fbpx
Columnistas

Razonando la planilla para los premios de la temporada

Asentaré por escrito los alegatos que sustentaron mi planilla para premiar a los mejores de la temporada 2020-2021 de la LVBP.
Hernán Pérez sería el Jugador Más Valioso / Alejandro van Schermbeek

El tiempo pasó como una exhalación. Hace nada estábamos en el dilema sobre si habría o no temporada y en un pestañeo ya estamos escogiendo a los mejores de la accidentada campaña 2020-2021 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Como suele suceder, fue necesario escarbar en los números y su contexto para hacer una selección lo más justa posible. Se procede entonces a asentar por escrito los alegatos que sustentaron esta planilla. Con su venia, me tomaré la libertad de escribir en la petulante primera persona del singular.

Pitcher del Año

Erick Leal (Navegantes del Magallanes)

Comenzaré mi planilla con una selección automática por obvia. En el peor momento de la historia para los pitchers en la LVBP, Erick Leal fue el mejor de los lanzadores. Y no fue el rey tuerto en el país de los ciegos. Quienes quedaron enceguecidos con sus pitcheos fueron los bateadores. 

Con sus dos ojos bien abiertos, Leal quedó campeón en efectividad con 1.31, mientras la liga promediaba 4.93 carreras limpias permitidas por cada nueve innings lanzados. Por eso hubo colegas que lo consideraron para Jugador Más Valioso. Para conferirle mayor legitimidad a su título en ese renglón, Leal estuvo entre los serpentineros que más trabajaron (octavo, con 34.1 actos). Entre quienes tuvieron la cuota de entradas requeridas para calificar por el liderato de efectividad fue el que menos adversarios embasó (1.11 de WHIP). Finalizó cuarto en ponches (24) y estuvo entre los tiradores con al menos treinta innings que menos jonrones recibió (2). Ah, y encabezó la columna de victorias (5).

Erick Leal-Magallanes-Premio
Erick Leal es el favorito para ganar el Pitcher del Año / Alejandro van Schermbeek

El único pitcher que medianamente se acercó a lo hecho por Leal fue Henry Centeno, de Bravos de Margarita. Fue segundo en efectividad (2.04), número uno en innings lanzados (39.1), segundo en WHIP (1.24), cuarto en ponches (24) y apenas le sacaron la bola dos veces. Por eso está en el segundo lugar de esta boleta para el Pitcher del Año.

En el tercer lugar estuve tentado a colocar a Silvino Bracho por su hermético trabajo como cerrador de las Águilas del Zulia, pero para este galardón se debe priorizar a los abridores, que están más expuestos al contacto de los bateadores. Y me conseguí con la línea de Raúl Rivero, de Cardenales de Lara: cuarto en efectividad (3.38), octavo en ponches (23), séptimo en innings (34.2) y tercero en WHIP (1.30).

Mánager del Año

Henry Blanco (Bravos de Margarita)

Es casi inverosímil que Bravos de Margarita, un equipo que no tuvo pretemporada y por eso pidió un aplazamiento de su juego inaugural; al cual llegó todavía sin importados, haya terminado el torneo jugando para .500 (20-20). Con un plantel que no parecía inquietar a nadie, Blanco fue capaz de extraer de sus jugadores lo mejor que había en ellos y lo consiguió. Aunque Margarita quedó eliminado, jugó mejor que los Tigres de Aragua, quienes sí están en los playoffs. Si el Mánager del Año es aquel que logró más con menos, no tengo dudas de que di en el Blanco con este voto en mi planilla.

Henry Blanco / Prensa Bravos de Margarita

Para el segundo lugar había dos opciones: José Moreno (Cardenales de Lara) y Carlos García (Navegantes del Magallanes). Moreno condujo al club con mejor récord, pero me inclino hacia García en su regreso al Magallanes por su manejo de grupo, su ascendiente sobre el personal, rasgos que tienen mucho valor para la actual descripción de cargo de un mánager.

Novato del Año

Jhonny Pereda (Leones del Caracas)

Pereda no solo fue el novicio con más trabajo y responsabilidad de la temporada, sino que respondió con creces a la confianza en él depositada. Líder entre reclutas en veces al bate (133), el careta de los Leones del Caracas cerró entre los diez primeros en average (.338) y entre los principiantes con al menos 80 apariciones fue el que desarrolló mayor capacidad de embasarse (.421 de OBP). Además condujo a los nuevos en dobles (8).

Jhonny Pereda, además, resguardó con excelencia la receptoría, la posición más exigente en el plano defensivo. Eliminó a casi la mitad de los hombres que intentaron robarle (6 de 13), paró piconazos, bloqueó con solvencia.

Jhonny Pereda / Alejandro van Schermbeek

Mi escogencia para el segundo lugar fue para el campocorto de Bravos de Margarita José Martínez. Cierto, solo bateó para .273 en una zafra donde los toleteros comieron hasta el hartazgo, pero fue un estupendo shortstop, el que más carreras evitó con su guante dentro del club insular.

Martínez no desaprovechó la fe depositada en él, demostrada en el hecho de que jugó 37 de los 40 encuentros de su club. Fue subcampeón en anotadas de todo el certamen (30) y el novel con más remolcadas (26). Además tuvo un respetable OBP de .370.


