fbpx
Beisbol LVBP

Magallanes tiene una deuda con las postemporadas en la LVBP

El cuerpo técnico ha sido el más inconsistente de los últimos años en el Magallanes
El cuerpo técnico ha sido el más inconsistente de los últimos años en el Magallanes / Foto Prensa Magallanes

Los últimos cinco años han sido capturados por la presencia de Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui. Antes de ese periodo, los Navegantes del Magallanes lograban estar metidos en la ronda final del campeonato, pero han perdido terreno ¿a qué se debe?

El último trofeo levantado por los turcos llegó en la 2013-2014, cuando derrotaron a los orientales en cinco duelos. Ese significó la obtención del bicampeonato y número 12 en total. Con el pasar del tiempo, se han visto diezmado, pero ¿por qué? Si han contado con presencia de grandeligas, Jugadores Más Valiosos y Lanzadores del Año.

Los eléctricos cayeron en el séptimo encuentro de la semifinal ante Caribes de Anzoátegui. A pesar de los pronósticos, Navegantes pudo hacerle frente a la inmensa toletería de los orientales. Sin embargo, al llegar al juego número siete, faltó todo lo que necesitaban para superar al rival.

El equipo comandado por el mexicano Luis Carlos Rivero, mánager interino ante la separación de Carlos García, no bateó como esperaban y no terminó de conocer a sus lanzadores.

Lo positivo que deberían mantener

Los resultados del jugador añadido en el Draft de refuerzos para postemporada, rindió como el mejor de toda la Nave. Danry Vásquez ligó para .407 (27-11), en los que produjo 11 rayitas y seis anotadas. Incluyó tres bambinazos en la Serie. Sin embargo, queda solo en el departamento de impulsadas. Renato Núñez también soltó trio de vuelacercas, pero dejó un promedio muy bajo (.208) en 24 turnos. Sus problemas con los ponches quedó evidenciado, ya que, fue el tripulante con más guillotinas recibidas (9).

La importación hizo su trabajo. Reynaldo Rodríguez tuvo la misma cantidad de hits disparados que Danry Vasquez, pero su figura de ser una grúa no fue potente, al solo remolcar dos rayitas en la postemporada.

Leonardo Reginatto fue oportuno con el madero. Pero cuando conseguía corredores en circulación no era suficiente para empujarlos al home. Impulsó cuatro, pero dejó 15 en las bases.  Sin embargo, es un bateador de más de .300. Por su parte, Cade Gotta no fue el mismo de años pasados. Conectó siete incogibles en 25 visitas al plato. Su principal arma es la velocidad, pero solo anotó cinco ocasiones. Igualmente, hizo todo lo posible para llegar a las bases.

Magallanes nunca logró ser superior a sus rivales

Magallanes ha perdido siete postemporadas consecutivas en los últimos años. Cuatro contra Caribes de Anzoátegui y tres ante Cardenales de Lara, casualmente los finalistas del actual campeonato.

Los ánimos se bajaron en el séptimo juego. Batazos que conectaban y eran retirados por tratar de hacer de más. Un out de calle en el home en el noveno episodio, que ni ameritaba pedir repetición.

La salida de Carlos García pegó y dejó evidenciada que no era el momento de su separación del club.

Rivera no le dio oportunidades a los relevistas claves y a los que usó dejó mucho tiempo, hasta que fueron explotados. Anthony Vizcaya fue reventado por el bateo de Caribes y el estratega no lo sacó a tiempo. Bruce Rondón no recibió más de tres entradas.

Erick Leal fue castigado, luego de erigirse como el Lanzador del Año. En 9.2 tramos de labor, permitió 11 rayitas y nueve cohetes.

La rotación de abridores (Yohan Pino, Félix Doubront, Wilfredo Boscán y Yohander Mendez) no tuvieron la presencia de victorias. Todo quedó en los hombros de Leal en la Ronda Regular, pero entre los anteriores mencionados, falló esa principal virtud.

Varios puntos negativos que los mantienen en las sombras

Si la imagen de Navegantes del Magallanes sigue bajo la sombra de la OFAC, es posible que los años próximos también siga siendo negativa. Muchos jugadores que rindieron en la campaña, como Engleb Vielma o Carlos Pérez, pueden conseguir contrato aun en las Mayores, que los obligaría a no poder repetir en el conjunto.

La elección de cuerpo técnico debe ser mejorada en los próximos años. Sus entrenadores no culminan sus labores del todo. El curso pasado Enrique Reyes quedó evidenciado que nunca tuvo un conocimiento claro de sus jugadores. En esta oportunidad, “El Almirante” cargó con los problemas y otras decepciones. Después, Rivera dirigió tal como le sucedió a Reyes en la 2019-20, nunca tuvo conocimientos de sus jugadores.

El único punto positivo del cuerpo técnico del Magallanes, fue la presencia del Coach de bateo, Robert Pérez. Para ser su primer año en el puesto, terminó con más primores que espinas. Sin embargo, no sucedió lo mismo con el manejo de lanzadores. La efectividad colectiva reflejada en la semifinal quedó en 7.20 (6.35 pitcheo abridor y 7.96 desde el bullpen).

El primer movimiento que necesita arreglar la gerencia de los turcos, debería ser el Mánager y un cuerpo técnico apto de conducir a sus jugadores. El resto, esperar que la OFAC concluya su veto.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.