fbpx
Columnistas

Las leyendas nunca mueren

Hank Aaron
/AFP

El jonrón, todos sueñan con verlo, con conectarlo, con disfrutarlo, algunos se atreven a narrarlo, ni hablar de la sensación de un jonrón en vivo, en el estadio, con la vivencia de irse poniendo de pie mientras seguimos la pelota en el aire, hasta que termina su paseo en las gradas.

El jonrón es el punto álgido de lo que es este juego, después que vas madurando te pueden gustar otros elementos dentro del béisbol, como un doble play, un duelo de lanzadores, y más. Y para hablar de jonrones, de batazos largos hay que hablar de una de las leyendas, Hank Aaron

Aaron luchó al igual que Jackie Robinson contra los prejuicios sociales, el racismo como uno de ellos. En un reporte de scout dice COLOR: NEGRO, eran otros tiempos, tenía 18 años. Imagine usted que lee estas letras, llegar al home plate y escuchar insultos por tu color de piel, y al terreno de juego y que parte de la gente te deje en claro cuánto te odia, no es sencillo ir a tu oficina bajo esas circunstancias, además, terminar tu jornada y recibir cartas con amenazas de muerte. 

Aaron fue formando adentro, desde su alma, una fuerza infinita, dejó todo claro, convertirte ídolo del pasatiempo número 1 de ese país lleno de problemas raciales, dejar atrás a Babe Ruth, blanco además, eso pone a Aaron en una condición especial de ídolo, de ejemplo, de lucha, dentro y sobre todo fuera de un campo de béisbol. Un tipo que se construyó un aura y pasó sin polémicas por 22 años en los campos de béisbol de las Grandes Ligas, lejos de esteroides, lejos de laboratorios, sacando velozmente ese madero sin guantines para poner 755 pelotas detrás de la barda, para brindarnos 755 trotes sobre las bases.

El legado de las leyendas como Aaron

Chipper Jones, ídolo de Atlanta, escribió un tweet en el que refleja o al menos intenta poner en contexto, sobre la trayectoria de Aaron. “No puedo imaginar lo que vivió, tenía el derecho a enojarse, o ser un militante, pero derramó su gracia en todo lo que hizo dentro del béisbol”. 


Lea tambien:

Hank Aaron: El legendario bateador que desafió al racismo con sus jonrones


Quizás en Alabama donde nació sucedió algo, más allá de que precisamente era Alabama una de las principales localidades donde más se acentuaba el problema racial, Aaron escogió la indiferencia con lo despectivo de un problema que todavía hoy está dentro de nosotros, viéndose en el fútbol por ejemplo. Aaron solo se entregó a un deporte para enaltecerlo, para diversificarlo, para enriquecer su historia, amó el béisbol más allá de sus 22 temporadas.

“Recuerden chicos, hay héroes y leyendas, los héroes son recordados, pero las leyendas nunca mueren” Hank Aaron

Acerca del autor

Miguel Bastidas

Todavía estoy por descubrir quien soy. Si escribo tendré más propiedad. Si no escribo, perderé mi identidad. Ojalá Cortázar se vea con su Maga y yo me vea con el infinito tamaño de tus ojos. Creo que sigo en Argentina. Bailo salsa erótica. Juégate el 55...Chance!.
- Eres venezolano?
- Todo el tiempo
Sali de una universidad como Periodista. Soy imperfecto, ejerciendo la profesión perfecta, en un mundo imperfecto.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.