Lee también:


Para el tercer lugar de la planilla seleccioné a otro Bravo: el jardinero Diego Rincones. Es verdad que tuvo apenas 81 apariciones, pero sí que las rindió. Contó con .342 de promedio, .383 de OBP, .513 de slugging, .896 de OPS (el más alto entre los iniciantes con al menos 80 apariciones). En 24 juegos produjo 25 anotaciones y sonó siete dobles. Por eso le di prioridad sobre otros candidatos con méritos, como Osleivis Basabe.

Regreso del Año

Carlos Rivero (Cardenales de Lara)

Cuando voy a votar para esta distinción pienso en aquel hecho a imagen y semejanza del epónimo del premio: Luis Salazar. Aquel que más se aproxime a la capacidad que tuvo Salazar de vencer a la adversidad tendrá el apoyo desde esta tribuna. El candidato debe, como Salazar, haberse consolidado como figura de la LVBP antes de desvanecerse.

Hasta una semana, antes de terminar la temporada regular, el que mejor respondía a esa descripción era el caraquista Ronny Cedeño, pero se lastimó y dejó de jugar, lo que me hizo voltear hacia otros aspirantes. Me topé con tres: Silvino Bracho, Carlos Rivero y Daniel Mayora. Bracho venía de una grave lesión y tuvo una cosecha memorable al punto de ganar el Cerrador del Año, pero creo que Rivero y Mayora eran peloteros más establecidos en el circuito antes de deteriorarse y resurgir.

Carlos Rivero / Alejandro van Schermbeek

De los dos, el que tuvo mejor cosecha en la 2020-2021 fue Mayora. Si bien es cierto que Rivero desplegó mejor OPS (.886 a .851) y mejor OBP (.414 a .359), Mayora fue cuarto en remolcadas de la liga (28) y tuvo más slugging (.492 a .472). Adicionalmente, la temporada defensiva de Mayora fue nítidamente superior (tres errores en 146 chances contra 10 en 87 de Rivero).

Entonces, ¿por qué Rivero y no Mayora? Volvemos al espíritu del premio. Se busca al campeón de la resiliencia y Rivero lo es porque viene de caer más bajo. Si Mayora zozobró en la 2019-2020 con .228 de promedio, un jonrón, siete empujadas, .323 de OBP y 609 de OPS en 136 turnos, Rivero se hundió hasta el lecho marino: .168 de average, dos vuelacercas, siete remolcadas, .255 de porcentaje de embasado, .242 de slugging y .497 de OPS en 95 veces. Su rebote fue mayor al de Mayora y por eso es la primera escogencia en la planilla, seguido de Mayora y Cedeño.

Más Valioso

Hernán Pérez (Tigres de Aragua)

Mi candidato casi hasta el final fue David Rodríguez, de Bravos de Margarita. Líder en carreras creadas del torneo con 36,3 y tercero en OPS (1.060) con más de treinta turnos por encima de los dos que lo superaron. Pero al final capitulé ante el empuje de Hernán Pérez, que le ganó a mis otras tres opciones (Rodríguez, Willians Astudillo y Alí Castillo) en anotadas (29), impulsadas (28), OBP (¡.500!), slugging (.627), OPS (1.127) y OBP ponderado (.479).

El hecho de que, con solo 102 turnos, Pérez haya quedado segundo en la puntuación para el Productor del Año, fórmula que se construye solo con números absolutos y no con cifras promediadas. Por consiguiente, pecha a los bateadores con menos participación, nos da una idea de cuánto jugo le sacó Pérez a sus 30 encuentros y 102 veces al bate; y cuánto lo aprovechó Aragua para su propósito de clasificar.  

Hernán Pérez bateó en situaciones clave: con gente en base le ganó a Castillo, Astudillo y Rodríguez en anotadas (24), hits (25), remolcadas (23), OBP (515), slugging (.552) y OPS (1.066). Con hombres en posición de anotar los superó en anotadas (22), hits (17), empujadas (21), promedio (.486), OBP (.600), slugging (.600) y OPS (1.200).

Planilla Valmore, Premios LVBP, LVBP, Beisbol Venezolano, Hernán Pérez, Carlos Valmore Rodríguez

Y aquí no estamos incluyendo la polivalencia defensiva de Pérez, que jugó en los jardines, en tercera, en segunda y el campocorto sin hacer sonrojar a nadie. Por eso mi escogencia en la planilla fue: Pérez, Rodríguez y Willians Astudillo, un jugador de Grandes Ligas que, como el bolígrafo Bic, no sabe fallar. Se fajó desde el principio del certamen para redondear otro tesoro de campaña, con siete jonrones, 83 bases alcanzadas, .379 de promedio y .986 de OPS.

De seguro estarán preguntándose por qué no Danry Vásquez, de Tiburones de La Guaira. Y la inquietud es válida, tomando en cuenta que bateó .414 y acumuló las apariciones requeridas para competir por el liderato de bateo. Aparte, fue líder en OBP (.545), slugging (.678) y OPS (1.223), es decir, la Triple Corona contemporánea. El motivo es que, para mis estándares, su temporada fue demasiado corta. Si ya me puso a pensar Hernán Pérez con 30 juegos y 102 turnos, imaginen Vásquez con 27 y 87. No es mucha la diferencia con respecto al utility de los Tigres, pero, a mí juicio, sí la suficiente como para priorizar otras opciones. Con al menos cien turnos, Vásquez hubiera sido mi Más Valioso sin dudarlo.  

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.