fbpx
Columnistas

La ansiedad de las redes hace estragos en el alto rendimiento

Paola Pérez / Cortesía

La posible cancelación de los Juegos Olímpicos causó ansiedad en muchos atletas alrededor del mundo. Esta noticia cayó como un balde de agua fría para quienes sueñan estar en Tokio este verano. 

El reloj marca las 10:30 de la noche en Santiago de Chile y Paola Pérez, medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 en Aguas Abiertas, escribe en su cuenta en Instagram: “El Covid-19 está acabando con mi estabilidad mental y emocional, con mi vida por completo. ¿Se viene la segunda depresión?”.

Son las 8:15 en Japón y Anriquelis Barrios la novena mejor atleta del mundo en los -63 kilogramos del judo escribe “Esto se acabó y ahora qué voy hacer, la oportunidad más grande es este año”.

Anriquelis Barrios en combate / Cortesía

Las noticias sobre una posible cancelación de los Juegos Olímpicos corrieron de manera viral, como ahora se construyen las matrices de opinión. Un tuit de una cuenta verificada del diario The Times (@thetimes), en Inglaterra, hizo correr la voz. Desde ahí se desató un marco de idas y vueltas de la información. Veraz o no fue información. Esto hizo reaccionar al mandamás del COI y al propio gobierno japonés, quienes salieron a desmentir tal situación.

Sin embargo, ¿qué pasa por la mente de quien tiene, con rumores o sin ellos, que ir entrenar con el objetivo de Tokio 2020? ¿Qué sensaciones genera el saber que tu carrera, tu único sustento de vida y esperanza de obtener un resultado u experiencia se diluye en una red social? ¿Hay una manera de contraatacar psicológicamente en medio de una pandemia a una situación así?

Alice Dearing, nadadora de Gran Bretaña, campeona europea Junior decidió por completo silenciar las palabras “Olympics”, “Summer game” “Tokyo” “Tokyo 2020” de su red social favorita que es el Twitter.

“He trabajado demasiado duro durante más de una década y media para que las especulaciones y los rumores lo socaven. Estar en el estado de ánimo adecuado para el entrenamiento es clave y no tengo nada que pueda controlar que esto me afecte”, escribió Dearing en cuenta oficial de Twitter.

Lee también:


Para ella, restarle espacios al social media fue la manera de ir en contra de lo que se sale de sus manos. Una decisión que pasa por los altos gobiernos, Comités Olímpicos Nacionales y definitivamente la organización de cada país en la aplicación de la vacuna contra el Covid. Al inicio de la pandemia muchos atletas sufrieron ataques de estrés al tener que tratar de mantener su estado físico en el encierro. Esta etapa fue significativamente dura.

A las 10:00 am del día siguiente de conocerse la noticia, en Santo Domingo, capital de República Dominicana, el chileno Alfredo Sepúlveda, subcampeón suramericano de los 400 con vallas termina de entrenar y dice: “Ayer estaba preparando algo para comer y una amiga me manda un artículo. Fue medio desalentador. Sin embargo, no me puse a pensarlo mucho porque Félix (Sánchez) nos mandó el plan de entrenamiento que es bastante duro y la atención pasó a eso”, explicó en primer lugar.

“En la noche, me desperté tipo 4:00 de la mañana y comencé a buscar noticias. Vi que lo desmienten. No hay claridad. La verdad no lo he pensado mucho y hay que seguir trabajando. Si finalmente se hacen, hay que estar listos. Yo trato de no pensarlo mucho, es una posibilidad que no se hagan. Espero que se hagan, he hecho varias cosas en mi vida para estos juegos, es una noticia desalentadora, pero es una posibilidad real. La idea es estar preparados”, precisó Sepúlveda.

Alfredo Sepúlveda en competencia / Cortesía

La ansiedad ataca a los más vulnerables

Pero, más allá de la perspectiva de los atletas se hizo necesaria la opinión un experto desde el punto de vista médico.

“Hay atletas o unidades deportivas que de algún modo han estado experimentando los efectos o consecuencias del cambio, que tiene implícito la interrupción. Esos cambios afectan de diferentes modos. Algunos son más vulnerables o más fuertes”, explicó el psicólogo deportivo Jimmy Requena.

Sin duda, toda persona es diferente, como en los casos de Anriquelis, Paola, Alice o Alfredo. Todos tomaron la posible cancelación de los JJ OO de Tokio, una vez más, de una forma distinta. Sin embargo, para ninguno fue indiferente.

“Cuando atletas vulnerables o no pasan por esta circunstancia de inversión de esfuerzo, traducida en tiempo, que se ve interrumpida, causa una desadaptación a las demandas, actividades y tareas”, prosiguió Requena. “Cuanto estás en un contexto menos vulnerable esto amplifica las posibilidades de adaptación. Pero, si es más vulnerable se convierte en un problema. Sin embargo, cuando el entorno es más fortalecido y hay más apoyo a estas situaciones se convierten en un reto”.

Imagine usted prepararse durante cuatro años o más para correr 400 metros con vallas, una carrera que dura menos de un minuto. O un combate de judo que se puede resolver en un pestañear. Imagine trabajar durante muchos años para nadar en un circuito de aguas abiertas y que le digan que no sabe si todo el sacrificio que usted está haciendo vale la pena para continuar.

Piense por un momento que su estabilidad económica, y por ende emocional, dependa de esto para lo que usted tanto se esforzó. Esa es la vida del atleta que hoy debe levantarse y tratar de entender que estos procesos no dependen de ellos. Lo único que les resta es estar preparados para cuando el deporte vuelva a unirnos. 

“No toda la historia es mala. Esta situación también ha brindado oportunidades a quienes están lesionados o cumplen sanciones”, precisó Jimmy Requena, en su función de psicólogo deportivo apela al optimismo.

¿Van o no los Juegos Olímpicos de Tokio? Sólo queda esperar…

Acerca del autor

Juan José Sayago

Periodista deportivo especializado en eventos del Ciclo Olímpico. He cubierto cuatro Juegos Panamericanos y tres Juegos Olímpicos. Soy comentarista de diferentes disciplinas y asesor de comunicaciones de atletas de alto rendimiento.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.