fbpx
Fútbol

Ronald Koeman: un entrenador crítico sin autocrítica

Koeman
/ AFP

Ronald Koeman fue presentado como entrenador de FC Barcelona el pasado 19 de agosto, luego del histórico 2 – 8 sufrido por el equipo de Cataluña frente al Bayern Múnich. Tan solo al llegar, se hablaba de la mano dura de entrenador y leyenda del conjunto blaugrana. Sin embargo, no se mencionaba cómo jugaban sus equipos.

El, hasta entonces, DT de la selección de Países Bajos llegaba con su cartel de “leyenda” al club de sus amores, con el cual salió campeón de Europa, como jugador y marcó el gol del triunfo. Pasando en limpio, el Barcelona contrató a un técnico con buen presente, de carácter fuerte, dispuesto a hacer la “limpieza” que se pedía en el vestuario y una leyenda del club. ¿Qué podía salir mal?

El debate futbolístico acerca de Koeman se centraba, exclusivamente, en su carácter y lo que no permitía en un vestuario. ¿Estilo de juego? No importaba, el Barcelona necesitaba un entrenador que transmitiera respeto y algo de “miedo”. Adiós a las “vacas sagradas”, hola al carácter. Así era la receta secreta del neerlandés, al parecer.

Incluso, antes de ser el técnico del equipo y siendo entrenador de la selección de Países Bajos, Koeman hablaba del juego de FC Barcelona. Fue crítico con la edad de los jugadores como Piqué, Busquets, Suárez y Messi. Mencionó, además, cómo debía jugar Frenkie De Jong, haciendo referencia a cómo él lo colocaba en su posición en la selección.


Lea también:


La IFFHS consideró a la Liga FutVe como la peor de Conmebol en 2020

Cuando Donald Trump quiso ser presidente… Del Atlético Nacional

José Rafael Hernández buscará “relanzar” su carrera con Equidad


Un maestro para señalar los errores de sus jugadores, árbitros y dirigentes. Pero, ¿y los suyos?

Su carácter, el principal problema

Al revisar el currículum del neerlandés, como técnico, se evidencia que estuvo en equipos como Ajax, Benfica, Valencia, Everton y la selección de su país, solo por citar algunos. A pesar de esto, ninguno de esos equipos es recordado por su estilo de juego.

Ronald Koeman siempre es descrito como una persona de carácter fuerte. Si no le gusta algo, lo dirá. Sin importar las formas. He ahí su problema.

Tanto con jugadores como con periodistas ha tenido altercados. Sin embargo, los más recordados son los que tuvo con parte del plantel del Valencia CF durante la temporada 2007 – 2008.

Valencia: un mal recuerdo para Koeman y para el club

En noviembre de 2007, la directiva del conjunto “che” decidió dar un giro drástico y despedir a Quique Sánchez Flores con el equipo en puesto de clasificación a copas internacionales. Es así como Koeman, quien era entrenador del PSV Eindhoven, llega al banquillo español.

Con pocas semanas de haber asumido el cargo, tomó la decisión de apartar, apoyado por los dirigentes, a símbolos del equipo como Santiago Cañizares, David Albelda y Miguel Ángel Angulo. Albelda y Cañizares cumplían su décima campaña en el club y Angulo la undécima, pero tenían mucho poder, para el gusto de Koeman.

El ambiente que se vivía en el vestuario era muy pesado y negativo, cuentan los jugadores tiempo después. De hecho, los problemas del vestuario se mostraron en el campo de juego y en los resultados obtenidos por el Valencia.

Sin embargo, el conjunto “che” era muy fuerte en la Copa del Rey. Era su competición. Avanzaron de ronda sin chistar y los esperaba el FC Barcelona, de Rijkaard, en las semifinales. Equipo al que también derrotaron, logrando su pase a la final contra Getafe.

Koeman no completaría la temporada. Cuatro días después de levantar el trofeo de campeón de la Copa del Rey, sería despedido luego de perder en San Mamés.

No es el mejor recuerdo de su carrera, pero se alzó el título de campeón de la Copa del Rey. Distinción que no se festejó como se esperaba por la situación delicada que tenía el equipo en la Liga. “La cena de celebración de aquella noche parecía un funeral”, afirmó uno de los presentes.

Crítica a los jugadores del Barcelona

La experiencia en el conjunto “che” parece no haber hecho cambiar de parecer al neerlandés, con respecto a su trato con los jugadores referentes de los clubes.

Apenas al llegar, sostuvo una conversación de dos minutos, o menos, con Luis Suárez, tercer máximo goleador de la historia del FC Barcelona. En la misma, le hizo saber al uruguayo que no entraba en sus planes y que buscara club.

Lo mismo hizo con Iván Rakitic y Arturo Vidal, jugadores que se fueron, prácticamente, gratis.

Desde su llegada, mostró su carácter fuerte. Sin embargo, el tiempo en el banquillo blaugrana no le ha hecho ser más “dócil” con sus declaraciones hacia sus dirigidos.

La última de ellas fue su crítica a sus jugadores por haber fallado, a lo largo de la temporada, 7 penales, en estadios sin público y enfrentando a rivales menores.

Acerca del autor

Gerardo Díaz

Soy estudiante de Comunicación Social (UCAB) mención Periodismo. Apasionado del deporte y sus historias. Busco entender el juego, antes que a los números.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.