dianas.

Al final de la temporada su equipo era campeón. En balonmano, un año antes, también había levantado el trofeo. Luego del último choque del torneo, recibió una noticia que cambiaría su vida. El seleccionador nacional lo había llamado para el choque ante Lituania, el mismo rival contra el que había jugado meses atrás pero en balonmano.

Jakobsen jugó como delantero centro / Telesport

 “Este es definitivamente el mejor año de mi vida. A partir de ahora, me dedico por completo al fútbol. Mis compañeros de balonmano pueden haber estado un poco tristes de verme marchar, pero me apoyan y me comprenden plenamente”.

El pasado miércoles 11 de noviembre, Hilmar Jakobsen debutó con la absoluta pero de fútbol. Lituania venció a su selección 2 por 1, en un partido amistoso, pero él jugó los 90 minutos, recibiendo una tarjeta amarilla.

“Ahora, el objetivo es jugar en el extranjero. Eso es lo que quería cuando era niño y puedo pensarlo de nuevo. Tal vez podría mudarme a Dinamarca, Suecia o Noruega, e ir a una liga aún más grande desde allí”.

No todos han tenido un 2020 de mala suerte.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.