fbpx
Beisbol

Racismo en las Grandes Ligas: una discusión pendiente en MLB

Racismo-MLB-Beisbol
Kyle Lewis informó que sufrió ataques racistas en las Ligas Menores. Foto AFP

A diferencia de la NBA, en las Grandes Ligas pareciera que no existe el racismo. Jugadores de raza negra destacan, consiguen la admiración de todos y se consagran como estrellas de las organizaciones. Pareciera ser lo que buscan las otras disciplinas en los Estados Unidos. Pero no es así.

Dentro del beisbol también existe el racismo. Eso los sienten la mayoría de los jugadores afroamericanos, sin embargo, son pocos los que se atreven a comentar al respecto. Justin Dunn y Kile Lewis, peloteros de los Seattle Mariners, decidieron romper el silencio sobre una de las asignaciones pendientes de Major League Baseball (MLB).

Para Lewis, flamante Novato del Año de la Liga Americana, destacar un deporte en el que predominan atletas blancos no es sencillo. Especialmente cuando jugaba en las ligas menores, donde continuamente batalló con la discriminación.

“En Doble-A tuve un incidente en el camerino cuando estábamos en Tulsa. Alguien escribió ‘aprende a nadar’ en una pelota y la colocó en mi casillero”, comentó el jugador que, a pesar de recibir una atención especial por ser uno de los principales prospectos de la organización, todavía lidió con el racismo. “Nunca me enteré quién lo había hecho”.

Para algún despistado, el gesto de “aprende a nadar” es una forma de decirle simio a una persona en los Estados Unidos. Curiosamente, el ataque llegó desde un compañero de equipo con el que compartió durante toda una temporada.

“Fue difícil porque practicas un deporte predominantemente blanco”, continuó Lewis sobre su experiencia en las Ligas Menores. “Pero también estás tratando de avanzar en tu propia carrera y cuidarla. Comprende el dolor de la comunidad en ese momento y lo que está sucediendo fuera de su burbuja. Se volvió difícil de manejar”.

En el caso de Dominic Smith, jugador de los Mets, es igual de complicado. Quizás no vivió una experiencia similar a Lewis, pero sí puede notar el racismo durante los encuentros. Aficionados desde las gradas sueltan improperios, por lo que su incomodidad al momento de salir al terreno no era normal.

“He estado muy emocionado de ver que esto sucede continuamente”, dijo Smith a MLB. “Fue un día largo para mí. Como que no estaba mentalmente. Creo que la parte más difícil es ver que a la gente todavía no le importa. Para que esto suceda continuamente, solo muestra el odio en los corazones de las personas. Eso es una porquería. Ser un hombre negro en Estados Unidos no es fácil”.

Peloteros ante el racismo

A pesar de la incómoda situación que vivió en las Ligas Menores, Kyle Lewis se sintió a gusto en Seattle. Los Marineros se convirtieron en el equipo con más jugadores de raza negra en el roster en la historia de las Grandes Ligas, por lo que se formó más que un grupo.

Por eso, entendieron la importancia de actuar más allá del campo. Convertirse en algo más que deportistas que ganan mucho dinero, sino buscar la forma de promover un cambio. No solo en las Grandes Ligas, sino en los Estados Unidos.

Ante eso, los Marineros fueron de los primeros equipos que promovieron la suspensión de juegos en las Grandes Ligas. Se juntaron para decirle al mundo que el racismo estaba presente y el beisbol no iba a permanecer más tiempo en silencio. La organización entendió a la perfección.

“Somos una familia bastante unida”, dijo Dunn, lanzador de los Marineros. “Kyle y yo tuvimos la suerte, junto con los otros jugadores afroamericanos, de tener algunas presencias de veteranos como Dee Gordon que pudieron hablar y tener esas conversaciones no solo con nuestros compañeros de equipo, sino también con la alta gerencia y los dueños. Sé que estoy muy agradecido por todo lo que hicieron los Marineros”.

Los peloteros de los Mariners durante la protesta. Foto AFP

Smith, en Nueva York, quiere usar el béisbol para ayudar a los niños que lo necesiten. Dijo que volver a sus lugares de origen y al centro de las ciudades es lo más importante que pueden hacer los beisbolistas negros para generar un impacto. Solamente eso aumentará la cantidad de jugadores afroamericanos durante los próximos años.

Una de las claves, según la opinión del exmánager Jerry Manuel, es que los peloteros tengan libertad. Que se expresen en el campo con movimientos impresionantes, canciones al momento de sus turnos al bate o arrojar el madero cuando peguen jonrones, promoverán una cultura al juego que la hará más atractiva para los jóvenes que se sentirán motivados a vencer el racismo.

“La clave es que mientras la mente no esté esclavizada, el cuerpo puede ser libre”, agregó Manuel. “Eso es lo que necesitamos que sean nuestros jóvenes: libres. Libres para expresarse, libres para desafiar el aparato que está en su lugar. Necesitamos la singularidad de todos y cada uno de estos muchachos para ser parte del juego. Eso es lo que hace que nuestro juego sea grandioso. Se trata de mejorar el juego”.

Ante tantas restricciones, MLB intenta limitar las expresiones de los jugadores. Sin embargo, ahí puede estar una clave para derribar el racismo y hacer más atractivo el juego de beisbol, dos problemas que tienen en las Grandes Ligas actualmente.

“La cultura se ha moldeado para ver esas cosas de manera negativa y actuar fuera del respeto por el juego, pero creo que el respeto por el juego es jugar duro y jugar de la manera correcta. Ponerse el uniforme con orgullo y llevarlo de la manera correcta”, cerró Lewis.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.