fbpx
Fútbol

Deivid Tegues: del barrio El Viñedo al Deportivo Táchira haciendo goles

El joven delantero consiguió su primer gol como profesional. / Dvo Táchira

Noviembre ha sido un mes completamente especial para Deivid Tegues. Un joven de 16 años de edad que forma parte del Deportivo Táchira. En los últimos días, no sólo consiguió su debut profesional sino que también marcó su primer tanto en la Liga Futve, algo que soñó desde muy pequeño, cuando jugaba en las calles del barrio El Viñedo, en Anzoátegui.

El pasado viernes 13, no hubo mala suerte ni cábala que frenara al destino. Todo lo contrario, pasó a ser el mejor día de su vida, hasta los momentos. El estratega Juan Domingo Tolisano le brindó la oportunidad para salir titular ante Portuguesa, teniendo sus primeros minutos en el certamen.

“Ha sido uno de los días más felices de mi vida y de mi corta carrera. Cuando el profesor se me acercó y me dijo que me iba a dar la confianza de salir en el once titular, por un momento pensé que era mentira”, confesó Tegues a Triángulo Deportivo.

El joven delantero en sus primeros minutos. / Dvo. Táchira

Horas previas al juego ya lo sabía, pero como toda primera vez, los nervios no dejaban de envolverlo. “Me fui mentalizando para ese momento. Sentía nervios y ansiedad. Estoy agradecido con lo que Dios me ha dado y contento con la confianza del cuerpo técnico”, añadió.

Seis días más tarde, cuando todavía estaba disfrutando las secuelas de aquel importante logro, Deivid Tegues consiguió en Barinas su primer gol. En aquel momento, puso la ventaja 2-1 antes del medio tiempo, que al rato se convertiría en otra victoria aurinegra ante Monagas.

Los resultados de un duro trabajo

Su actuación en la Serie Élite con las categorías inferiores del Deportivo Táchira, lo llevaron a entrenar en este 2020 con el primer equipo. A pesar de su corta edad, Deivid Tegues parece estar consciente de lo que esto representa para el fútbol venezolano.

“No sólo es entrenar con el primer equipo, sino que es el Deportivo Táchira, uno de los más grandes del país. Eso es algo muy bonito, estar defendiendo los colores de uno de los clubes más grandes de Venezuela”, dijo.

Lo que logró en esta última semana lo mantiene muy contento, ya que el trabajo ha dado resultados. “Esto que me está pasando es fruto del trabajo que uno hace día a día. El esfuerzo y el granito de arena que uno hace todos los días por nuestra familia, por salir adelante y por nosotros mismos”, aseguró.

Desde su Anzoátegui natal, la familia se mantiene al tanto de cada acontecimiento en Barinas. “Ellos están muy pendientes. Cada partido me decían ‘¿Deivid cuándo vas a jugar?’. Les explicaba que eso no era así y había que tener paciencia. Cuando les avisé que saldría titular se pusieron muy contentos”.

Cuando llegó el día, la emoción traspasó la cancha. “El día del debut me vieron por televisión. Mi mamá me contó que se puso a llorar cuando me vio cantando el himno. Me dijo ‘creo que estaba más asustada que tú’. Esto también me llena a mí de alegría, sabiendo que en casa están felices por el trabajo que estoy haciendo acá”.

La oncena aurinegra cantando el Himno Nacional. / Dvo. Táchira

Amor a primera vista: el fútbol llegó a su vida

La influencia del béisbol en Venezuela es muy grande, siendo este uno de los deportes más comunes en muchas regiones del país, como por ejemplo el estado Anzoátegui. Y aunque actualmente Deivid Tegues ya alcanzó su profesionalismo en el fútbol, sus inicios estuvieron marcados por un guante y una pelota.

Pero gracias a su hermano, el balompié llegó a su vida. “Él jugaba partidos de fútbol campo y sala. Tenía un equipo en el barrio y salían a jugar a muchos lugares. Me llevaba a mí de pequeño, pero a mí no me gustaba el fútbol, practicaba béisbol”, contó.

Entre tantos juegos, surgió la magia. “Yo iba a los partidos de él y sentía cosas cuando lo veía celebrando goles. Me emocioné y comencé a amar tanto a este deporte que le lloraba a mi mamá y abuela para que me inscribiera en una escuela, ubicada a hora y media de mi hogar”, aseguró el joven delantero.

