fbpx
Baloncesto

Karl-Anthony Towns mostró su nuevo yo, que “nació tras el 13 de abril”

Karl-Anthony-Madre
Karl-Anthony Towns perdió a siete familiares en 2020 por la pandemia. Foto AFP

Los documentos de identidad indican que Karl-Anthony Towns tiene 25 años de edad, es una de las estrellas emergentes de la NBA y la base del proyecto deportivo de los Minnesota Timberwolves. Sin embargo, dentro su mente apenas tiene ocho meses de nacimiento. Es su nuevo yo, uno que no quisiera ser.

Lamentablemente, es una versión que le tocó. El talentoso basquetbolista sufrió como pocos las adversidades que llegaron en 2020, porque perdió familiares, estuvo aquejado por lesiones, su equipo no despuntó como esperaba y su madre, su principal motivación, falleció tras una larga batalla con el Covid-19.

Desde ese momento, la vida del espigado jugador cambió. Mira la vida diferente, sin la intensidad que tenía los primeros meses del año y con una actitud mucho más fría, en lugar de los gritos, saltos y aspavientos que continuamente mostrada dentro de la cancha.

Fue por eso que la prensa estadounidense se preocupó cuando finalizó su primera participación en la temporada de la NBA. Karl-Anthony Towns anotó 22 puntos, 11 rebotes, siete asistencias y dos tapones durante los 30 minutos que estuvo en cancha en la victoria de los Timberwolves ante los Detroit Pistons. Tras tan destacable actuación, Towns solo tomó el balón, miró al techo y apenas sonrió. Sin brincos, saludos elaborados o fotografías para las redes sociales.

“Ese Karl murió el 13 de abril y no volverá. Estás hablando con el yo físico… Ese hombre del que estás hablando del 13 de abril o antes, no lo conozco. Él se quedó allí“, respondió Towns a la pregunta de por qué no celebró como antes su dominante actuación.

La declaración no se realizó con la necesidad de llamar la atención. Eso lo notaron reporteros que cubren a los Timberwolves que, durante muchos años, vieron la personalidad dinámica que tiene Towns, pero que ahora es la seriedad su principal característica.

“He cubierto Karl-Anthony Towns durante seis años. Nunca lo había visto acunar una pelota con tanta ternura y mirarla con tanta nostalgia como lo hizo con esta”, aseguró Jon Krawczynski, periodista especializado en baloncesto y que trabaja en The Athletic. Fue uno de los más sorprendidos de que el jugador solo tomó el balón y se marchó al camerino tras una exhibición como lo que había conseguido.

Karl-Anthony Town vivió un 2020 de pesadilla

A finales de marzo, cuando la pandemia estaba en pleno ascenso en los Estados Unidos, Karl-Anthony Towns gritó al mundo sus penurias. Se hizo viral en las redes sociales cuando compartió, entre lágrimas, su tristeza porque su madre había sido internada por Covid-19. “Su fiebre no bajaba y estaba muy incómoda. Además, sus pulmones estaban cada vez peor, su tos también empeoraba y tenía problemas para respirar, por eso la tuvieron que poner un respirador”, decía en el video.

Semanas más tarde, el estelar basquetbolista informó la muerte de su madre. Sin embargo, meses después falleció un tío por el Coronavirus, lo que acrecentó la ansiedad del jugador. En total, siete familiares fallecieron por la pandemia.

Siento que la vida me ha endurecido y humillado. Vi muchos ataúdes en los últimos siete meses. Soy yo quien busca respuestas para tratar de mantener a mi familia bien informada y tomar todas las medidas necesarias para mantenerla con vida”, expresó el jugador en diálogo con ESPN.

Karl-Anthony Towns confesó que la muerte de su madre es una de esas noticas que no se podrá recuperar. Tenían vínculo especial, que no debía romperse tan pronto. “Esa mujer era mi mundo, mucho más de lo que ustedes puedan saber. No estaría sentado en este lugar de no ser por ella. No estaría vivo de no ser por ella. Salvó mi vida múltiples veces cuando pensaba que no iba a poder llegar hasta aquí, por eso pienso que es un dolor muy diferente”.

Pero lejos de querer preocupar al mundo, Towns afirmó que tiene motivos para mejorar como persona y jugador. Ahora es la columna de su familia, por lo que hará todo lo posible para que sus hermanas y sobrinos se encuentran seguros de un futuro sin inconvenientes, así como su mamá lo hizo con él.

“Soy un afortunado de tener a los chicos, mis sobrinos y mi hermana esperándome en casa y sabiendo que siempre ha estado para mí, siendo la favorita de mi mamá pese a que ella diga que lo era yo”, cerró.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.