fbpx
Beisbol LVBP

Cardenales empezará a jugar con “paciencia, pero con urgencia”

Cardenales-Lara-Ofensiva
La ofensiva de Cardenales no ha mostrado buen nivel durante la final. Foto Prensa Cardenales

Encontrar los motivos para explicar el rendimiento de la ofensiva de Cardenales de Lara se le haría complicado hasta para Selwyn Langaigne, uno de los instructores con más conocimientos de bateo que hay en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP). Pero se trata de una tarea que necesita encarar de inmediato.

Especialmente porque Caribes de Anzoátegui está a una victoria de coronarse campeón y evitar un tricampeonato para Cardenales. Indudablemente se trata de un escenario que nadie dentro de Lara se veía venir y que necesitará de medidas desesperadas para salir victorioso de ese atolladero.

El principal foco, es la ofensiva. El pitcheo que ensambló Mike Álvarez se convirtió en el tendón de Aquiles para la poderosa ofensiva de Cardenales, misma que no ha tenido quién la detenga durante los últimos tres años. No se trata de conclusión producto de un presentimiento, sino de las frías estadísticas.

La ofensiva colectiva de Lara en las tres etapas

EscenarioPromedio colectivoOBPOPS
Temporada regular.297.392.814
Semifinales.308.404.836
Final.210.316.576

“Como todos sabemos, Cardenales es un equipo que en los últimos años siempre ha estado como número uno en muchas estadísticas a niveles colectivo”, afirmó el coach durante una entrevista para IVC. “En esta ocasión las cosas no nos han salido bien. Esto es parte del proceso”.

Se trata de un rendimiento que dificulta de sobremanera cualquier intención de conseguir victorias durante una final. Ni siquiera por contar con un cuerpo de lanzadores élite, porque el margen de error se reduce al mínimo y eleva más la cuesta al momento de enfrentarse a Caribes.

Después de todo, Cardenales no anotó ninguna carrera durante los 20 episodios que jugó en el Antonio Herrera Gutiérrez. En Maracay dio muestras de recuperación, pero no fue suficiente, porque Lara se encuentra a las puertas de recibir la primera barrida en una final desde que las Águilas del Zulia se quitaron a los Navegantes del Magallanes en cuatro juegos en la zafra 1992-1993.

Osman Marval, principal productor de carrera dentro de los crepusculares, todavía no pegó su primer hit en la serie. Además, Gorkys Hernández tampoco ligó de hit en sus 10 visitas al plato. Ildemaro Vargas (.167), Carlos Rivero (.273) y Yojhan Quevedo (.143) tampoco han podido aportar con el madero ante los brazos de la tribu.

Cardenales busca el batazo que cambie la serie

Toda serie, en la que un equipo se encuentra en desventaja, puede cambiar con un batazo que voltee el momento. Cardenales lo sufrió mucho en contra. Actualmente contra Caribes, todavía no llegó esa conexión.

Y vaya que tuvieron momentos para que apareciera. Durante el primer juego de la serie amenazaron, llenaron las bases, sin embargo, no pudieron. Para el segundo duelo, en la undécima entrada, tuvieron el chance de bajar la moral de Anzoátegui, pero un roletazo para doble matanza enfrió la amenazó que intentó la ofensiva. Para el tercer enfrentamiento, Cardenales volvió a intentar en el noveno innings, aunque fracasó nuevamente.  

Cardenales anotó sus primeras carreras en Maracay. Foto Prensa Cardenales

“Hay que recalcar que el pitcheo de la serie ha sido muy bueno. Ha hecho el trabajo, tanto para Caribes como para nosotros”, comentó Langaigne. “Creo que no hemos ligado. No hemos dado ese batazo oportuno. En esas situaciones apremiantes, en su mayoría, nos han dado el pitcheo para por lo menos dar el golpe, y esas cosas no se nos están dando”.

Medidas desesperadas para momentos desesperados

Ante semejante problema, es necesario intentar soluciones poco comunes. En el caso de Selwyn Langaigne, les pedirá a sus bateadores que sean pacientes y agresivos al mismo tiempo, dos posturas que normalmente son opuestas y que necesitan ser unidas para que Cardenales pueda meterse en la serie.

“Debemos seguir positivos, ser pacientes, como lo hicimos en el último inning (del segundo juego), hasta que lastimosamente no se trajeron las carreras, pero es parte del proceso. No hay que desperdiciar oportunidades”, analizó el instructor. “Debemos ser pacientes, pero con sentido de urgencia. Y cuando digo esto me refiero a ser agresivos con nuestros pitcheos. Cuando tengas el plan listo, debes estar claro que el pitcheo que buscarás es con el que harás el daño”.

Por supuesto, habrá movimiento. Para el tercer juego Marval cedió su lugar en la alineación a Josmar Cordero. Yonathan Mendoza arrancó el compromiso en el campo y soltó un incogible. Seguramente para el cuarto duelo llegarán más cambios, porque la tropa de José Moreno se encuentra contra las cuerdas y con la obligación de mantener la guardia alta para evitar el golpe de gracia.

“Los cambios siempre son para bien. Cordero y Mendoza son peloteros con experiencia para nosotros que fueron exitosos contra Caribes la final pasada. Se les dará la oportunidad para que ejecuten”, cerró.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.