Dicha escuela se llama Fundescanz. “Estoy agradecido con esa escuela. Llegué a los 10 y duré dos años. A pesar del poco tiempo, aprendí cosas importantes y lo básico, que en el fútbol uno lo hace difícil, pero las cosas pequeñas son las que hacen grandes a uno”, recordó.

Posteriormente pasó a otra academia deportiva llamada Tiro Libre y aquí conoció a dos personas que apostaron por su futuro: Luis Nieto y José Pico, sus representantes deportivos.

“Agarraban muchos jugadores de esa escuela. Hablaron con mis padres y conmigo. Me dijeron que tenía un gran potencial y que me iban a ayudar. Decidimos trabajar juntos para lograr grandes cosas”, indicó Tegues.

Fue a partir de este momento cuando deciden dar un paso importante y tocar la puerta del Deportivo Anzoátegui, el equipo de fútbol principal de dicho estado. Sin embargo solamente estuvo seis meses, saliendo con 14 años de oriente a occidente.

Su meta clara era llegar a la Vinotinto. “Hicieron un módulo de selección y yo quería ir, pero me dijeron que la única manera era sacándome a un equipo grande, donde hiciera goles y me vieran. Deportivo Táchira me abrió las puertas a mis 14 años, para seguir aprendiendo y desarrollándome como futbolista profesional”.

Deivid Tegues realizó varios módulos de la Vinotinto sub-15. / Alberto Gardeazabal

Deivid Tegues logró otro objetivo

Su contextura física, estilo de juego y velocidad lo proyecta rápidamente como un jugador de selección. A los meses de estar en su nuevo club y de hacer goles en categorías superiores a su edad, el estratega de la Vinotinto sub-15 para aquel momento, Frank Tamanaco Piedrahita lo llamó a un módulo.

“Cuando me llegó el mensaje de que estaba convocado a la selección sub-15 de Venezuela, no lo creía. Llamé a mi mamá y estaban muy contentos. Me dijeron que en una semana viajaba y yo ahí mismo hice maletas. Parecía un niño cuando le dicen que lo van a llevar para la playa”, recordó.

En 2019 estuvo convocado a seis módulos de preparación, incluyendo un viaje internacional. Además estuvo presente en la convocatoria final de jugadores para el Sudamericano realizado en Paraguay.

Tegues (#11) durante un partido del Sudamericano sub-15 2019. / Vinotinto

“Fue una experiencia muy linda al lado del profesor Frank Tamanaco Piedrahita. Conocí compañeros muy interesantes y son cosas que nos va regalando el fútbol. Estoy agradecido por todo lo que está pasando. Vendrán cosas mejores, hay que seguir trabajando con los pies sobre la tierra”, dijo Tegues.

En el certamen continental, tuvo acción en los cinco compromisos, tres de ellos desde la titularidad. Incluso anotó un tanto en la única victoria que sacó el combinado criollo, frente a Bolivia.

Quedan sueños por cumplir

Con sólo 16 años y una importante proyección deportiva, Deivid Tegues ya comienza a tener metas a futuro. Sin embargo una de las principales es poder brindarle a su familia la posibilidad de salir adelante.

Tegues vs Monagas SC. / Dvo. Táchira

“Uno de mis sueños, que tengo en mente, es llegar a la casa y decirle a mi mamá ‘ya no vamos a vivir en esta casa’ o ‘vamos a tomarnos una vacaciones en Dubai’ o en algún otro lugar”, comentó el ariete oriental.

Asimismo, busca dejarle una enseñanza a otros niños de su edad y en especial a los de su barrio. “Otra de mis metas es que todos los niños del barrio donde soy, El Viñedo, entiendan que lo que uno se propone, lo puede conseguir. Sólo hay que creer”, aseguró.

Pero para poder alcanzarlos, debe trabajar duro. Para ello se inspira en los mejores, siendo Salomón Rondón su ejemplo a seguir dentro del mundo del fútbol. “Mi delantero favorito venezolano es Salomón Rondón. Quiero ser como él y lograr mucho más de lo que ha hecho él. Yo siempre me pongo el reto más alto”, concluyó.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.