fbpx
eSports

Niño de 8 años firmó un contrato de 33 mil dólares por jugar Fortnite

Joseph Deen es conocido como 33 Gosu y fue fichado por 33 mil Dólares para jugar Fortnite
Joseph Deen es conocido como 33 Gosu y fue fichado por 33 mil Dólares para jugar Fortnite / Foto The Guardian

Recientemente hubo una noticia en Internet que llamó la atención del mundo de los eSports. Un equipo fichó a un niño de ocho años de edad para que juegue Fortnite otorgándole un contrato de 33 mil dólares y un equipo de gaming de 5 mil dólares solo por firmar con ellos.

Team 33, una organización previamente desconocida, anunció a través de un comunicado de prensa su incursión al mundo de los deportes electrónicos con la contratación de Joseph Deen, un niño conocido como 33 Gosu que aseguran es extremadamente hábil para el popular juego de Epic Games.

Todo suena increíble para el pequeño, pero el caso también ha hecho que muchos se pregunten si esto es realmente legal, ya que podría violar las leyes de trabajo infantil. Se recuerdan casos que involucran menores de edad en los eSports que han tenido problemas, como el de H1ghSky1 con FaZe Clan que mintió sobre su edad.

Jugar Fortnite no es un trabajo, es un deporte

Tal como reporta Kotaku, Tyler Gallagher, fundador del Team 33. Asegura que no hay ningún problema con fichar al jugador de ocho años de edad debido a que técnicamente no hará nada que represente trabajo.

“Básicamente, no hay leyes laborales, porque no tiene que trabajar. Solo está jugando… Se despierta el sábado por la mañana o regresa de la escuela a las 5 de la tarde, y está jugando con o sin nosotros. No lo llevaremos a ningún lado. No está participando en torneos. Está jugando como jugaría el sábado o el domingo. Estamos legalmente autorizados a darle dinero porque creemos en él y estamos haciendo una inversión.”, relató el encargado del jefe del Team 33.

Gallagher dice que el contrato de Deen es confidencial, pero que no requiere que haga nada en específico ya que no enfrentará consecuencias si no se presenta a las prácticas e incluso su madre tiene la opción de romper el contrato si cree que pasa demasiado tiempo jugando y no cumple con sus tareas escolares. De esta manera él asegura que nada de lo que hará será trabajo y el contrato es solo una representación del compromiso con el equipo para jugar Fortnite.

Por su parte, expertos legales creen que un Secretario de Trabajo quisiera ver de cerca el caso. Pero que consideran que no creen que haya algo que lo pueda impedir. Ya que la descripción de Gallagher es razonable y no es realmente un trabajo.

Sin embargo, con lo explicado hace unos meses por la Federación Venezolana de Deportes Electrónicos, los jóvenes son reclutados por equipos, con la filosofía de ser deportistas. Un atleta que hasta podría llegar a los Juegos Olímpicos, lo que no sería visto como un trabajo.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.