fbpx
Medicina

Rotura del tendón de Aquiles: ¿por qué causa pavor en la NBA?

Rotura-Tendon-Aquiles
Kevin Durant sufrió una rotura del tendón de Aquiles en 2019. Foto Gregory Shamus /AFP

Así como el beisbolista quiere sentir dolor en cualquier lugar menos en el codo o el futbolista evita a toda costa escuchar “ligamentos cruzados”, el basquetbolista tiene pesadillas con la rotura del tendón de Aquiles. Se trata de la lesión más temida entre los jugadores de baloncesto, porque trae consecuencias difíciles de solucionar.

Desafortunadamente, son varios los jugadores que escucharon ese diagnóstico recientemente en la NBA. Kevin Durant se perdió la temporada 2019-2020 por una rotura del tendón de Aquiles durante la final ante los Toronto Raptors. Klay Thompson, figura de los Golden State Warriors, fue el último en tener ese problema.

Preguntas a responder

Pero debe haber motivos por los que causa tanto pavor. ¿Por qué el Aquiles es tan temido? ¿Por qué se considera la peor lesión que puede sufrir un basquetbolista? Los antecedentes son pruebas suficientes. Según una investigación de The American Journal of Sports Medicine, 18 jugadores se rompieron el tendón de Aquiles entre 1988 y 2011. De esos, siete no volvieron a jugar en la NBA y muy pocos recuperaron el nivel que tenían antes de la lesión. 

Si se expanden los parámetros, es incluso peor. Tener esa lesión y no ser joven, es sinónimo de declive. Solamente Dominic Wilkins, leyenda de los Atlanta Hawks, ha podido regresar a un Juego de las Estrellas luego una rotura del tendón de Aquiles tras cumplir 30 años de edad. Durant aspira a ser el segundo.

Y es que no se trata de una zona del cuerpo común para un basquetbolista. El tendón de Aquiles es fundamental dentro de los movimientos del baloncesto, fundamental para arrancar, cambiar de dirección y ser explosivo. Tras romperse, es complicado que vuelva a ser igual de fuerte, por lo que causa un devastador efecto para el que se lastima.

“El tendón inflamado o roto impide el arranque de un paso, el impulso de un jugador en vertical, amortiguar caídas, propulsar y frenar los movimientos en pista… Es una estructura que conecta el tríceps sural (gemelos y sóleo) a su tendón y éste al hueso calcáneo del talón”, explicó Alex Contijoch, osteópata y especialista en alto rendimiento deportivo. 

¿Cómo les fue a algunos que se rompieron el tendón de Aquiles?

Para los jugadores de baloncesto, especialmente los anotadores, la explosividad es fundamental. Gracias a ella superan al marcador, evitar marcas dobles y pueden meterse en la pintura para atacar el aro. Romperse el tendón de Aquiles, trae una disminución de esa potencia.

De acuerdo a Contijoch, los continuos saltos provocan una sobrecarga en la zona, lo que en muchos casos ocasiona una rotura. En baloncesto, un jugador salta de media 200 veces en un partido y los tiempos de recuperación son muy justos entre partido y partido, una combinación que invitan a pensar en lo peor.

Casos de jugadores con esas lesiones abundan. Entre los más conocidos, Brandon Jennnings, quien sufrió un bajón tras la lesión. O Isiah Thomas, quien a pesar de ser de los mejores pilotos en la historia de la NBA, pudo regresar tras el problema. Los que sí lograron volver, prácticamente todos perdieron sus habilidades.

JugadorPuntos por juego antes de la lesiónPuntos por juego tras la lesiónTiempo inactivo
Kobe Bryant27.313.89 meses
DeMarcus Cousins25.216.312 meses
Chauncey Billups158.410 meses
Dominique Wilkins28.129.911 meses
Elton Brand20.517.613 meses
Jugadores estrellas que han sufrido rotura del tendón de Aquiles

Puede traer consecuencias en el futuro

Y no es lo peor. Según los especialistas, romperse el tendón de Aquiles pueden traer otros problemas físicos en el futuro. La rehabilitación debe ser cuidadosa, sin apuros y con mucho tratamiento para evitar otros problemas para el físico del basquetbolista.

“Durante el proceso de rehabilitación hay que ser muy precisos y medir muy bien cada paso. Es complejo medir las cargas de ejercicio con las que se trata al deportista en su recuperación y es fácil generar desajustes que terminan provocando nuevas lesiones en las cadenas musculares cercanas”, argumenta Iñigo Doñabeitia, fisioterapeuta.

Rudy Gay, jugador de los San Antonio Spurs, puede otro caso alentador. El talentoso anotador se rompió el tendón de Aquiles en 2017 y volvió a la NBA con capacidades para encestar la mayoría de sus tiros. Sin embargo, su rol cambió, disminuyeron sus minutos en cancha y dejó de ser la principal arma ofensiva de su equipo.

Saber cómo volverán Kevin Durant o Klay Thompson es algo imposible de predecir. Puede ser que sus mejores años quedarán en el pasado o la medicina moderna obrará un nuevo milagro, sin embargo, se encuentra en medio de la pesadilla de todo basquetbolista, algo que nadie desea estar.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.