fbpx
Beisbol LVBP

Noches frías dentro de la burbuja de la LVBP

LVBP-equipos-Caribe
Los equipos de la LVBP se mueven en la búsqueda de refuerzos

Se acabaron las escapadas para ir a fiestas, visitas familiares o paseos por los centros comerciales de las capitales del país. En tan solo una semana de haber iniciado la temporada 2020-2021 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) los peloteros ya sienten el impacto de jugar durante una pandemia y estar dentro de una “burbuja”.

La realidad del beisbol del Caribe es que los jugadores estaban acostumbrado a muchas libertades. El calendario, sumado la época, ofrecía una variedad de escenarios atractivos para los beisbolistas. Se paseaban por fiestas, reuniones familiares y celebraciones que ya estaban programadas por los equipos. En 2020, todo eso cambió.

Ahora la rutina durante la campaña de la LVBP está más limitada. Cada pelotero despierta en su habitación, se dirige a la zona habilitada del hotel para alimentarse, luego regresa a su cuarto hasta que llega el momento de ir al estadio. Cuando termina la jornada, la dirección que toman es clara: del dugout al autobús y de ahí a su morada.

“Ahora estamos bajo un régimen que debemos cumplir”, aseguró un pelotero que pertenece a los Cardenales de Lara. “Es un reglamento bastante duro y que todos debemos cumplir sin excepción. Me parece bien, porque todos debemos cuidarnos con lo que está pasando, pero no es algo a lo que estábamos acostumbrados”.

Dentro de los hoteles hay zonas para el esparcimiento. La piscina ofrece un lugar para la lectura o escuchar música, un ambiente diametralmente opuesto a las fiestas, celebraciones o vida nocturna que tenía un importante porcentaje de los jugadores en condiciones normales. Además, un limitado contacto con su entorno, porque la mayoría de los equipos de la LVBP no desean correr ningún riesgo de contagio.

Una rutina trastocada

Los beisbolistas que acostumbran a participar en la LVBP tenían espacio para todo tipo de actividades. Podían reencontrarse con amistades que tenían mucho sin ver y los importados aprovechaban para hacer turismo en Venezuela. Para 2020, eso se cambió por un hotel, hisopos y el autobús que los traslada del estadio al sitio de hospedaje.

“Todos del campo al hotel. Aquí nadie anda por ahí solo o paseando”, continuó el jugador que prefirió mantenerse en el anonimato por temor a una sanción. “Y desde temprano en los entrenamientos dejaron claro que va para todos los jugadores. No es como antes, que las figuras tenían libertades. Ahora todo el mundo anda metido en la burbuja”.

Ante semejante limitaciones, hay jugadores que todavía intentan aclimatarse a esas condiciones. Especialmente porque el protocolo de seguridad obligó a cambiar la rutina de los peloteros, una que no se había tocado durante mucho tiempo.

“Es algo muy complicado, de verdad. Estas condiciones nos limitan muchas cosas del trabajo y en el terreno de juego”, comentó José Rondón, miembro de los Leones del Caracas. “Por el protocolo, prácticamente llegamos al estadio a la hora de la práctica. Debemos estar mucho tiempo resguardado”.

Acualmente, José Rondón es uno de los mejores bateadores de los Leones del Caracas y todo gracias al entrenamiento en casa que hizo en el año.
José Rondón / Alejandro van Schermbeek

Para el jugador de 26 años de edad, inmerso en un inicio positivo con el madero, no es sencillo ajustarse al protocolo de la LVBP. Incluso las terapias, que son parte fundamental de la rutina de muchos beisbolistas, tuvieron que ser modificada para evitar ser alcanzado por el Covid-19. “Los tratamientos, ir a los chequeos cuando se tienen molestias físicas, todo cambió. Pero es algo que llevamos poco a poco y que vamos a superar”, siguió Rondón.

Peloteros de la LVBP están advertidos: “Las multas no son fáciles”

Cada equipo de la LVBP se reunió con sus jugadores y dejaron en claro la importancia de cumplir el protocolo de seguridad. El circuito venezolano, a diferencia de lo que sucedió en Major League Baseball con los Marlins o los Cardinals, no tiene espacio ni recursos para soportar un brote dentro de un equipo, por lo que se encargaron de dejarle claro a los jugadores que habrá consecuencias por no cumplir las reglas.

Por ejemplo, un equipo aseguró que, un jugador que salga contagiado tras un descuido o irresponsabilidad, dejará de cobrar el sueldo acordado. Las sanciones económicas son diferentes en otros conjuntos, sin embargo, siempre lo suficientemente importantes como para evitarlas a toda costa.

“Esas multas no están nada fáciles. Está claro que todos debemos cuidarnos, pero es necesario cumplir ese reglamento porque es una plata que aquí nadie se quiere dejar de ganar. Por eso, del estadio al hotel sin hablar”, afirmó un beisbolista acostumbrado a participar en la LVBP.

Tiburones-Positivos-Coronavirus
Los Tiburones se hicieron las pruebas PCR durante la semana. Foto Prensa Tiburones

Dentro de las responsabilidades de cada beisbolista está presentarse a las pruebas PCR semanales. Cada día un conjunto debe pasar por el hisopado, una experiencia incómoda, aunque importante para la efectividad de la burbuja. Ausentarse de un chequeo es ser retirado del róster y exponerse a un castigo de su equipo.

“Todos los jugadores entienden a la perfección en las condiciones que estamos y lo que no deben hacer. Para que la temporada de la LVBP tenga éxito, todos debemos hacer sacrificios y cumplir el reglamento. No nos podemos dar el lujo de lo que pasó en las Grandes Ligas, que aparecieron brotes en varios equipos porque peloteros salieron de fiesta y estuvieron varios días sin jugar. Si aquí pasa eso, es probable que se tenga que cancelar el campeonato”, opinó el gerente de un club.

De momento, no hay incidentes dentro de la burbuja. Los casos positivos son aislados inmediatamente y se sustituyen por otros jugadores, sin embargo, ningún incidente que amenazara la integridad de la LVBP. Pero los beisbolistas, acostumbrados a otras condiciones, están llenos de tentaciones, que siempre despiertan nerviosismo entre los directivos.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.