fbpx
Psicología

Wanchope Ábila y la terapia psicológica para visualizar sus goles

Ramón Wanchope Ábila visualiza los goles antes de entrar a la cancha. Trabaja junto a un psicólogo deportivo para afinar su puntería.
Ábila es uno de los máximos goleadores del torneo local / IG @wanchope_abila9

Algunos delanteros sueñan con sus goles, otros se sorprenden cuando lo hacen. Ramón Wanchope Ábila los visualiza antes de entrar a la cancha. El delantero de Boca Juniors trabaja junto a un psicólogo deportivo para afinar su puntería. Y la realidad es que ha sido efectiva porque ya suma cinco goles en siete partidos en el torneo local.

Horas antes del Superclásico entre Boca y River Plate, Wanchope ya sabía que iba a marcar un gol. No se imaginó en qué minuto, pero sí la ocasión exacta. Y fue justo al minuto 9′ cuando logró ganarle la espalda a su rival y abrió marcador en la Copa Diego Armando. Un tanto que le permitió sacarse lo amargo de no haber estado en la final de la Copa Libertadores 2018 en Madrid.

“Tengo una práctica que vengo haciendo hace tiempo, que es una terapia de visualización de los partidos antes de jugarlos e imaginarme la jugada”, explicó Ábila a TNT Sports después del empate con el equipo Millonario (2-2).

El trabajo antes de cada partido no solo es seguir las instrucciones del técnico Miguel Ángel Russo, sino visualizar cómo le puede quedar el balón. Algo a su favor es que ya se conoce con sus compañeros y eso facilita la tarea de saber por dónde puede venir uno u otro jugador.

Esta terapia no es algo nuevo en el deporte, muchos técnicos como José Pekerman la han usado en el fútbol. Además, en otras disciplinas también es bastante común. Si algo ha avanzado en el mundo es la confianza de trabajar con múltiples especialistas.

Whanchope goleador

Wanchope Ábila ha tenido una decena de lesiones que en ocasiones lo han alejado de las canchas por semanas. Al ser delantero, muchos fanáticos le reclaman el gol y hasta le piden a la directiva de Boca que traiga un 9. El cordobés sin muchas palabras ha demostrado más con acciones en las últimas jornadas. Y si algo sí le reconocen los seguidores es haberle marcado un tanto a River Plate.

“Este gol me lo había imaginado parecido porque había visto los centros que le llegaban a River. Había visto la forma. Mis compañeros que me tenían al lado ya les había dicho que cuando la tuvieran la tiraran al centro que yo iba a llegar. Que si no llegaba, me putearan a mí porque yo los vuelvo locos. Pero la verdad que hoy se dio todo”, dijo Ábila, quien en siete jornadas ha marcado cinco tantos.


Lee también:


El delantero va tomando confianza y siente que se van dando las cosas en cancha. “Estoy contento porque la función de estar ahí para finalizar la jugada que arma el equipo se viene dando”, exclamó uno de los máximos goleadores de la Copa Diego Armando Maradona.

Wanchope Ábila no era de los jugadores que Russo más tomara en cuenta. Sin embargo, después de esta buena racha empieza a sumar puntos para jugar la semifinal de la Copa Libertadores. El próximo miércoles 6 de enero, los de Boca recibirán en La Bombonera a Santos de Brasil. “Lo que decida Miguel será lo correcto y tendré que sumar desde el lugar que me toque”, declaró en ESPN.

Los goles de Wanchope son para Gastón

La partida de un familiar siempre es un golpe y a Wanchope Ábila le tocó vivirlo con la muerte de su sobrino Gastón. El chico se quitó la vida en medio de la pandemia. El 1 de noviembre de 2020, en un partido frente a Lanús, el delantero celebró su vuelta a la titularidad y su gol mostrando una camisa en honor al joven.

Posteriormente, el 29 de noviembre, en el partido ante Newell’s en el que le hicieron un homenaje a Maradona, habló sobre el tema. Su intención fue drenar su dolor y dar un mensaje para evitar más suicidios.

“Vengo golpeado desde hace varios meses. La pandemia me quitó a mi hermano. Tuve la mala suerte que se quitara la vida en mi casa, por una depresión que nunca nos avisó y que nosotros nunca nos enteramos que tenía”, dijo aquel domingo. Gastón no era su hermano, sino su sobrino, pero lo veía con hermandad.

“No es un momento fácil, la Argentina no pasa por un momento fácil. El encierro a la gente la pone mal, la desesperación por no tener para comer la pone mal, las adicciones también como es el caso”, prosiguió con la voz entrecortada.

Wanchope alzó su voz en aquel partido al hablarle a quien necesita ayuda y a los que pueden darla. “Quiero darle el mensaje a esa gente para que pida ayuda, porque hay gente que seguramente va a querer ayudarla y va a tener la necesidad de ayudarla a salir adelante. Porque no se dan una idea la tristeza que se siente de un día para el otro recibir el llamado de que tu hermano se quitó la vida en tu propia casa”, remató con el dolor de recordar un momento que marcó su vida.

Desde aquel fatídico momento todos los goles de Ramón Wanchope Ábila son para Gastón, quien lo acompaña en sus remeras. Si bien los tantos no quitan el dolor, sí representan un homenaje para alguien que amó.

Acerca del autor

Mariann García

Soy comunicadora social. Nací entre el mar y las montañas de Venezuela, pero hace más de tres años emigré a Argentina. Tengo diez años cubriendo la fuente deportiva. Me apasiona contar sus historias y descubrir el lado B de sus protagonistas.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.