fbpx
Baloncesto

James Harden y su último tren en la NBA

Harden Brooklyn
Harden comenzó la temporada con Houston / Cortesía

James Harden se ha convertido en uno de los jugadores más importantes del último lustro en la NBA. El alero también ha sido uno de los mayores problemas del baloncesto estadounidense. Tildado de individualista, de un jugador por el que las gerencias tienen preferencias y como alguien que acaba con la armonía en el vestuario, el escolta llegó a Brooklyn Nets y tendrá que aceptar un rol secundario.

Tras tomar el subway hasta la Gran Manzana, James Harden, volverá a unirse a Kevin Durant con quién compartió vestuario en Oklahoma City Thunder.

En el equipo que viste de negro y blanco tendrá que aceptar un rol secundario dentro del equipo que dirige Steve Nash, quién será importante en el engranaje del conjunto con la llega de “La Barba”.

Con la llegada de Harden, el favoritismo de Brooklyn aumentó, pero es un arma de doble filo por la historia que trae detrás el estelar jugador.

Harden y su falta de protagonismo

El escolta comenzó su carrera en Oklahoma City y ahí estuvo junto a Durant y Russell Westbrook. En el Thunder logró estar en su única final cuando perdieron frente al Miami Heat de Lebron James.

En el equipo de Oklahoma, Harden era el tercero en la línea detrás de Durant y Westbrook. Eso derivó en peleas dentro del equipo y las ganas de ser traspasado para poder liderar un proyecto y demostrar que podía ganar solo.


Lee también:


Ese proyecto fue Houston Rockets. El equipo de Texas creyó en traer a Harden para buscar una nueva final y un nuevo título, pero cada jugador del que rodeaban a “La Barba” terminaba fuera del equipo.

Harden se convirtió en un jugador tóxico para sus compañeros. A pesar que los números muestran a un compañero que pasa la pelota, la realidad es que el escolta jugaba para sus números y lo dejó claro en su intento por salir de la franquicia sideral.

Con John Wall fue su último impase con compañeros de equipo. Harden aseguró que Houston “no tenía talento” y esto encendió las alarmas de la gerencia que optó por traspasarlo a Brooklyn.

Su último tren

Con Durant, Irving y el resto del equipo de Steve Nash en sintonía tendrá que luchar contra un Harden que debe entender su rol dentro del equipo para poder conseguir un ansiado título para la franquicia.

La relación entre Durant y Harden será importante para la trascendencia de Brooklyn. La capacidad anotadora de ambos no está en duda, pero el líder del equipo en este momento es Durant y Harden llega para ser nuevamente su escudero.

Si “La Barba” no entiende esto generará más problemas que soluciones para el entrenador Steve Nash y aumente aún más la leyenda que sitúa a Harden como un jugador problemático que solo piensa en el.

Acerca del autor

Rowerth Goncalves

Mi pasión el deporte, mi vida el cine. Periodista y crítico cinemátográfico. Baloncesto, boxeo y olimpismo son mi carta de presentación

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.