fbpx
Baloncesto

Ricky Rubio y el precio del negocio en el deporte

Ricky Rubio-NBA-Baloncesto
Ricky Rubio fue cambiado por los Suns. Foto AFP

“Esto es un negocio”, frase repetida hasta el cansancio por los deportistas que fueron protagonista de un movimiento que no esperaban. Esa combinación de palabras no las dijo Ricky Rubio, base armador que fue traspasado de los Phoenix Suns luego de escuchar que no se movería del equipo bajo ningún motivo.

Pero sí cambiará de aires, de forma obligada y sin que fuera su deseo. Su nombre estuvo involucrado en el movimiento que llevó a Chris Paul a Arizona y mandó a Rubio a Oklahoma City. Luego, lo involucraron en otro cambio, recalando en los Minnesota Timberwolves, conjunto que lo llevó a la NBA en 2011.

Estar involucrado en un cambio, no es un problema para Ricky Rubio. Ser un veterano de la liga le hizo entender que muchas veces se toman decisiones de este tipo, sin embargo, los Suns le hicieron promesas que no le cumplieron.

No es la manera de la que me quería enterar. Especialmente lo digo por mi agente, que estaba hablando con el equipo y al que le habían dicho que mi nombre estaba fuera de la mesa de negociación pese a los rumores. Y luego pasó todo eso”, cuenta el jugador a Jon Krawczynski, de The Athletic.

Especialmente tras una temporada como la que tuvo. El piloto destacó con un equipo joven, en desarrollo y que está cerca de convertirse en un contendiente a llegar a la postemporada. Rubio promedió 13 puntos y 8 asistencias por juego, por lo que tenía motivos de sobra para pensar que era parte importante del interesante proyecto que estaban armando los Suns. De hecho, eso le dijeron.

“Sientes que todo lo que te han dicho durante todo el año, lo de comprar el proyecto, equipo joven, que te necesitan… Bla, bla bla… Parece que nada era verdad, siguió Ricky Rubio sobre los mensajes que le decían en Phoenix.

Ricky Rubio va de nuevo a una franquicia en restructuración

Muchas cosas cambiaron desde que Ricky Rubio llegó a la NBA con los Timberwolves a la actualidad. Ahora es un jugador diferente, quizás no con la misma velocidad de su juventud, pero con más maña. Además, cuenta con más armas en ofensiva, el principal motivo para su buena temporada.

Lo que no cambió mucho, es la situación de los Timberwolves. Desde 2011, su año de debut, Minnesota sigue inmersa en una restructuración que no pareciera terminar y que anda lejos de llevar al equipo a pelear por un título de la NBA. Y a eso va el veterano. Tras ayudar a que los Suns se acercaran al objetivo, pasará a comenzar de cero con jóvenes.

Afortunadamente, tiene talento a su lado. Karl-Anthony Towns, D’Angelo Russell, Anthony Edwards, número 1 del draft. A todos ellos los ayudará a explotar su potencial y empezar a construir un equipo competitivo.

“Las cosas han cambiado. En 10 años cambia tu vida. Soy un jugador diferente y un hombre diferente. Ahora soy más maduro y estoy más preparado. Viendo los vídeos que me han hecho con mi regreso me he quedado pensando: ‘Guau, esto ocurrió hace ya mucho”, recordó. “Aquellos días era como estar en las películas. Era bajar del avión y sentirte como una estrella del rock. Si me preguntas lo que se me pasaba por la cabeza, ni lo recuerdo porque estaba demasiado emocionado como para pensar”.

Aunque no todo es malo. Confesó que tiene una gran relación con el que será su entrenador, Ryan Saunders, al que ya tuvo como técnico ayudante. Además, en el cuerpo técnico estará un expiloto curtido en distintos circuitos como Pablo Prigioni, de quien puede aprender más del arte de ser un excelso base armador en la NBA.

“He tenido muchas batallas con él y aprendí de esa mentalidad argentina, que es como la que tiene la Selección Española. Volver a Minnesota es algo especial, así que estoy contento de regresar a mis raíces como basquetbolista”, siguió.

Para Ricky Rubio, los Wolves serán su tercer equipo en tres años tras pasar por los Suns y los Jazz. En todos los sitios aprendió nuevos sistemas y estilos de jugar, siempre recordando lo complicado del negocio del baloncesto. “He aprendido a saber jugar sin el balón. Así es como creces como jugador. Estar en situaciones incómodas, si sabes utilizarlo bien, te puede ayudar a mejorar mucho tu nivel de juego”, cerró.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.