fbpx
Otros deportes

Julianna Peña y la herencia venezolana en las mujeres de UFC

Julianna peña se siente orgullosa de su herencia venezolana / AFP

La victoria de Julianna Peña ante Sara McMann en el tercer asalto de la pelea por peso gallo de UFC 257 trajo muchos titulares. “La venezolana”, fue el más repetido. Y es que Julianna Peña, a menos legalmente, no lo es; nació en Spokane, Washington pero tiene una conexión importante con el país de su padre, un zuliano de Machiques.

Julianna es conocida en las redes sociales como “The Venezuelan Vixen”, o algo como “La Zorra Venezolana”. Sus rasgos latinos son inocultables. Su tez morena y labios gruesos dejan claro que no es una estadounidense pura, ella tampoco se muestra interesada en ocultar su herencia venezolana.

“Mi nombre siempre ha sido Venezuelan Vixen y he tratado de representar los colores de Venezuela todo el tiempo”. Así quiere ser vista esta luchadora de peso gallo en la UFC. Su registro de diez victorias por cuatro derrotas la tiene como una figura dentro de los octágonos en el mundo, que arrastra sintonía y simpatía.

Julianna Peña no pierde oportunidad para lucir los colores de Venezuela

En sus redes sociales tiende a destacar el amarillo, azul y rojo de la bandera venezolana. La tierra de su padre, en la que también tiene familia regada en Maracaibo, Caracas y Mérida. De ese puñado de familiares recuerda con mayor cariño a su abuela, una mujer que, según ha contado, la trataba como una princesa.

Y es que no es la primera peleadora de UFC que presume de su herencia venezolana. La muy mediática Ronda Rousey también dejó muy claro que por sus venas corría sangre latina, del país que una vez el cantante Franco de Vita ubicó al norte del sur.

Juliana Peña y su amor por la arepa

El orgullo de la peladora por su herencia venezolana es evidente. En 2016 pactó una pela importante ante Cathilee Deborah “Cat” Zingano en el UFC 200 en Las Vegas. Para la promoción del combate, la organización utilizó un poster con el rostro de Julianna y unas letras con los colores de la bandera estadounidense, su lugar de nacimiento.

Pero la nativa de Spokane exigió que los mismos fueran cambiados y que se utilizaran el amarillo, azul y rojo. Su exigencia terminó siendo cumplida. “Ellos cambiaron los colores por el acuerdo con Reebok, les pedí que incorporaran los colores de Venezuela y así lo hicieron”.

Aquel combate favoreció a “La Zorra Venezolana” o “The Venezuelan Vixen”. Seguro en el país de su padre, que también siente suyo, lo celebraron. La experta en kickboxing y jiu-jitsu seguía haciéndose un nombre dentro de un mundo duro, lleno de golpes y escándalos.

En casa, su padre les inculcó el gusto por la arepa, aún en tiempos donde la harina de maíz no era tan común en el mundo como ahora. Quizás muchas de ellas las comió preparadas por su abuela, esa persona de la que guarda grandes recuerdos.

“Mi abuela tenía unos pájaros que parecía que podían hablar, eran como sus mejores amigos. Eran muy chistosos, podían hablar con ella. También ella nos cocinaba nuestro desayuno y cuando terminábamos ya estaba el almuerzo en el horno. Me trataban como una reina, las niñas son tratadas como princesas ahí, recuerdo mucho amor y muchas risas”.

Julianna Peña

Julianna declaró al portal Hoy Los Ángeles que en 2017 tenía planificado un viaje familiar a Venezuela, la situación de crisis lo evitó. “Amo a mi familia, debería de haber ido ahí en octubre pero nos dijeron que canceláramos nuestro viaje porque estaba muy peligroso”.

Ronda Rousey y la huella de su bisabuela venezolana

Llamó la atención del mundo de las artes marciales mixtas por su imponente pegada y su talento en la sumisión. Algo le quedó del judo, disciplina que practicó y en la cual fue parte del equipo estadounidense, ganadora de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008.

Ella es Ronda Rousey, la espectacular rubia de imponente físico que hasta pudo ser parte de la película “Rápido y Furioso”. Que se colgó el bronce para Estados Unidos en la categoría de los -70 kilos en los Juegos Olímpicos del 2008 y que, así como Julianna Peña, también tiene en su ADN conexión con Venezuela.

“Tengo un montón de primos en Venezuela ahora. Es muy bueno tener un lugar para poder recuperar la conexión con mis raíces”, dijo en una entrevista Rousey. Su conexión con Venezuela es más lejana que la de Julianna. La abuela de su madre, AnnMaria de Mars, es venezolana y según la misma peleadora, fue la encargada de inculcarle valores propios de la identidad latinoamericana.

Ronda Rousey se ganó muchos fanáticos en Venezuela luego de señalar que su bisabuela es de ese país / La Patilla

“El estar siempre cerca de la familia es parte de la cultura latina, ha sido parte de su vida”, dijo su madre, quien también fue campeona nacional de judo.

Rousey estuvo un par de veces en Venezuela, una de ellas para un Panamericano en Margarita. En el año 2004, ganó la medalla de oro en la división de los -64 kilos. En otra oportunidad también visitó el país de su abuela pero no junto a su mamá.

“Cuando estaba en la escuela nadie sabía que yo era latina, en especial porque no parecía una. Yo era como la ‘gringa de la familia’. Pero les decía a muchos cuando empecé a competir que tenemos muchas Miss Universos, grandes boxeadores (en Venezuela), entonces tiene sentido que logre hacer esto bien”.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.