fbpx
Baloncesto

Caron Butler: una estrella que cambió el narcotráfico por la NBA

Caron Butler-NBA-Drogas
Caron Butler jugó con el Miami Heat. Foto AFP

El paso de Caron Butler por el baloncesto está lejos de ser similar a la de LeBron James, Kevin Durant o James Harden. Sin embargo, fue bastante fructífera. Jugó 14 temporadas en la NBA, durante su mejor época destacó por sus condiciones ofensivas y ganó 84 millones de dólares. Se trató de una carrera más que positiva, tomando en cuenta que durante algún momento su meta era ser narcotraficante y no basquetbolista.

La historia de Butler no es parecida a la de otros jugadores. Se crio en Racine, un pequeño de condado del estado Wisconsin que es conocido por ser uno de los grandes mercados de drogas de los Estados Unidos. Entre violencia, pobreza y necesidades, pasó sus primeros días un talentoso proyecto deportivo.

Sin embargo, Caron Butler tenía otras prioridades durante su infancia. Sin un padre, su figura paternal fue un tío que continuamente estaba detrás de las rejas. Ir al colegio tampoco estaba entre sus deseos, porque los problemas económicos lo obligaban a trabajar con 11 años de edad.

“¿Por qué iba a estudiar si no venía un impacto rápido en mi vida? Vender drogas, en cambio, me daba cientos de dólares por día”, fue el pensamiento que Butler recordó que tuvo cuando comenzó a traficar.

En “Tuff Juicie, mi viaje desde las calles hasta la NBA”, la biografía que publicó en 2015, el exjugador confesó cómo fue su vida. Admitió que a los nueve años de edad empezó a disparar armas de fuego y durante la adolescencia se convirtió en un experto comerciando drogas. A los 16 años de edad, la policía encontró en su casillero una pistola del calibre 32 y 1200 dólares, por lo que terminó encerrado en un correccional por nueve meses.

“Fue la peor experiencia de mi vida. Recuerdo cómo mi madre acompañó al autobús penitenciario hasta la misma puerta del correccional. Fue muy triste”, recordó Butler, quien aseguró haber peleado, puesto en aislamiento por 15 días y todo tipo de pesadillas durante su detención.

“Me dediqué a leer, a escribir y definitivamente entendí que lo mío no podía seguir siendo esto, que tenía un talento –jugar al básquet- y debía aprovecharlo”, explicó el jugador en su biografía.

22 de marzo de 1998: el día que cambió la vida de Caron Butler

Ni siquiera la privación de libertad o los terrores que vio en su barrio, impactó tanto en la vida de Caron Butler como el 22 de marzo de 1998. Un policía, encargado de un operativo en Racine, tuvo en sus manos privar a un joven de convertirse en estrella de la NBA.

El detective Rick Geller se convirtió en el salvador de Butler. Junto al escuadrón que estaba a cargo, encontró 15.3 gramos de crack escondido en el garage y a un adolescente en su cama. Se trataba de Caron Butler, estrella del baloncesto de secundaria que intentaba dejar en el pasado su vida como delincuente, ahora con 17 años de edad.

Sin embargo, los antecedentes estaban en contra de Butler. Los consejeros pidieron a Geller que lo procesara, porque se trataba de un joven conflictivo que ya había violado la ley. Mientras tanto, el joven decía: “No, señor. Se lo juro. Estoy tratando de dejar atrás esa vida. Hace al menos un año y medio que no estoy en eso”.

Caron Butler cambió su vida draticamente. Foto AFP

Con dos caminos por tomar, el policía decidió creerle a Butler. “Un narcotraficante no tiene un trabajo en Burger King por tan poco dinero… Y menos si en ese trabajo se quema las manos haciendo papas fritas. Un traficante no tiene 11 dólares en su bolsillo, se tapa con frazadas cuando entra la policía a su casa, ni llora de esa forma cuando asegura no ser culpable”, recordó años después el funcionario.

Tras eso, la vida de Caron Butler cambió. Se enfocó totalmente en el baloncesto y desarrolló las condiciones suficientes para llegar a la NBA. Sin embargo, todo eso pudo ser diferente con una decisión diferente de un policía.  “En la zona todos sabían de mi historial y el operativo era enorme. Él tuvo que tomar una decisión y lo que eligió cambió mi vida para siempre. Tranquilamente podría haberme acusado, tenía suficientes pruebas. Pero eligió creer… No ves policías así hoy en América”.

Terminó reclutado por la Universidad de Connecticut y luego terminó seleccionado por el Miami Heat en el Draft de la NBA en 2002. Jugó con los Lakers, Wizards, Mavericks, Clippers, Bucks, Thunder, Piston y Kings. Anotó 12.430 puntos durante su carrera, una que estuvo cerca de nunca iniciar por su deseo de convertirse en delincuente.

“En Racine viví cosas mucho peores que aquel incidente. Presencié más tiroteos de los que puedo recordar… Imagínense que yo, de chico, soñaba con ser narcotraficante y no un jugador de la NBA”.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.