fbpx
Otros deportes

Paula Pareto: campeona de la resiliencia

Paula Pareto
La judoca argentina consiguió medalla de oro en el Panamericano de judo / @Paupareto

Paula Pareto debía presentarse ante la mexicana Edna Carrillo en el tatami de los Juegos Panamericanos Lima 2019 para pelear la medalla de bronce. Sin embargo, la judoca decidió retirarse; uno de sus brazos se le durmió. La hernia que tenía en su cervical le avisaba que algo no estaba bien. 

Lo que comenzó como una simple molestia le impedía luchar por un podio. Ese 8 de agosto de 2019, la Peque estaba triste, pero como buena médica prefería oír a su cuerpo. Ella estaba consciente de la hernia en su cervical. “Primero se me durmió un brazo, después el otro. Empecé a ver estrellitas y dije basta”, confesó a Infobae en aquel momento. 

Pareto se bajó de la competencia en Lima porque no quería llegar lesionada al Mundial que se iba a disputar ese año en Japón. La hernia en la quinta y sexta cervical la acompañó durante mucho tiempo. A veces el dolor era leve, otras no tanto. La campeona olímpica de Río 2016 se hacía fuerte y luchaba contra sus rivales y esa molesta sensación. 

A pesar de todo, su resiliencia y sacrificio le permitieron ganar en 2019 medallas de oro en el Grand Slam de Ekaterimburgo y en el Panamericano de su categoría, se subió al podio en el Grand Prix de Montreal y finalizó séptima en el Mundial de Japón. “Te mata vivir así. Cansa sufrir todo el día por lo mismo”, dijo en una entrevista a Clarín. 

En octubre de 2019, Paula entró al quirófano para terminar con su sufrimiento y estar lista para clasificar a lo que sería Tokio 2020. Su entrenadora confesó a La Nación que esa intervención fue como volver a nacer. La decisión de Lima 2019 fue muy dura, pero sabía que el deporte le daría una revancha. Aunque en ese momento no se imaginaba que además de una lesión, se le iba a atravesar la pandemia del Covid -19. 

Paula Pareto regresó a los podios 

Después de 14 meses sin competir; entre la operación y la pandemia, Paula Pareto volvió en el Grand Slam de Budapest. La argentina consiguió medalla de plata tras caer en la final de la categoría hasta 48 kilogramos ante la kosovar Distria Krasniqi, número 2 del ranking mundial. 

Esta competencia fue la primera prueba competitiva desde marzo, cuando el covid-19 paralizó todo. En ese momento, la Peque se encontraba en Rusia y tuvo que vivir toda una travesía para regresar a su casa. Aunque la aventura la comenzó en Ezeiza cuando a horas de salir de su país le pidieron un certificado de buena salud para competir. Nunca le había solicitado esto, por lo que para cumplir debió retrasar el viaje. 

Paula y su entrenadora llegaron a Moscú y les avisaron que el torneo estaba suspendido. Una vez más debieron realizar el recorrido transatlántico para volver a casa. Apenas pisó Buenos Aires tuvo que hacer cuarentena. En este periodo aprovechó para hacer ejercicios en casa y sus videos se hicieron virales por la intensidad. 

“Lo más importante es el crecimiento personal en el día a día. En casa me hacía desafíos personales. Me retaba a mí misma de lo que habían sido días previos”, contó a la emisora  Club 94.7 sobre sus días de aislamiento. 

Posteriormente, la atleta de 34 años se alistó para atender a sus pacientes en el Hospital de San Isidro en su rol de traumatóloga. La doble medallista olímpica trabaja en el área de ortopedia y aunque no es parte de la primera línea siempre se resguarda para no enfermarse y evitar enfermar a sus pacientes. 

“Tomamos los mismo cuidados que toman las personas cuando salen a hacer alguna compra. Cuando atendemos a la gente, como no sabemos de dónde vienen o con quiénes estuvieron, nos protegemos con una mascarilla y algunos médicos rocían con alcohol a los pacientes”, reveló a Clarín unos meses atrás. Al llegar a casa tiene una zona para dejar todo lo que usó y hasta confiesa haber manchado ropa por lavarla con cloro para desinfectar. 

Además, también vivió en una burbuja sanitaria en Santa Teresita, la costa Argentina, junto a la selección nacional. Toda esta preparación le ha permitido regresar a las competencias por la puerta grande. 

La revancha panamericana 

Paula Pareto aún revive lo que fue aquella decisión de no salir al tatami en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Ella era una de las favoritas por su medalla en Río 2016 y porque es la pequeña gigante del judo. 

El deporte siempre da revanchas y así le pasó a la judoca argentina. Como si fuese una película, un año después de aquella decisión dolorosa, asistió al Campeonato Panamericano de Judo en México. En la final le ganó a la mexicana Edna Carrillo, la misma que debía enfrentar por la medalla de bronce panamericana en Lima. 

En esta ocasión se impuso y subió a su podio dorado. Ya en semifinales, Pareto le había ganado a su compatriota Keisy Perafán, que llegó desde el repechaje y se quedó con el bronce.

Paula participó en 12 campeonatos Panamericanos: ganó cinco (el de esta jornada; Lima, Perú, 2019; San José, Costa Rica, 2018; Panamá 2017 y Guadalajara, México 2011); en tres obtuvo la medalla de plata (La Habana, Cuba 2016; Toronto y Edmonton, Canadá, 2015); y en tres finalizó tercera (Guayaquil, Ecuador, 2014; San José, Costa Rica, 2013 y El Salvador 2010).

En el único Panamericano senior en el que Pareto no subió al podio fue en el de Montreal, Canadá, 2012, en el que fue quinta. 

Si algo ha demostrado Paula es que no le teme a las adversidades. Todo lo contrario, la hacen más fuerte. Los puntos que ha sumado en los últimos podios la dejan muy cerca del boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio, lo que podría ser su retiro. 

“En todos los juegos dije que me iba a retirar, ahora en cuanto a la edad me daría. Lo ideal sería seguir con la medicina y quedar relacionada de alguna manera con la parte de formación de la selección”, resaltó en 20 minutos de la emisora 94.7. 

Solo ella sabrá cuándo es el momento de decir adiós; mientras se sigue luciendo y dando muestras de que nada es imposible cuando se trabaja por conseguirlo. 

Acerca del autor

Mariann García

Soy comunicadora social. Nací entre el mar y las montañas de Venezuela, pero hace más de tres años emigré a Argentina. Tengo diez años cubriendo la fuente deportiva. Me apasiona contar sus historias y descubrir el lado B de sus protagonistas.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.