fbpx
Fútbol

Manuel Sanhouse y la histórica temporada 2020 con Universidad Católica

Clasificaron a Libertadores tras cuarenta años. / Universidad Católica.

Aunque el común denominador de las personas en el mundo considera que el 2020 fue un mal año, muchos lograron objetivos importantes. Tanto en el deporte, como fuera de este y la Universidad Católica de Ecuador es un ejemplo claro: más de cuatro décadas después, retornó a la Copa Libertadores.

En el cuerpo técnico de este histórico equipo sudamericano hay nombres conocidos para el Futve: el líder es Santiago ‘Sachi’ Escobar, ex entrenador del Táchira y Estudiantes de Mérida y junto a él, se encuentra Adolfo Monsalve y,el preparador de porteros merideño Manuel Sanhouse, quien analizó para Triángulo Deportivo lo que dejó el 2020.

“La temporada de la Universidad Católica fue sumamente positiva, a pesar de todas las vicisitudes que se vivieron con el covid-19. Se tuvo que parar el campeonato durante algunos meses y costó mucho el regreso. A pesar de que nosotros entrenábamos vía zoom, pero sabiendo que nunca va a ser lo mismo”, indicó el ex guardameta Vinotinto.

En Ecuador se dividió la temporada en dos torneos cortos. En el primero de ellos, la Universidad Católica logró pelear la punta. Posteriormente, en la segunda vuelta diferentes circunstancias lo alejaron de los puestos altos, pero igual se logró el objetivo.

“Hubo muchos jugadores contagiados. Al final, el torneo se nos complicó por el tema de lesiones. Veníamos peleando el torneo por tercer año consecutivo y lastimosamente por detalles se nos ha ido. Estamos muy felices por haber conseguido el otro objetivo de haber metido al equipo en la Copa Libertadores”, dijo Manuel Sanhouse.

Una clasificación histórica

La última vez que la Universidad Católica avanzó a la Copa Libertadores, fue en 1980. Manuel Sanhouse, tenía para ese entonces cinco años de edad. Hoy, con 45 cumplidos hace unos meses atrás, se siente orgulloso por el trabajo realizado en la institución.

“Desde que llegamos acá el equipo ha ido progresando. Teníamos dos años consecutivos metiendo al equipo en la Copa Sudamericana y se nos había hecho esquiva la Copa Libertadores. Habíamos quedado muy cerca los años anteriores, pero no se había podido”.

La cohesión grupal prevaleció para que el cuadro ecuatoriano pudiese lograr el objetivo. “Este gran objetivo se debió a la unión del grupo, disciplina y el profesionalismo de cada uno de los jugadores. Hemos engranado a un material humano muy bueno”, analizó.

Manuel Sanhouse es el preparador de arquero de la Universidad Católica. / Twitter.

A su vez, Sanhouse explicó todo el proceso que sufrió el equipo para lograr lo planificado. “Se hizo también una limpieza de algunos jugadores que lamentablemente no querían aportar al proyecto y nos hemos ido quedando con jugadores que de verdad quieren seguir en este proyecto y ganando cosas importantes”.

Sin embargo, en la última década la Universidad Católica ha podido disputar partidos internacionales en la Copa Sudamericana. En 2014 y 2017, se quedaron en la Segunda Fase. En 2015, 2016 y 2020, lo hicieron en la primera. Mientras que en 2019 consiguieron la mejor participación: octavos de final.

“Haber jugador dos copas sudamericanas consecutivas y prácticamente con el 85% del mismo equipo, sirve como experiencia. Han adquirido experiencia internacional. En esas copas quedamos fuera por detalles. Eso ayudará a que en esta nueva copa no se cometan esos errores. Esperemos hacer un buen papel”, destacó Sanhouse.

El regreso de la Universidad Católica

El Trencito Azul, como también es conocida la institución oriunda de Quito, tiene más de cincuenta años de historia, siendo fundado en 1963. Sin embargo ha tenido mucha inestabilidad, transitando entre la primera y la segunda división.

En la Serie A no ha podido coronarse todavía, pese a estar cerca en varias oportunidades. No así en la segunda, donde ha levantado la copa tres veces. Pero la acción de subir y bajar, ha alejado a la gente que seguía al club.

“Es un equipo de mucha historia donde lamentablemente desde hace años había caído en un bajón institucional y futbolístico. La gente se fue alejando de los estadios. Desde que llegamos hemos tratado de que nuevamente los fanáticos se acerquen a apoyar al equipo”, contó Sanhose.

Poco a poco, los objetivos alcanzados van dejando una mejor sensación entre los hinchas, que se han sentido contentos con la clasificación a Copa Libertadores. “Con las buenas campañas que hemos hecho, los fanáticos han vuelto poco a poco. Nos han demostrados su cariño, son muy leales y la mayoría es gente mayor, por lo antiguo del equipo”.

“Nos han demostrado ese cariño y felicidades por la clasificación a la copa. En las redes, la gente en la calle, en los estadios. La felicidad de los directivos que también nos ayudan”.

Manuel Sanhouse y la pandemia

Para nadie es un secreto que la pandemia cambió la vida de las personas mundialmente. Hay un antes y un después en la forma de ver y hacer las cosas. ¿Cómo ha llevado este período Manuel Sanhouse?

“Lo he tratado de llevar con la mayor tranquilidad y responsabilidad posible. Desde que empezó esta situación del virus nos hemos dado cuenta del valor que tenemos que darle a la vida, nuestros familiares y seres queridos. El simple hecho de levantarse y respirar, es un milagro de Dios. Sabiendo que este virus ha dejado muchísimas muertes”, indicó el preparador de porteros.

Incluso, ha aprovechado el tiempo para disfrutar junto a su familia, sobre todo con sus hijos. “Esta pandemia me ha hecho valorar más tiempo a mi familia, pasar tiempo con mis hijos y dedicarles calidad de vida. La verdad uno a veces no se da cuenta de todo lo que tiene al lado. La pandemia me hizo compartir más en casa, hacer cosas que uno no hacía como ayudar a mi esposa con los quehaceres”.

Sanhouse no ha perdido la fe en Dios durante este período. “Soy una persona muy devota a Dios, todos los días oro y pido para que esto termine de una vez por todas. Que toda esa gente que lamentablemente ha fallecido, los familiares tengan mucha fuerza. Tenemos que darle más valor a la vida y la familia”.

Asimismo reflexionó sobre lo efímero que puede resultar la vida. “Nos dimos cuenta de que somos vulnerables y que en cualquier momento puede pasar cualquier situación y hemos desperdiciado el tiempo”, cerró.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.